Apuntes del Espanyol-Deportivo

61

La importancia de Lucas Pérez en el Deportivo o el buen encuentro de Fabricio que paró a un Espanyol muy trabajado por Sergio González, entre otros temas de interés del análisis del encuentro entre pericos y herculinos.

1. Qué bien viene al caso la frase ‘Ni antes éramos tan buenos ni ahora somos tan malos’. Tras un partido redondo contra el Valencia en Riazor que acabó con victoria por 3-0 y el público rendido a sus jugadores, una semana después el equipo solo es capaz de disparar entre los tres palos en el Power88 Stadium de Cornellá mediante un tiro sin peligro de Juanfran desde 30 metros. Los mismos futbolistas toreando al Valencia y una semana después siendo toreados por el Espanyol. Paciencia. Paso a paso. Cada jornada, cada partido, es un mundo. La victoria ante los chés no da la salvación, ni mucho menos, la permanencia hay que lucharla en cada choque.

2. Aunque los gallegos no estuvieron finos, el Deportivo logró un afortunado empate en Barcelona. Las estadísticas reflejan que este partido lo hubiesen perdido nueve de cada diez veces. Y finalmente se logró sacar un punto. Como decía en el anterior apunte, cada partido es una guerra en la que hay que pelear y el Dépor en Cornellá demostró que sin estar bien con el balón se va a dejar la piel para sumar en cada encuentro. Compitió en el aspecto defensivo al ver que en ataque no encontraba soluciones. ¿Es el momento de ser más conservador lejos de Riazor?

3. Una de las buenas noticias, quizá la única futbolísticamente hablando, fue mantener la portería a cero por segundo partido consecutivo. Defensa numantina de los coruñeses con Sidnei e Insua muy concentrados a la hora de despejar los balones frontales, con un Wilk menos liberado que contra el Valencia y más pegado a los centrales y con un Fabricio imperial. El portero canario sacó a la luz en Barcelona ese ángel del que hablaba Víctor Fernández en rueda de prensa hace una semana. Seguro en el juego aéreo y con grandes reflejos evitó la victoria del conjunto dirigido por Sergio González.

4. Juanfran Moreno hizo unas declaraciones significativas en la zona mixta del estadio del Espanyol. “Hay un Dépor con Lucas y un Dépor sin Lucas”. El coruñés se lesionó mediada la primera parte y tuvo que ser sustituido. Sin el del Barrio de las Flores, el ataque del Dépor estuvo sin chispa, poco inspirado y sus movimientos fueron excesivamente previsible. Que Lucas Pérez es un futbolistas diferencial se están encargando de asegurarlo el cuerpo técnico y los propios compañeros en sus comparecencias. Que para el Dépor sea tan necesario, considero que a la larga puede ser perjudicial para el equipo. No es bueno que tu juego ofensivo dependa de un único jugador.

5. El jugador elegido por Víctor Fernández para sustituir a Lucas Pérez fue José Rodríguez. El alicantino saltó al campo en el minuto 18 y se colocó unos metros por detrás de Iván Cavaleiro en el frente del ataque. Sin embargo, no le convenció ese ajuste al técnico maño que lo fijó en la banda derecha por delante de Juanfran. De esta forma eran Cavaleiro, Isaac Cuenca y Luis Fariña los que se repartían el centro y el costado zurdo, pero sin tanto intercambio de posiciones como contra el Valencia. Es evidente que el ex del Real Madrid Castilla ha perdido protagonismo en la plantilla cuando a principio de temporada parecía un fijo.

6. Otro ex del Real Madrid Castilla que estuvo sobre el verde de Cornellá El-Prat fue el atacante gallego Lucas Vázquez. El de Curtis se lo hizo pasar muy mal a Luisinho en la tarde del domingo con sus internadas por banda. Constantes unos contra unos, hacia fuera para centrar o hacia dentro para buscar el disparo y el último pase. Es uno de los mejores jugadores del Espanyol y el gallego se echó el equipo a la espalda ante la ausencia de su estrella Sergio García. Ya se intuía en Segunda División que había un diamante en bruto y lo está demostrando en su primera temporada en la máxima categoría del fútbol español.

7. Y la cosa iba de ex, porque el Dépor se enfrentaba a dos de ellos. Uno, el técnico, Sergio González en su primera aventura en el fútbol profesional. Se mostró enérgico en la banda y con variantes durante el partido que permitieron que su equipo sometiese a través de la pelota a su rival. Si como jugador su sentido táctico parecía algo alocado y con mayores dosis de llegador que de constructor del juego, parece que como técnico demuestra un estilo de juego dominante con el balón. En el campo el Dépor se encontró con Diego Colotto, antigua institución en A Coruña y actual en Barcelona, al que se le vio más por área contraria que en la propia.

Compartir.

Sobre el Autor

Periodista. 1986. En Riazor.org desde finales del 2007.

Comentarios están cerrados.