David Rochela: “Varios canteranos podrían estar en la primera plantilla del Dépor”

depor_sabadell_rochela
Adrian Calviño | | - 19:00

Riazor.org se pone en contacto con el central de As Pontes, ahora en el Happoel de Tel Aviv, para que nos cuente qué tal su estancia en Israel, repasar la actualidad blanquiazul y hablar del ‘mundo Abegondo’.

Conocida como la ‘burbuja’ de Israel, alejada de conflictos, rodeada de arte y bañada por el Mediterráneo se alza Tel Aviv, ciudad dónde el Hapoel tiene su sede. Un Hapoel Tel Aviv que desde finales de enero cuenta en sus filas con David Rochela Calvo (As Pontes, Febrero de 1990). Después de media temporada en Santander, el Racing le enseñó la puerta de salida y él, decidido, la abrió hasta oriente. “Llegas con una idea de lo que la gente dice y lo que ves en las noticias, pero luego para nada es así. La verdad es que estoy encantado”, relata tranquilo. Aún así, tras semanas viviendo en un hotel, todavía se está adaptando, a la ciudad y, sobre todo, al hebreo: “veo las fotos del periódico y poco más, es muy complicado seguir la información del equipo y del país”. Tan complicado, quizás, como la permanencia del Deportivo en Primera División, por la que el canterano sufre “todavía más al estar fuera”. Así, entre Tel Aviv, Santander y Coruña transcurrió la conversación entre Riazor.org y el joven central, un deportivista más desde el exilio.


¿Cómo un chico de As Pontes termina buscando oportunidades en Israel? Fue un movimiento que sorprendió bastante, además de por ser en los últimos días de mercado, por lo exótico del destino.
Pues la verdad es que es una buena experiencia para mí, también de cara a mejorar el inglés y ver otras culturas de fútbol; todo eso enriquece. En Santander se veía que no iba a tener muchos más minutos, seguían buscando gente para mi posición incluso. Salió está opción y, considerándola, pues era muy buena. Es uno de los grandes equipos de Israel, aspira a jugar en Europa y creo que es un buen paso en mi carrera.

¿Crees que fueron injustos contigo en Santander?
No, dentro de lo que cabe, jugué bastante. Hubo momentos que no jugué lo que me gustaría, pero me quedo con muy buen recuerdo. Además, el grupo humano es fantástico e hice muchos amigos el tiempo que estuve allí.

La gente, al menos aquí en Coruña, quizás se queda con aquel partido frente al Almería –el partido finalizó tres a cuatro para el conjunto andaluz-.
Sí que es cierto que no fue el mejor partido. También pasé por algún momento en el que estaba algo desquiciado. A nivel colectivo también hubo momentos malos. Cuando las cosas no salen, es difícil, y hubo un par de semanas que ni el equipo ni yo estuvimos bien. Por suerte ahora las cosas se están arreglando y están ganando partidos. Yo creo que se salvan.

Como decías, el Hapoel se fijó en ti y, de hecho, ya entraste en el equipo desde que llegaste a Israel.
Sí, jugué dos partidos hasta ahora desde que llegué; uno de ellos el derbi y bueno, tampoco nos salieron muy bien las cosas, la verdad. No jugué más que esos dos partidos porque llevo un tiempo tocado. El martes también jugamos Copa –el Hapoel Tel Aviv se clasificó para la siguiente ronda ganando cero a uno- y tampoco pude jugar por ese motivo. Pero ya esta semana me incorporo al trabajo de grupo y espero estar disponible para el partido del sábado.

Acostumbrado a Primera y Segunda División española, ¿qué nivel te has encontrado ahí?
Tiene un buen nivel, la verdad. Eso sí, la forma de jugar es diferente. Tácticamente, los equipos están acostumbrados a otras cosas, se juega más directo. Es otra cultura de fútbol, se controlan muy poco los partidos. El objetivo es ‘cogerla’ y buscar portería rápido, no ves equipos que hagan transiciones largas con balón.

Y eso, para un defensa, o al menos en tu caso, ¿es beneficioso o perjudicial?
Depende, porque nunca sabes. Hay mucho balón largo, sobre todo por parte de los equipos en teoría inferiores a ti, que se dedican a mandar balones a la espalda y correr; eso para los defensas también es un peligro.

rochela y borja

Con el equipo situado en tercera posición, ¿qué objetivo se marcan desde el club para esta temporada?
Sí, estamos terceros, con el Maccabi Tel Aviv como líder destacado. Justo por encima está el Maccabi Haifa y, aunque es un buen equipo, creo que podremos cogerlos y ahí debe estar nuestra meta. De todas formas, quedan solo dos partidos de Liga, todo se decidirá luego, en la liguilla con los seis primeros clasificados. El objetivo es quedar entre los tres primeros puestos de esa liguilla, que son los que dan acceso a jugar competiciones europeos. También tenemos la Copa –el Hapoel ganó la copa israelita la pasada campaña-, que ahora estamos en cuartos.

¿Te ha sorprendido algún futbolista? Hace años se hablaba de tu compañero Toto Tamuz incluso como gran promesa del fútbol europeo.
Aquí basan mucho el juego en gente rápida, intentan tener tanto delanteros como extremos muy rápidos porque, como te decía antes, el fútbol se basa en robar y salir lo más rápido posible. Tenemos varios futbolistas de ese perfil en el equipo. Toto también es de ese perfil. Es un delantero con mucho nombre aún siendo un chaval y ya interesó en Europa en su día. Es un buen delantero, muy fuerte y con gran golpeo.

¿Cómo vive la afición el fútbol en Israel?
Se vive de manera muy pasional. La semana previa al derbi la gente venía al entrenamiento a animarnos y decirnos que teníamos que ganar como fuera. Y en el estadio se pasan el partido cantando. La verdad es que el ambiente de fútbol es muy bueno aquí.


¿Y la ciudad? ¿Es Tel Aviv como la esperabas?
En general, me ha sorprendido. Llegas con una idea de lo que te cuentan y lo que puedes ver por televisión, que normalmente siempre son cosas malas, pero luego vienes aquí y para nada es así. Todo el mundo me dice que ande con cuidado, pero ya les digo que no hay ningún problema. Los conflictos suelen estar en las zonas fronterizas. Aquí en Tel Aviv, que está en el centro, no tenemos ese problema. Sí escuchas que en zonas fronterizas hay problemas y puede ser más peligroso, pero esta es una ciudad tranquila. Estoy encantado el tiempo que llevo aquí. Es una ciudad muy buena, con buena calidad de vida y un clima fantástico.

Siempre te has definido como una persona muy familiar, por lo que será duro estar lejos de casa.
Se lleva bien. Sí es cierto que me gusta estar en casa, soy muy ‘casero’, pero esta oportunidad es buena para mi futuro y cuando decido una cosa voy a muerte a por ella. Como te digo, me gusta estar en casa, pero si salgo no me voy a hundir ni mucho menos. Ahora comparto piso con un chico portugués, Tiago Costa, y la verdad es que muy bien. Llegamos al mismo tiempo y hablamos el mismo idioma y nos ayudamos mucho mutuamente. Además, el ya jugó fuera y es más fácil para él adaptarse, por lo que me viene bien estar a su lado.

De internacional y pieza clave con España en las categorías inferiores, siendo campeones y subcampeones de Europeo y Mundial en 2007, a este reto en Israel. ¿Crees que tu progresión está estancada? ¿Puede deberse a la falta de minutos? ¿Quizás debería el club haber buscado una cesión antes?
Pues no lo sé, la verdad. No me gusta mucho mirar las cosas hacia atrás ni arrepentirse de cosas ni nada. Yo soy de los que mira para adelante y cuando tomas una decisión es la que consideras correcta o mejor. Pensar si tendría que haber salido antes o no, pues no pienso. Creo que ahora estoy en un club grande y tengo que hacerlo lo mejor posible para que mi carrera siga su camino.

A lo que me refiero es que falta como un periodo en tu carrera, una etapa que podría haber supuesto una progresión que quizás no se haya dado.
No tengo 28 años, soy joven y tengo mucho margen. Si las cosas van bien y me respetan las lesiones me quedan muchos años de fútbol, mucho margen para progresar.

Ahora mismo en la cantera del Deportivo hay otro caso similar al tuyo: Pablo Insua. ¿Piensas que podría verse en la misma situación? ¿Qué consejo le darías?
Lo único que le puedo decir es que, haga lo que haga, lo haga convencido. Quedarse en el primer equipo, en el filial, salir… Lo que sea, pero que lo haga convencido, que no se quede con dudas. Las dudas es lo peor que puedes tener. Y una cosa que tengo clara es que Insua tiene condiciones de sobra para jugar en el Dépor. Es un chaval con muchísima proyección, si todo va bien irá al Mundial sub20 y tiene un margen muy muy grande para llegar a ser un gran futbolista.

En el mercado de invierno el Dépor se vio en la necesidad de incorporar un central y terminó llegando el brasileño Kaká. ¿Se planteó en algún momento tu vuelta?
No, para nada se pusieron en contacto conmigo en ese aspecto. Sí hablan conmigo a veces para ver qué tal está todo, pero nunca se habló de volver. En situaciones complicadas se suele apostar más por gente veterana, con mucha experiencia, y Kaká supongo que la tiene.

Depor_Girona_Rochela

Hablamos de situación complicada y la necesidad de experiencia pero, por ejemplo, sin ir muy lejos, en el Celta están afrontando la permanencia con gente joven criada en las categorías inferiores del club. Entonces, se podría decir que aquí la apuesta por la cantera no es tan fuerte.
No, si yo estoy de acuerdo. La salud de la cantera se mira en la gente que está o tiene opciones de jugar arriba y ahora mismo el Celta tiene mucha gente que puede jugar o juega habitualmente en el primer equipo y creo que eso es algo de lo que tienen que estar muy orgullosos. En el caso del Dépor, por la situación o lo que sea, no se da esa imagen. Y creo que a todo el deportivismo le gustaría que hubiera más gente de la zona, pero son situaciones, momentos… Lo que le queda a la cantera es seguir trabajando y demostrando que pueden y quieren estar ahí.

¿Piensas que tanto tú como otros compañeros -véase Juan Carlos, Raúl o Seoane- podríais estar en la primera plantilla?
Yo creo que sí, pero ya no ahora, sino incluso también hace unos años había gente con la calidad suficiente como para poder estar en la primera plantilla y tener minutos. La forma de organizar, los entrenadores… Por lo que sea, no sé muy el qué, pues hace que no se dé esa situación. Pero nivel sí que hay en la cantera. Ves las competiciones, ves División de Honor Juvenil y siempre hay buenos equipos; con el Fabril se compitió en Segunda B e incluso jugando fases de ascenso a Segunda… El nivel existe.

¿Puede cambiar esa política de cantera del club con la llegada de Fernando Vázquez? Dada su trayectoria, es un técnico que apuesta por gente joven y de la casa.
Pues igual sí. No lo conozco personalmente pero se dice que es un entrenador que suele mirar mucho por la cantera. Es cierto que ahora la situación es complicada, pero bueno, para la gente de abajo es muy importante saber que el entrenador puede tirar de ellos en cualquier momento, es una buena motivación.

Siguiendo con ese cambio de entrenador, la marcha de Domingos Paciência fue, cuánto menos, extraña.
Sí, la verdad es que me sorprendió la llegada de Fernando Vázquez, no llevaba mucho tiempo Paciência. Pero si él no se veía con fuerzas o lo que sea… Es complicado valorarlo, pero lo cierto es que sí es un poco extraño, llevaba tan solo un mes.


¿Estás siguiendo con detalle la temporada del Dépor?
La verdad es que es el año que más partidos estoy viendo estando fuera de Coruña. Ahora me toca animar desde aquí, ver los partidos por Internet y la verdad es que, como aficionado, sufres el doble.

¿Y cómo ves al equipo desde la distancia?
Pues estoy sufriendo bastante, como todo deportivista. Ves que el equipo está ahí, que tiene cosas para salir de dónde está y no les sale nada. Para mí eso es lo más desesperante, porque si ves que no tienes equipo o que hagas lo que hagas no vas a ganar, pues mira… Pero no es el caso. Hay gente suficiente con calidad para mantener la categoría, y bien además, de manera holgada, por eso desespera un poco. Fue muy importante el partido del Madrid el otro día, también por la vuelta de la conexión entre la afición y el equipo, sobre todo al final del partido. Ese gesto fue muy importante. Ahora hay que ganarle al Rayo como sea.

Aún así, la salvación es difícil.
Está claro que la situación es muy complicada, pero hay que pelear hasta el final, como le leí a Riki en una entrevista. Es lo que hay que hacer, pelear hasta el final entre todos, tanto equipo como afición. La afición estoy seguro de que lo va a hacer todo y más y el equipo también. En el partido del otro día se vio que se puede competir con cualquiera y el aliciente de Fernando Vázquez parece que es bueno. Hay que enganchar dos victorias consecutivas, que también hacen falta, para ver que tienes opciones y el equipo irá para arriba seguro.

Se viene hablando de finales durante mucho tiempo, pero contra el Rayo los calificativos de final se quedan cortos. Una derrota dejaría al equipo prácticamente en Segunda.
Sí, es duro, pero es que hay que ganar ya. Los números comienzan a echarse encima, comienzan a hablar, y hay que comenzar a ganar. Es un partido que no se puede perdonar.

¿Crees que el proceso concursal en el que el club se encuentra sumido puede influir en la situación del equipo?
Lo normal es estar preocupado, también como aficionado. Pero, aunque ahora no esté muy al tanto de las cosas del vestuario, sé que el equipo no está pensando en eso, sé que están concienciados de que hay que salvarse, que no se puede caer otra vez porque es vital para el club permanecer en Primera.