Estadio Deportivo

Estadio de Riazor

El Estadio Municipal de Riazor se inauguró un 28 de octubre de 1944 en un partido que enfrentó al Deportivo y al Valencia, con resultado de 2-3 a favor de los visitantes. El arquitecto, Santiago Rey Pedreira, diseñó un estadio con capacidad para 60.000 espectadores de pié, muy cerca de donde venía jugando el conjunto herculino desde 1909. Riazor contaba con gradas y vestuarios en condiciones, y el césped estaba rodeado de una pista de atletismo.

La gran capacidad de Riazor permitió que allí se comenzasen a celebrar compromisos internacionales. El primero de ellos enfrentó a las selecciones de España y Portugal el 6 de mayo 1945, con victoria para el combinado español por 4-2. La Copa del Rey de la temporada 46-47 también tuvo como escenario el estadio deportivista. En él, el Real Madrid se alzó con el título tras derrotar al Espanyol por 2 goles a 0.
La primera remodelación que sufrió el feudo coruñés fue con motivo del Mundial de Fútbol de 1982. La capacidad quedó reducida a 29.000 asientos, desde los cuales se pudo ver a selecciones como Polonia, Camerún o Perú. La siguiente remodelación de Riazor fue motivada por las primeras apariciones en competición europea del Deportivo.

Así, en la temporada 95-96 se cierra el Estadio por los cuatro costados y se elimina la pista de atletismo, dejando la capacidad en los actuales 35.600 espectadores. Aún así, en el partido que dio el título de Liga al Deportivo en la temporada 99-00 ante el Espanyol y en las semifinales de Champions League ante el Oporto en 2004, Riazor alcanzó la cifra de 41.000 asistentes.

En 2006 y 2008 Riazor fue escenario de dos amistosos de la selección Galega de fútbol y en 2009 acogió por primera vez en su historia un encuentro oficial de la selección española frente a Bélgica, con resultado de 5-0 para España. Como dato curioso, el Real Madrid estuvo 17 temporadas consecutivas sin ser capaz de vencer en Riazor, maldición que rompió en la temporada 2009-2010.