Los medios opinan (II)

225

Contactamos con periodistas de los diferentes medios que siguen la actualidad del Deportivo para preguntarles sobre la situación actual del conjunto blanquiazul. En esta primera tirada, hablamos con Jesús Sobrino, Fran Hermida, Nando Martínez, Lois Novo y Pepe Torrente.

Queremos saber qué es lo que le pasa a este Real Club Deportivo de La Coruña. Qué es lo que le está ocurriendo a un equipo que acumula cuatro jornadas consecutivas perdiendo y empieza a dar síntomas de precisar una profunda cirugía. Porque este equipo va camino de Segunda División si no hay una revolución. Si no se analizan cuáles fueron los fallos y en dónde se debe mejorar, el barco acabará naufragando. Para saber qué es lo que sucede, contactamos con los periodistas que siguen la actualidad blanquiazul, aquellos que mejor conocen el día a día del conjunto herculino. Será una serie de tres artículos con opiniones para todos los gustos. Hoy estamos con Jesús Sobrino, Fran Hermida, Nando Martínez, Lois Novo y Pepe Torrente.

JESÚS SOBRINO || Radio Marca

¿Qué porcentaje de culpa tienen los jugadores, el entrenador y la directiva de la situación actual del Deportivo?
Todos tienen culpa, pero en este momento creo que el entrenador está fallando más de lo esperado. Este equipo no puede arriesgarse a jugar de forma alegre, atrevida, protagonista. Ahora bien, el partido de Sevilla fue la demostración de que a los jugadores les falta hambre en este inicio de temporada. Sin actitud, no se puede saltar a un terreno de juego.

¿Qué es lo que te parece más preocupante del Dépor actual?
Que no juega a nada, y que no está dejando ni el más mínimo argumento de esperanza al aficionado. Yo estoy convencido de que son bastante mejores de lo que parece. Esto tiene que cambiar. Deben tener claro que están jugando en uno de los nueve campeones de Liga.

¿Hay motivos para creer en la salvación?
Si, por supuesto. No sirve de excusa que falten 31 jornadas, pero la plantilla es mejor que tres o cuatro de Primera División. Otra cosa es que no esté funcionando como equipo. Hay que confiar en la recuperación de los lesionados y en que se cumpla lo dicho ayer por Víctor, que va a haber cambios.

¿Posibles soluciones?
La principal: un cambio de mentalidad por parte de Víctor Fernández. Tiene que darse cuenta de la capacidad de los mimbres actuales de la plantilla. Hay que fortalecerse desde atrás y no desde la ofensiva. También algunas variaciones en el once inicial, por ejemplo Medunjanin. Su posición debe estar más en la mediapunta. Recuperación de Lucas, Salomao y, sobre todo, mentalidad defensiva. 19 goles encajados en 7 partidos son números de descenso a Segunda.

¿Ves a Víctor Fernández como el candidato ideal para revertir la situación?
Sí, siempre que dé un giro total a su filosofía y también a la manera de entender este Deportivo. También es cierto que en el fútbol mandan los resultados y si contra el Valencia la imagen no es buena, o por lo menos no lo da todo el equipo, lo más normal y lógico es que se produzca un relevo en el banquillo.

depor_almeria_sidnei_01

FRAN HERMIDA || Cadena SER

¿Qué porcentaje de culpa tienen los jugadores, el entrenador y la directiva de la situación actual del Deportivo?
Difícil hablar de porcentajes. En todo caso culpas repartidas. El técnico se ha equivocado en su planteamiento inicial de la temporada, con un estilo que deja al desnudo las carencias de esta plantilla y lo más grave es que ha incidido en el error hasta que la situación se ha hecho insostenible. Todo eso apoyado en una serie de manifestaciones que en nada han ayudado a poner las bases del equipo (Insua y su estado físico, la edad de Lopo, la entrada de Hélder en el once recién bajado del avión y el consiguiente “mosqueo” de Toché por citar ejemplos). No ha explotado todas las soluciones que tiene en sus manos: sistemas y jugadores.

El consejo erró a la hora de diseñar una plantilla con muchos jugadores de perfil creativo y pocos de sacrificio. Al final se acabará jugando a algo distinto de lo soñado en Julio.

Por ultimo los jugadores tienen un porcentaje importante de culpa. Al margen de los errores anteriormente citados, los que toman las decisiones sobre el verde son ellos. La actitud de pasividad e indolencia que han mostrado en ocasiones es inadmisible. Y los errores pueriles en marcajes y situaciones de partido, impropias de profesionales.

¿Qué es lo que te parece más preocupante del Dépor actual?
La imagen de equipo roto. Un conjunto con muy poco trabajo defensivo y con un agravante: no defiende mal por lanzarse al ataque y hacerlo de manera efectiva. El Depor es un equipo con lagunas en su área que tampoco trabaja bien en la contraria. Con una defensa blanda y un ataque pobre la sensación de temor ante el futuro próximo está justificada.

¿Hay motivos para creer en la salvación?
Por supuesto. El problema no es matemático, es de sensaciones. Hay margen para revertir la situación, pero todo pasa por buscar un giro radical al equipo que hemos visto en las siete primeras jornadas de Liga. Es preciso un reseteo absoluto.

¿Posibles soluciones?
Recuperar lesionados será un plus, pero fundamentalmente convertir este equipo en un bloque sólido, sin “especialistas”, sin jugadores que solo trabajen en una de las áreas. No podemos volver a ver un Depor estirado, con kilómetros entre líneas. En técnico debe trabajar en la búsqueda de un patrón de juego real, destacando las virtudes del equipo y tapando carencias. Por ejemplo, aprovechar la velocidad de mediocampo hacia adelante y combatiendo los defectos atrás. Los técnicos son los encargados de buscarlas: cambios en el once, de sistema, acumulación de efectivos… Esa es su tarea.

¿Ves a Víctor Fernández como el candidato ideal para revertir la situación?
El técnico en activo con más partidos en Primera tiene capacidad para dar un golpe de timón, siempre y cuando esté dispuesto a reconocer que nada es “innegociable”. Su crédito está tocado, es obvio, por eso la búsqueda del camino de la salvación debe estar por encima de cuestiones de estilo. Su rendimiento en situaciones similares genera dudas. Es un técnico al que a lo largo de su carrera ha conseguido sus mejores resultados “a favor del viento”. Ahora debe disipar dudas en un escenario que nada tiene que ver con Celta o Zaragoza: límite estricto de gasto, objetivo radicalmente distinto, plantilla más modesta, etc.

depor_almeria_helder_postiga_02

NANDO MARTÍNEZ || Dépor Vavel

¿Qué porcentaje de culpa tienen los jugadores, el entrenador y la directiva de la situación actual del Deportivo?
Entrenador (60%)
Directiva (20%)
Jugadores (20%)

El principal responsable de la clasificación en mi opinión es Víctor Fernández. Tras 7 partidos la indefinición táctica del equipo es su principal característica. Ni posesión, ni juego directo ni contraataque. Por otro lado ha mostrado muy poca capacidad de reacción al no realizar cambios que el equipo demandaba a gritos para controlar los encuentros en el tramo final. Solicitó tiempo en el anterior parón liguero y se ha empeorado, tanto tácticamente como de la confianza del grupo.

La directiva también es responsable por la tardanza en los fichajes de puestos clave. Desde el fichaje de Medunjanin, el tramo final del mercado el trabajo de despachos tanto de directiva y secretaría técnica no ha estado a la altura. Con un equipo más hecho, se hubiesen afrontado con más garantías los dos primeros encuentros ligueros.
Por último, los jugadores. Errores puntuales técnicos, tácticos y de concentración han impedido lograr formar un bloque sólido debido a fisuras individuales. Muchos de los futbolistas están rindiendo por debajo de sus posibilidades y como colofón, la pasividad y falta de actitud mostrada en Sevilla han enrarecido mucho el ambiente tanto en el propio club como en el entorno.

¿Qué es lo que te parece más preocupante del Dépor actual?
La ausencia de juego colectivo en los últimos encuentros y la irregularidad en el juego. Sólo contra el Eibar el equipo se mantuvo constante en su idea de juego los 90 minutos. Un buen inicio en Granada y en Riazor frente al Rayo y Real Madrid da paso a segundos tiempos lamentables que supusieron pérdida de puntos como en el último encuentro en casa con el Almería. En Vigo sin ir más lejos el pésimo arranque brindó en bandeja la victoria a los celestes.

Este juego colectivo lo echo de menos no sólo en defensa donde las limitaciones individuales quedan al descubierto ante la falta de coberturas coherentes. El ataque pasa de combinaciones rápidas y triangulaciones como el primer tiempo frente al Almería a un ataque que tiene como único recurso las internadas y jugadas individuales de Juanfran y Cuenca.

¿Hay motivos para creer en la salvación?
Sin duda. Hay que tener en cuenta las bajas de Lucas, Salomao , Insua y Juan Domínguez. De aquí en un mes el once titular del Deportivo podría ser totalmente distinto al último presentado en Sevilla.

¿Posibles soluciones?
Unión y compromiso a todos los niveles del Deportivo y la afición. Desde el entrenador que tendrá que reaccionar y buscar soluciones que de momento no ha encontrado, pasando por los futbolistas que tendrán que demostrar por qué forman parte de una plantilla de primera división, hasta de la directiva que debe ir por delante del resto de equipos de cara a los refuerzos en el mercado de invierno.

Por último la afición. Es innegable que son muchos años estando ahí y que cada vez cuesta un poco más mantener el apoyo inquebrantable ante los duros golpes de las dos últimas temporadas en primera. Los partidos en Riazor son clave para lograr la permanencia y se debe generar en el estadio un ambiente en el que los futbolistas se sientan arropados sin concesiones, sin dudas ni miedos a equivocarse.

¿Ves a Víctor Fernández como el candidato ideal para revertir la situación?
Si no reacciona en sus planteamientos e idea de juego de inmediato, NO . Con cambios continuos en el ONCE en las primeras jornadas y con una imagen como bloque que cada encuentro va a peor debe replantearse muchas cosas si quiere continuar siendo el entrenador del Deportivo de la Coruña. Esta reacción tendría que ser inmediata y no sólo en resultados si no en la imagen como equipo. El deportivismo nunca le reprocharía al equipo y entrenador nada si se dignifica la camiseta que portan.

_49D2747_066

LOIS NOVO || DXT Campeón

¿Qué porcentaje de culpa tienen los jugadores, el entrenador y la directiva de la situación actual del Deportivo?
La directiva tardó mucho en cerrar la plantilla, lo que provocó que el entrenador no contase en pretemporada con varios jugadores básicos y que el equipo empezase la Liga con cinco futbolistas todavía por llegar. Los jugadores pueden ser mejores o peores, pero en varios partidos bajaron los brazos descaradamente tras verse por debajo en el marcador, algo imperdonable a nivel profesional, donde lo mínimo exigible es que un jugador dé el 100% de lo que tiene. El entrenador es responsable de la acentuada pérdida de intensidad en los últimos cuatro partidos con respecto a los tres primeros, en los que se pasó de 22 a 11 faltas cometidas por encuentro. Así que 33,3% de culpa para cada parte.

¿Qué es lo que te parece más preocupante del Dépor actual?
Del equipo, esas bajadas de brazos y el dudoso estado físico de algunos jugadores. Del club en sí, la fractura existente entre los pro-lendoiristas y los demás aficionados.

¿Hay motivos para creer en la salvación?
Por supuesto. El Depor acaba de, como quien dice, finalizar la pretemporada y, aunque es colista, no está descolgado. Existe un amplio margen de mejora, faltan más de 30 partidos y hay unos cuantos equipos, como Córdoba, Getafe o Levante, a los que no les sobra nada y les está costando un mundo ver puerta y, por tanto, sumar de tres en tres.

¿Posibles soluciones?
Las tienen que encontrar los responsables, directiva, cuerpo técnico y jugadores. Y desde luego no están de brazos cruzados. Lo hemos visto en las reuniones y declaraciones de esta semana. La primera medida era hacer autocrítica y se ha hecho. También se han encajado bien las críticas externas porque todos son conscientes de que han hecho cosas mal.

¿Ves a Víctor Fernández como el candidato ideal para revertir la situación?
El ideal no, porque ese sería Mourinho, Guardiola o Benítez. La realidad es que es el entrenador del Depor y, aunque ha cometido errores, está demostrando que busca soluciones, con diferentes variantes tácticas y planteamientos, cuidando a Insua para que juegue al 100% y no al 75% como estaba o trabajando el juego a balón parado, al menos en ataque.

alex_bergantinos

PEPE TORRENTE || COPE y Marca

¿Qué porcentaje de culpa tienen los jugadores, el entrenador y la directiva de la situación actual del Deportivo?
Todos tienen su cuota de responsabilidad. Los jugadores reconocieron que ante el Sevilla no tuvieron la actitud necesaria y con eso ya está todo dicho. El entrenador ha sido demasiado inmovilista. Y es que los síntomas de debilidad no vienen solo del encuentro en el Sánchez Pizjuán. Ante el Almería, por ejemplo, tampoco se jugó bien y se vio un equipo que se partía en exceso, que daba la sensación de no tener claro a qué jugar. Pero es que frente al Real Madrid se bajó los brazos en la segunda parte, algo que el técnico no debería permitir, y el inicio en Vigo tampoco fue bueno. Por todo esto (y por las excesivas facilidades defensivas ofrecidas ante el Rayo Vallecano), Víctor debería haber tomado algún tipo de decisiones antes del descalabro en tierras andaluzas. Queda la directiva, que no se escapa de tener su parte de culpa. En primer lugar, por la organización de la pretemporada. Excesivos partidos en pocos días y la ya popular gira de Colombia, innecesaria y que hizo daño en la preparación física de la plantilla. A eso se debe añadir que algunos fichajes tardaron demasiado en llegar. Futbolistas que han sido titulares como Sidnei o Postiga se incorporan al grupo el último día del mercado, y en el caso del delantero con una falta evidente de entrenamientos. Además, toman la decisión de destituir a Fernando Vázquez pocos días antes de la vuelta al trabajo, con todo lo que eso supone. Provoca un clima de inestabilidad. Si se quería prescindir de él, se debió hacer al finalizar la pasada campaña

La suma de todos estos factores provocan que no se llegase al inicio de Liga en las mejores condiciones posibles.

¿Qué es lo que te parece más preocupante del Dépor actual?
Las sensaciones. El que el Depor sea el último de la clasificación influye más a nivel mental que en las opciones reales de salvarse. La distancia con los rivales es mínima. El problema es que parece que el equipo va a peor cada semana y que sigue sin tener claro el estilo de juego que pretende desarrollar. Lo fundamental es convertirse en un bloque reconocible, fiable, que veas que tiene las ideas claras en el campo. Y eso no lo veo y me preocupa

¿Hay motivos para creer en la salvación?
Por supuesto. Si no tenemos motivos para pensar que el Depor seguirá en Primera en la jornada siete, apaga y vámonos. Hay futbolistas que tienen que ir a más durante la temporada. Cuenca lleva mucho tiempo sin jugar y cada vez seguro que se encuentra mejor. Es un hombre que tuvo minutos en el Barcelona de Guardiola. A su nivel, es un jugador para marcar muchas diferencias. Postiga llegó sin pretemporada y debe de ir recuperando su nivel óptimo de forma. Y luego están los rivales por la permanencia, que tampoco tienen plantillas tan superiores a las de Víctor Fernández. Es más, es muy posible que algunos la cambiasen por la del Depor.

¿Posibles soluciones?
Un tópico: la solución pasa por el trabajo. Pero no es cuestión de tirarse 24 horas en Abegondo. Jugadores y cuerpo técnico deben llegar a un entendimiento sobre el tipo de fútbol que le viene mejor al equipo. Hay que tener claro el modelo y, a partir de ahí, trabajarlo para que sea el que de resultados. Y si no hay esos resultados, pues no pasará nada por reconocer el error y cambiarlo. Pero cualquier estilo que se tenga debe pasar, sí o sí, por la solidez defensiva. No se puede encajar goles todas las jornadas. Así no se salva nadie

¿Ves a Víctor Fernández como el candidato ideal para revertir la situación?
Es el que mejor conoce a la plantilla y merece un voto de confianza. Hay tiempo para la reacción y creo que Víctor tiene capacidad para liderarla.

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.