En las últimas décadas si había un banquillo en el fútbol español que garantizaba cierta estabilidad a los entrenadores ese era, sin ningún lugar a dudas, el del Deportivo. Once técnicos en los 25 años de mandato de Augusto César Lendoiro así lo corroboran. Sin embargo, la llegada de Tino Fernández a la presidencia ha revertido por completo la tendencia y desde entonces los cambios de entrenador se suceden sin que ninguno de ellos haya sido capaz de asentarse y lograr establecer las bases de un proyecto sólido y con identidad propia.

Pese a esta inestabilidad los últimos cambios de técnico comparten un denominador común, un debut prometedor sustentando en un resultado positivo el día de su estreno en Liga. Esta peculiar racha dio comienzo en la recta final de la temporada del regreso a Primera con la llegada de Víctor Sánchez del Amo. El técnico madrileño tenía ante sí ocho jornadas para lograr el difícil reto de enderezar el rumbo del conjunto herculino, y un trabajado empate (2-2) en Anoeta supuso el primer paso hacia la salvación.

Gaizka Garitano fue el elegido para suceder al madrileño y tomar las riendas del Deportivo en el verano de 2016. Su presentación en sociedad no pudo ser mejor, ya que los blanquiazules arrancaron el curso en Riazor con una victoria (2-1) frente al Eibar, con remontada incluida. Sin embargo la trayectoria del equipo empezó a perder fuelle tras el parón navideño y el vasco fue destituido a finales de febrero. Su lugar fue ocupado por un técnico experimentado como Pepe Mel, quien apenas dos días después de firmar su vinculación con la entidad herculina fue capaz de poner fin a una racha de cuatro derrotas consecutivas al sumar un punto (1-1) ante el Atlético de Madrid.

El último precedente de un cambio en el banquillo herculino data de hace poco más de tres meses, cuando a finales de octubre Cristóbal Parralo daba el salto al primer equipo una vez consumado el cese del madrileño. Tras un accidentado debut en partido correspondiente a la Copa del Rey, el técnico andaluz solventó su primer compromiso liguero con una victoria holgada a domicilio frente a Las Palmas (1-3). En resumen, cuatro estrenos en el banquillo deportivista saldados con dos victorias y dos empates, unos resultados que suponen un antecedente esperanzador de cara a la puesta en escena de Clarence Seedorf, la cual tendrá lugar el próximo lunes ante el Betis y en la que el holandés intentará no truncar esta particular estadística y empezar a despejar así las dudas generadas sobre la idoneidad de su contratación.