Tablas

0

El Deportivo y el Rayo Majadahonda empataron (0-0) en un bonito encuentro que evidenció algo que ya se sospechaba: son equipos de autor muy bien trabajados. La partida de ajedrez entre Natxo González e Iriondo fue preciosa y a cada movimiento de uno contestaba el otro. Sólo la falta de acierto por ambos bandos hizo que alguno cantara jaque mate, aunque posiblemente las tablas sean lo más justo.

  • Sin dueño. Se anticipaba un duelo en el que los dos equipos quisieran la pelota y eso se vio claro en los primeros minutos. Ambos equipos pelearon por ella, pero ninguno la pudo tener. Logró hacerse con la posesión poco a poco el Rayo Majadahonda, aunque de forma muy inocente. La zaga coruñesa le apagaba las luces en tres cuartos de campo y robaba con relativa facilidad para salir a la contra.
  • Una mano atada a la espalda. Los de Natxo se encontraron con problemas para atacar en estático, pero esta vez no por la agresiva presión del rival. La banda derecha formada por Bóveda y Moreno no generaba nada, por lo que hasta que Carles Gil tomó el mando el Dépor apenas se acercó al área. El valenciano encontró la respuesta cerca de la media hora y creó dos ocasiones de gol que marró Quique. La primera a centro de Saúl le pasó por entre las piernas, en la segunda remató a las manos del portero con todo a favor.
  • Otro penalti al limbo. Los árbitros parecen haber decidido que no habrá más penaltis para los blanquiazules mientras no haya delitos de sangre en el área. No le dieron uno ante Osasuna y Suárez Trujillo le negó otro. Carlos Fernández se disponía a cabecear solo en el área y Benito, sin intención de jugar el balón, lo empujó descaradamente por detrás. Sigan, dijo el canario. Las mejores ocasiones locales llegaron en ese tramo final del primer tiempo, con una gran intervención de Dani Giménez para evitar gol.
  • Paso al tiroteo. Tras el descanso se acabó la tranquilidad y empezó la locura. Amagó el Dépor por dos veces. A balón parado, con un cabezazo de Bóveda que se fue ligeramente alto, y luego tras un robo en campo rival que se convirtió en la mejor oportunidad en las botas de Expósito. Carlos asistió al catalán en la frontal, pero no fue capaz de cruzar lo suficiente su remate con la izquierda y pegó en el pie de Basilio. Respondió el Rayo con la velocidad del recién entrado Aitor García. Se encontró con una buena parada de Dani en una contra y con el palo tras una serie de peligrosos saques de esquina.
  • Al gato y al ratón. Fueron los momentos de más sufrimiento para los visitantes, pero Natxo no tardó en hacer su jugada tras el movimiento de Iriondo, que había prescindido de la línea de cinco. Fue el recurso que precisamente adoptó el técnico blanquiazul con la entrada de Valentín. Equilibró al equipo atrás y permitió montar contras peligrosas. Borja Valle estuvo a punto de marcar en el primer balón que tocó. En el segundo lo hizo, pero en fuera de juego. El partido acabó en el área blanquiazul, donde Dani y Pablo Marí se hicieron gigantes.

FICHA TÉCNICA

Rayo Majadahonda: Basilio; Benito Ramírez (Aitor García, min.60), Ernesto Galán, Verdés, David Morillas, Francisco Varela; Iza, Fede Varela, Guerrero; Aitor Ruibal (Schiappacasse, min.82), Toni Martínez.

RC Deportivo: Dani Giménez; Bóveda, Somma, Marí, Saúl; Moreno (Vicente, min.66), Mosquera, Carles Gil, Expósito (Valentín, min.77); Quique y Carlos (Borja Valle, min.67).

Árbitro: Trujillo Suárez, canario. Amonestó a Somma y Valentín en el Dépor y a Iza y Morillas en el Rayo Majadahonda.

Incidencias: Estadio el Cerro del Espino. Partido correspondiente a la jornada 16 de Segunda División.

Sobre el Autor