Alerta bajo palos

88

En lo que va de temporada pocos han sido los contratiempos que ha tenido que afrontar Víctor Sánchez del Amo en cuanto a lesiones se refiere, pero la mayor parte de los mismos están afectando a un puesto tan específico como el de la portería.

Cuando el Deportivo arrancó el trabajo de pretemporada a principios del mes de julio, había dos asuntos que siempre estaban presentes en las habituales comparecencias de los jugadores ante la prensa y, sobretodo, en las conversaciones entre los aficionados blanquiazules. La llegada de nuevos refuerzos y la renovación o posible traspaso de Fabricio parecían ser las principales preocupaciones por aquel entonces.

En el caso del portero canario, su situación contractual quedó en un segundo plano tras la disputa del último partido de pretemporada. El 12 de agosto el Deportivo ponía punto y final a sus encuentros de preparación con un enfrentamiento ante el Galicia de Mugardos, y durante el transcurso de la segunda mitad de dicho partido, Fabricio caía lesionado tras sufrir un golpe en su rodilla derecha. Las posteriores pruebas médicas confirmaron que sufría una lesión de grado 2 del ligamento lateral interno en dicha rodilla, y en la actualidad sigue en proceso de recuperación.

Ante este contratiempo, desde la secretaría técnica del club se decidió incorporar un tercer portero que cubriese con garantías este tipo de situaciones, y el elegido fue un viejo conocido de la afición herculina, Manu Fernández. Desde su llegada, el asturiano ha desempeñado el rol de suplente, hasta que en el calentamiento previo al partido del pasado sábado ante el Málaga sintió unas molestias que lo dejaron fuera de la convocatoria. En el día de ayer, los servicios médicos le han diagnosticado una lesión de grado 1 en la cara profunda del aductor largo de la cadera derecha, lo que lo convierte en seria duda para enfrentarse este viernes al Atlético de Madrid.

A día de hoy, Germán Lux es el único de los tres cancerberos que estaría a disposición de Víctor de cara a la visita de los colchoneros, aunque hay que recordar que el argentino estuvo entre algodones la semana previa al partido contra el Athletic de Bilbao. Esas molestias no parece que le vayan a impedir seguir disfrutando de la titularidad, pero no obstante, desde el cuerpo técnico y los servicios médicos se está procurando que Lux no fuerce demasiado en los entrenamientos para prevenir una posible recaída.

Si como todo hace indicar, la baja de Manu se confirma, el fabrilista Davíd Gómez volvería a formar parte de la convocatoria y, tal y como ocurrió en Málaga, ocuparía un lugar en el banquillo.

Sobre el Autor