Así juega el Gimnàstic de Tarragona

459

El colista, ya descendido, recibe al líder, que busca el ascenso matemático. ‘Adelante’ presenta al Nástic, un conjunto que, tras su mala campaña, está con ganas de darle una alegría a su afición que sirva para encarar con optimismo el proyecto de regreso a la categoría de plata

El Gimnàstic de Tarragona se convertirá mañana en uno de los jueces de la Liga Adelante al recibir al líder, el Deportivo. Sin objetivos tras el descenso, los catalanes intentarán emular lo conseguido por el Xerez en la última jornada para, como dijo su técnico, “evitar” que los gallegos “den la vuelta de honor” en el Nou Estadi.

Contexto. Descendidos tras una campaña desastrosa. El Nàstic solo ha ganado tres partidos como local.

La llegada de Jorge D’Alessandro al banquillo grana en la jornada 12 de la Liga Adelante no sirvió para corregir el desastroso rumbo iniciado por Juan Carlos Oliva. El conjunto catalán, envuelto en una paupérrima situación económica -el club ha sido embargado en los últimos días-, ha reunido durante la presente temporada todos los condicionantes para perder la categoría. Sin un once fijo durante todo el campeonato y con muchos problemas internos -por ejemplo, su goleador Berry Powel fue despedido en febrero por una salida nocturna-, los tarraconenses nunca alcanzaron la estabilidad deportiva necesaria para lograr el objetivo de la permanencia y han estado toda la campaña en las posiciones de peligro. Los números delatan al Nàstic, que tan solo ha podido ganar tres partidos como local y tres en todas las ocasiones en las que jugó como visitante. La pasada jornada se certificó su descenso a Segunda División B, aunque ello no impedirá que salgan a por todas ante el conjunto herculino.

La pizarra. Dominar para ganar. D’Alessandro buscará vencer a través de la posesión.

Los futbolistas de calidad con los que cuentan los granas en la parcela ofensiva les permiten plantear un estilo asociativo y de posesión, muy diferente al fútbol directo que mostró el Xerez el pasado domingo ante el Deportivo. D’Alessandro aseguró esta semana en rueda de prensa que intentarán “tocar en el centro del campo” para hacer daño a los blanquiazules, y mostró sus deseos de que el enganche Antonio Longás “realice un gran partido” para poderle dominar la posesión al conjunto dirigido por José Luis Oltra. El futbolista aragonés es, junto a Morán, el hombre más desequilibrante de los catalanes, por lo que la zaga herculina deberá cubrir muy bien sus espaldas para evitar cualquier posible asistencia hacia el delantero Tuni o hacia cualquier sorpresa desde segunda línea. Seoane y el veterano Rodri completan un centro del campo de calidad que, en muchas ocasiones, se ha mostrado demasiado endeble. El técnico argentino intentará que sus hombres ahoguen al líder a través de la presión, aunque los coruñeses tendrán gran parte del trabajo hecho si consiguen superar la primera línea rival. Si hay algo que ha caracterizado al Nàstic en lo que va de temporada son sus excesivos espacios, una situación que el Deportivo siempre ha sabido aprovechar a la perfección.

Nombres propios. La mediapunta marca la diferencia. Longás y Morán son los referentes del fútbol grana.

– El ‘muro’: Raúl Fuster. Correcaminos. Un incordio para los extremos debido a su facilidad de incorporarse al ataque. Fuerte y rápido, Fuster goza de un disparo lejano impropio de un lateral izquierdo. En defensa siempre cumple.

– El ‘cerebro’: Longás. Indiscutible en el centro del campo. El canterano del FC Barcelona tuvo muchas novias en el mercado veraniego, pero su apuesta por el Nàstic no le salió bien. Su fantástica visión de juego y sus magnífico primer toque lo han convertido en un futbolista sensacional. Se entiende a la perfección con Morán.

– El ‘killer’: Fernando Morán. A pesar de ser un jugador de creación, con sus ocho tantos el madrileño se ha convertido en el goleador de los catalanes tras la marcha de Powel. Ya demostró su calidad en Riazor, donde su entrada en el terreno de juego en la segunda parte le dio a su equipo mucho más fútbol del que había mostrado hasta entonces.

– El ‘fiasco’: Hugo Bargas. El delantero franco-argentino llegó a Tarragona en el mercado invernal, aunque ni siquiera la salida de Powel facilitó su entrada en el once inicial. No ha marcado ningún gol.

Horizonte. Jugará en Segunda B. Colista y descendido.

Los datos dicen que, hasta ahora, el Nástic de Tarragona es el peor equipo de la categoría, y recibirá al Deportivo ya virtualmente descendido a Segunda División B. El club, que hace cinco temporadas jugaba en la máxima categoría, ha finalmente caído al pozo de la categoría de bronce, tras cuatro años peleando por no hacerlo, especialmente las dos últimas. De hecho, tan solo ha ganado 3 partidos de los 19 que ha disputado como local hasta el día de hoy. Su pensamiento ya está en reestructurar el equipo para volver a la categoría pronto. Pero quiere finalizar una mala temporada con un pequeño regalo hacia su afición: una victoria ante el líder.

Aficionado ilustre. Carlos Latre. Crónicas tarraconenses.

Carlos Latre comenzó su carrera profesional en Los 40 Principales con tan solo 20 años. Poco tiempo más tarde, saltó a la fama de la mano de Javier Sardá y su “Crónicas Marcianas”, donde Latre imitaba a personajes de toda clase. Desde ahí, ha participado en programas televisivos de todo tipo, como presentador y como actor. Nacido en Tarragona, donde vivió gran parte de su infancia, es aficionado al fútbol, si bien no constan muchos datos sobre su interés por el equipo de su ciudad. Relacionado con el deporte rey, lo más recordado es su participación en las celebraciones de las victorias de la selección española, tanto de la Eurocopa 2008 como del Mundial 2010.

Un lazo blanquiazul. Cincuenta años de espera. 1950 – 2006.

Deportivo y Nástic se enfrentaron en seis ocasiones en la máxima categoría del fútbol nacional. Las cuatro primeras fueron entre 1948 y 1950, con un balance de tres victorias para los gallegos y una de los catalanes. Acuña, Chao y Franco eran algunos de los protagonistas de los partidos por un bando, y Gallardo, Bravo y Soro, por otro. Tuvieron que pasar 56 años para que ambos clubes volviesen a enfrentarse tan arriba. Tan solo Iago Iglesias, en Riazor, consiguió anotar en los 180 minutos de juego. En Segunda División, sin embargo, el balance es favorable a los catalanes: cuatro victorias por dos de los gallegos.

Adelante. Cara A. https://www.riazor.org/asi-es-el-gimnastic-de-tarragona/

Comentarios están cerrados.