Así juega la SD Huesca

359

El Huesca llega a Riazor con el objetivo de superar su mejor clasificación histórica y amargar una noche que apunta a ser recordada durante muchos años. Mario Rosas es la gran amenaza desde el mediocampo. Adelante, en su Cara B, les presenta.

El Huesca viaja a A Coruña con la intención de dar la que sería una de las mayores sorpresas de la temporada ante un Deportivo que ya se ve en Primera División. El cuadro oscense, salvado desde hace varias jornadas, intentará aprovechar su cómoda situación para llevarse los tres puntos.


Contexto. Una segunda vuelta para enmarcar. Han hecho el doble de puntos que en el primer tramo de campeonato.

Poco o nada se asemejará el Huesca que mañana visitará Riazor al que se enfrentó al Deportivo en la primera vuelta del campeonato de liga. En la jornada 20, los herculinos vencieron por 0-2 en El Alcoraz tras un encuentro plácido. 21 fechas después, la historia del conjunto azulgrana es bien diferente. A pesar de que le costó asentar sus ideas después de la destitución de Ángel Royo, Quique Hernández ha conseguido imprimirle a su equipo un carácter ganador y ofensivo que, sumado a los fichajes invernales, ha provocado que sus hombres hayan realizado una segunda vuelta espectacular. Diez victorias, tres empates y seis derrotas -36 puntos de 57, el doble de los que lograron en la primera parte de la Liga Adelante- han aupado al Huesca a la 13ª posición y han sellado su permanencia en Segunda División. Los blaugranas, que han ganado a equipos como el Almería o el Elche, acuden a la cita con la entidad coruñesa después de dos triunfos consecutivos ante Cartagena y Murcia.

La pizarra. Intensidad y buen trato de balón, las claves. Además, el equipo oscense aprovecha como pocos el balón parado.

Hernández aseguró esta semana que viajarán a tierras gallegas con la “obligación de conseguir el triunfo”, aunque también reconoció que si ambos equipos juegan “bien” es el blanquiazul el que tiene “todas las de ganar”. A pesar de lo que digan los números, el preparador valenciano mantendrá el estilo de juego que ha llevado al éxito a la Sociedad Deportiva Huesca: el jugar de tú a tú a todos sus rivales. Sea cual sea el equipo contrario, los azulgranas nunca renuncian al esférico. La calidad que poseen en la medular, donde David Vázquez, Lluís Sastre, Jorge Larena, Carlos Lázaro y Mario Rosas pelean por tres puestos, hacen que la elaboración sea obligatoria y el ataque estático sea la principal opción. Su estilo combinativo se apoya, además, en el desborde -tanto hacia dentro como hacia fuera- del joven Omar Ramos y en la veteranía del ex céltico Antonio Núñez. En la delantera, Roberto ha demostrado en numerosas ocasiones que es capaz de enfrentarse él solo a dos centrales y es el primero en presionar la salida de balón del contrario dentro de un equipo que no da ni un respiro a su rival. Por otro lado, cabe destacar el rendimiento que los oscenses han sacado a las jugadas de estrategia gracias, en mayor medida, a la calidad de su capitán, Juan José Camacho, que no jugará en Riazor debido a cumplir ciclo de tarjetas amarillas.

Nombres propios. Clase y veteranía. La ausencia de Camacho deja a Helguera como el líder del conjunto oscense.

– El ‘muro’: Luis Helguera. El cántabro ha sido un referente para la afición del Huesca en las últimas temporadas. A sus 37 años sigue siendo un fijo en el once inicial gracias a su capacidad de mando y a su contundencia.

– El ‘cerebro’: Mario Rosas. Capaz de jugar de medio centro o de interior, el compañero de generación de Xavi Hernández en La Masía es clave en el fútbol oscense. Su fenomenal visión de juego y su tranquilidad en la medular lo han convertido en titular desde su llegada en el mercado de invierno.

– El ‘killer’: Roberto. Delantero batallador como pocos, se ha asentado en el once inicial durante la segunda vuelta. Es un incordio para cualquier defensa rival, a la que suele desgastar mucho. Delantero de goles, pero sobre todo de sacrificio.

– El ‘fiasco’: Óscar Vega. Cedido por Osasuna desde la pasada campaña, el delantero navarro no ha cumplido con las expectativas puestas en él y apenas ha contado para Quique Hernández. Con 25 años, su progresión parece haberse estancado.

Horizonte. El Huesca quiere alcanzar su mejor posición histórica. Un ‘capricho’ para despedir la campaña.

El Huesca dio la campanada al ascender a Segunda División por primera vez en su historia en la temporada 2008-2009. Desde entonces, ya ha disputado cuatro temporadas en la ‘División de Plata’, y en las cuatro ha cumplido el objetivo de no perder la categoría sin excesivos problemas. Su mejor puesto es el 11º que logró en la histórica temporada de su debut, y ahora afronta los últimos dos partidos de la temporada con el objetivo de superar su mejor marca. Para ello, necesita alcanzar al 10º, que le saca tres puntos. No le vale otra que no sea ganar en Riazor, el campo más complicado de la categoría, donde tan solo el Hércules de Alicante se ha llevado los tres puntos.

Personaje ilustre. Carlos Saura. ¡Ay, Huesca!

El director de cine Carlos Saura es, probablemente, el oscense más conocido en la actualidad, pese a que su época de mayor reconocimiento en el panorama artístico español data de los años 80 y 90. En esos años, dirigió algunas de sus películas más relevantes como “¡Ay, Carmela!”, que ganó 13 premios Goya en 1990, entre los que se incluía el de mejor director. Otros de sus largometrajes más célebres son “Goya en Burdeos” o “Tango”. No es el fútbol, sin embargo, una de sus grandes pasiones.

Un lazo blanquiazul. Paco Buyo. Historias de la mili.

Paco Buyo es uno de los grandes porteros españoles de la década de los 90. El fútbol español le recuerda, principalmente, por sus actuaciones en la portería del Real Madrid. Muchos también saben que, antes, jugó seis temporadas en el Sevilla. Y no son pocos los que recuerdan que sus orígenes están en tierras gallegas, primero defendiendo la portería del Betanzos y después del Deportivo, pasando entre medias por el Lugo. Sin embargo, su trayectoria guarda una curiosa anécdota. En la campaña 1978-1979, cuando ya estaba con tan solo 20 años en el primer equipo deportivista, fue destinado para hacer la mili en Jaca. Y allí el Dépor le cedió al Huesca, donde jugó esa temporada como portero titular. Recientemente, otro jugador fue cedido desde tierras coruñesas hasta las aragonesas: Rubén Castro, que colaboró con la gran temporada del Huesca en su debut en la categoría de plata del fútbol español

 

Comentarios están cerrados.