Confiar en tiempos revueltos

251

La única ventaja con la que cuenta el Dépor este año es la gran igualdad existente en la categoría. Así opina Alfonso Núñez en esta nueva edición de ‘Desde la tele’.

Miles de deportivistas se acostaron el pasado sábado con la amarga sensación de la derrota. El Córdoba superó a un Deportivo que, a pesar de los intentos, no dio muestras de mucho peligro arriba. Lo fácil en estos casos es simplificar todos los problemas a la inexperiencia de los jugadores más jóvenes, algo que a estas alturas de la película me parece un craso error.

“¡Este jugador no sirve! ¡Le viene grande el primer equipo!”. Éstas son algunas de las frases que se pudieron escuchar en las tertulias de bar el sábado por la noche. El único remedio a esta “enfermedad” se llama paciencia. Por muy sencillo que nos resulte desde fuera, la realidad muestra que el delantero del Córdoba es un tal Xisco, jugador con experiencia en Premier League y Liga española, mientras que Luis Fernández, con dos encuentros en Segunda División, es ahora mismo la referencia ofensiva del equipo.

Estoy convencido de que Luis tiene cualidades suficientes para tener minutos importantes en el primer equipo, pero cargar de responsabilidad a unos chavales que hasta hace tres meses jugaban en Tercera División, me parece un ejercicio de irresponsabilidad mayúsculo. En los últimos años, la Liga Adelante se ha caracterizado por ser una categoría compleja. El salto para los jóvenes es complicado y su entrada en el fútbol profesional no resulta fácil. La única ventaja con la que cuenta el Dépor es la gran igualdad existente este año, por lo que debemos aguardar a los últimos fichajes y esperar la evolución de esta joven plantilla.

Es momento de ser consciente de que se avecina un año duro y difícil, pero club y afición deben mantenerse unidos con la esperanza de que estos jugadores puedan dar una alegría a los suyos. Cuando la entidad se ha visto obligada a tirar de cantera, acepta que las cosas no van a ser como lo han sido en estas últimas dos décadas, y todo proceso necesita su tiempo. Muchos grandes jugadores tuvieron un periodo de adaptación, por lo que solo pido un poco de confianza en estos tiempos revueltos.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.