fbpx

Dani Cancela desde su (semi) burbuja: Lo mismo… y Rolan

0

Nueva edición de la columna de Dani Cancela, ex del Depor y coruñés, ahora enrolado en las filas del Kitchee de Hong Kong desde hace una década. Su rutina también se ha visto afectada por la pandemia y os traemos un serial titulado ‘Desde la (semi) burbuja’ en el que nos irá contando cómo lleva el día a día en su vida personal, al tiempo que trata de seguir lo mejor posible la actualidad del Deportivo:

Por razones que no vienen al caso pero que tienen que ver con la diferencia horaria entre Coruña y Hong Kong, cuando di conectado la web de la TVG iban mas o menos 20 minutos de partido y el Depor ganaba 0-1 con gol de Rolan. Habría cambiado tanto el equipo como para haber salido en tromba y arrollar o sería mas como el partido de Unionistas?

Lo primero que vi fue un córner en contra, (mano, para mi no penalti aunque con VAR quien sabe) una transición de Mujaid en la que me recordó a Shaquille O’Neal cruzando la pista de baloncesto sin que nadie pudiera alcanzarlo a pesar de ser el mas grande de todos, un gran pase de Rolan y un intento de remate de Nacho en el que la realidad estuvo demasiado lejos de la idea que tenía él en mente. Una jugada que resume lo que fue el Depor hasta ahora y lo que puede ser: una superioridad física manifiesta en defensa, malas elecciones en el último momento y un elemento que puede y debe ser diferencial: Rolan.

Si no hubiese visto los primeros veinte minutos, pensaría que el Depor fue un poco mas de lo mismo. Pareciéndose, eso sí, mucho mas al día de Coruxo que al de Guijuelo, y con cierta mejoría en actuaciones individuales que suben el nivel del equipo. Sin duda fue el mejor partido de Uche y Borges como pareja de medio centros. Cada vez se van conociendo más, sus roles están más definidos y se complementan en vez de estorbar. Borges es el que presiona en campo contrario, el que corrige el desorden que a veces (y me alegro) producían los cambios de posiciones de Galán, Nacho y los puntas en ataque, y Uche es el que va con la escoba barriendo todo lo que queda suelto. Ganar esas segundas jugadas casi siempre es algo que no se valora lo suficiente y es una de las principales causas de que al Depor le lleguen tan poco a puerta.

Los partidos, hay que reconocerlo, de momento no son divertidos de ver, pero lo que es evidente es que poco a poco el Deportivo va teniendo una identidad muy definida, y ésta pasa por la solidez defensiva. Un gol encajado en seis jornadas demuestran que ese objetivo se logra, con creces.

Escuchaba esta semana pasada a Fernando Vázquez que no quiere posesiones largas, que quiere recuperar pronto la pelota y hacer transiciones rápidas y eso es lo que todavía no funciona. En los primeros veinte minutos lo intentó. Mas agresivo en campo contrario, encimando bien a los tres centrales del Racing con la modificación táctica de Borja por detrás de los puntas, con Rolan trabajando bien sin balón, y con Borges decidido a saltar a la presión alta si uno de los de arriba no llegaba. El Racing no encontraba la manera no solo de inquietar a Carlos Abad, sino de cruzar el medio del campo. Pero cuando robaba no creaba peligro. La única jugada mas o menos pensada, con Galán y Rolan cayendo a banda izquierda para crear superioridad con Salva, acabó en un buen movimiento del uruguayo que provocó el penalti. Que decidiese tirarlo demuestra personalidad. Que le dejasen hacerlo demuestra que sus compañeros saben que es importante en el equipo. Que lo haya metido es una noticia estupenda para el Deportivo.

Porque es posible que Rolan sea el nuevo Babel. Que no está en forma y a partir de la media hora no podía con su vida, y que cada partido que pase sea un paso más hacia su mejor nivel, que en enero igual disfrutan en otro lado. Pero mientras tanto, igual que Babel, ojalá deje detalles de calidad y sobre todo puntos en el casillero.

Se mueve mejor, hace mas movimientos sin balón y favorece el juego. Su actitud en el campo es la adecuada, y el equipo lo necesita porque lo que le rodea no está bien. Otro partido más que gris de Nacho y de Claudio, a pesar de ver que se entiende mejor con Rolan que con Miku, y otros minutos lamentables de Rui Costa, al que le faltó la actitud que sí tuvo Rolan. Los dos fueras de juego que le pitan por no replegar a la altura de la defensa rival tras una pérdida son reflejo de eso, y cada minuto que Adri Castro pierde de jugar por él, una injusticia.

El partido a partir del gol fue intrascendente. No pasó nada en ninguna de las áreas, no hubo nunca sensación de peligro y ni siquiera, como pasó contra el Coruxo, ocasiones puntuales del rival. Nada. Aún así, Fernando decidió cambiar el sistema y jugar otra vez con cinco. Lo único positivo de ese sistema es que nos permite ver a Gandoy, que en el 4 4 2 no encuentra acomodo y que cada vez que entra es un soplo de aire fresco para el espectador, alguien que de repente va a otro ritmo y juega a otra cosa.

Al final, ni a pelotazos el Racing, un equipo con gente muy alta que lleva hechos varios goles a balón parado, fue capaz de dar un susto. La última jugada del partido, en la que Carlos Abad sale hasta casi el borde del área grande a despejar un balón de puños demuestra la confianza que tiene el equipo en estas jugadas, y eso en Segunda B da muchos puntos. Si en la estrategia ofensiva fuésemos la mitad de resolutivos, el equipo sería imparable.

Esta semana, Pasarón. Rival de nivel y escenario perfecto para dar el golpe definitivo y hacer que los demás rivales del grupo empiecen a pensar en pelar por los otros dos puestos. Solo falta que además de ganar, empecemos a disfrutar un poco viendo al Depor.

Sobre el Autor

Equipo de redacción de Riazor.org.