El Dépor aprovecha la inercia ganadora

188

El equipo blanquiazul consiguió la victoria ayer en Riazor a pesar de haber sido dominado por el Villarreal B buena parte del encuentro. El filial amarillo estrelló tres balones en la madera en la primera media hora y solamente sufrió a partir de la expulsión de Kiko.

Sin complejos, sin miedo, sin respeto. El Villarreal B se plantó en A Coruña a por el partido frente a un Deportivo que había sumado 25 de 30 puntos posibles en Riazor. Los amarillos, por su parte, acumulaban seis derrotas consecutivas como visitantes. Dieron igual las estadísticas cuando el balón se puso a rodar.

El filial castellonense presentó sus credenciales desde el principio del partido. Defensa adelantada, presión asfixiante a los centrales deportivistas, toque fácil de primeras con paredes en tres cuartos de campo y disparo cuando surja la posibilidad. Además, un portero que ejercía de líbero e impedía los balones en profundidad. Así anuló el Villarreal B al Deportivo y así provocó múltiples ocasiones de gol sobre la meta de Aranzubia. A la media hora de encuentro, los postes habían salvado al equipo de Oltra hasta en tres ocasiones. La suerte del campeón, le llaman.

En el descanso la reprimenda del técnico valenciano tuvo que ser de aúpa, porque sus jugadores salieron enchufadísimos. Riki aprovechó un pase a la espalda de la defensa para provocar el derribo de Kiko, cuando se disponía a encarar a Mariño. Con uno más, el Dépor por fin cogió el control y se llevó el triunfo. El Villarreal B demuestra que puede ser uno de los jueces de la Liga. Sin complejos, sin miedo, sin respeto, es difícil que tenga problemas para salvarse aunque ahora coquetee con el descenso.

UNO POR UNO:

Aranzubia: 6. El riojano apenas intervino en el partido ya que los disparos peligrosos del Villarreal B acabaron todos estrellándose contra alguno de sus palos.

Laure: 6. El madrileño volvió a su costado natural y mejoró sus prestaciones comparado al partido que jugó en Huesca en la banda izquierda.

Colotto: 5. Mala primera parte en defensa, con algún fallo que pudo costar más de un gol. Le anularon una jugada por una falta dentro del área que terminó con el balón en la red.

Zé Castro: 5. Como su compañero de zaga, el portugués fue de menos a más en el partido. La incesante presión visitante impidió que estuviese cómodo con el balón en los pies.

Ayoze: 4. Partido de altibajos del lateral canario, que volvió al equipo después de perderse el último encuentro por acumulación de tarjetas.

Bergantiños: 4. Fuera de sitio. Al canterano se le vio perdido en la medular ante el aluvión atacante de los amarillos. Fue el sacrificado en el cambio ofensivo que propuso Oltra.

Domínguez: 3. Encargado de nutrir de balones a la línea de tres cuartos del equipo gallego, el de Narón sufrió para desempeñar su labor. Metió, sin embargo, el pase al espacio para que Guardado centrase el balón que terminó en gol.

Bruno Gama: 5. El portugués estuvo más pendiente de proteger su banda que de atacar a su par.

Valerón: 5. Aunque no le llegaron demasiados balones en condiciones, cuando tuvo opción habilitó a sus compañeros con una gran visión de juego.

Lassad: s.c. Sufrió un pinchazo en el sóleo al principio del partido y tuvo que ser sustituido. El tunecino pasará unas jornadas en el dique seco.

Riki: 5. El delantero de Aranjuez entró por Lassad a los diez minutos de juego e intentó buscar el espacio en la espalda de los centrales. Lo encontró para provocar la expulsión de Kiko.

Xisco: 5. Apuesta arriesgada de Oltra que terminó dando resultado. Volvió casi cinco meses después y tuvo tres opciones para marcar: en la primera le ‘cazaron’ en fuera de juego; la segunda acabó en el único gol del encuentro y la tercera fue una bonita volea que rechazó Mariño.

Borja Fernández: 5. Salió al campo tras el tanto deportivista para aguantar el resultado los últimos minutos.

EL MEJOR:

Guardado: 7. El mexicano se convirtió de nuevo en el mejor jugador del Deportivo sobre el campo. Gran trabajo y desgaste del interior, que finalmente se vio recompensado con la asistencia que terminó con el gol en propia de Lejeune.

LAS CLAVES:

Descaro visitante. El filial amarillo salió sin complejos al campo y le dio un baño de fútbol al Deportivo en la primera mitad. Solamente los palos evitaron una amplia victoria visitante al descanso.

Expulsión de Kiko. El dominio del partido fue de los amarillos hasta la expulsión del central Kiko Oliva. Con uno más, el Dépor encerró a su rival en su campo y apenas sufrió en los contragolpes.

LO MEJOR:

Racha triunfal. El Dépor de Oltra iguala la racha de Lotina de la temporada 2007-2008 que consiguió cinco victorias consecutivas con defensa de tres hombres. Tres puntos, liderato y campeones de invierno.

Vuelta de Xisco. El delantero balear regresó al equipo cuatro meses y medio después y estuvo participativo en el frente de ataque.

LO PEOR:

Primera parte. Perdidos, descolocados, faltos de ánimo… así estuvieron los jugadores deportivistas durante el primer acto cuando el Villarreal B les pasó por encima. Oltra les puso las pilas al descanso.

Lesión de Lassad. El franco-tunecino sufrió su primera lesión de la temporada y se tuvo que retirar al inicio de partido. Un pinchazo en el sóleo que le mantendrá apartado de los terrenos de juego varias semanas.

*Nota informativa: Las puntuaciones numéricas de los jugadores están hechas a partir de una media entre los integrantes de Riazor.org.

Sobre el Autor

Periodista. 1986. 10 años en Riazor.org. Ahora, en BeIN Sports y GOL.

Comentarios están cerrados.