Derrota inmerecida

254

El Deportivo perdió en Riazor por 0-2 un encuentro en el que recibió demasiado castigo tras el buen juego desplegado.

Ninguna sorpresa en el once titular propuesto por Oltra para recibir al Sevilla. Valerón volvió al once y Riki siguió siendo la referencia arriba, en lo que eran las únicas pequeñas dudas para los que juegan a adivinar alineaciones. Enfrente un Sevilla que se presentó con los mismos jugadores con los que venció al Real Madrid, teniendo en la banda derecha con Cicinho y Jesús Navas a su mayor peligro.

Para contrarrestarlo, y con Evaldo en el punto de mira, Abel Aguilar se convirtió casi en un hombre de banda más a la hora de defender, pero lo cierto es que el brasileño tuvo sus mejores minutos como blanquiazul y fue capaz de anular a Navas durante toda la primera mitad. El problema blanquiazul no estuvo esta vez en las bandas, sino en el centro. Con el paso de los minutos, el cansancio de Juan Domínguez provocó que los medios sevillistas llegasen con facilidad a la frontal del área, desde dónde Medel tuvo dos buenas ocasiones a las que respondió Aranzubia.

Pero lo cierto es que pese a ello, los primeros 45 minutos del Deportivo fueron muy buenos. Combinó con criterio, encontró profundidad con bastante asiduidad y hasta probó el disparo lejano con mala leche, no por probar. Abel Aguilar tuvo la mejor ocasión con un potente chut que escupió el poste. Por poner algún pero, tanto Bruno Gama como Pizzi no lograron encontrar el desborde que sí tuvieron en los primeros partidos.

En la segunda jugada de la segunda parte se mascó la tragedia. En un error habitual y que empieza a ser sangrante, el Sevilla se fue con todo a la contra tras un córner a favor del Dépor. Navas condució un cuatro para dos, Evaldo y Manuel Pablo, pero los laterales consiguieron ir cerrando la jugada hasta que Aranzubia acudió en la ayuda. Siguió la locura, y tras otro córner a favor, primero un centro de Pizzi que rebotó en un defensa se fue al palo y en la contra Negredo falló en el segundo palo con todo a favor. Y todo esto en tres minutos.

Afortunadamente para los corazones la segunda parte no siguió así, pero desafortunadamente el Sevilla empezó a dominar. Fue un dominio estéril, sin mordiente, hasta que entró Oliveira por Riki y el Dépor volvió a ganar velocidad y balón, como si los de Míchel prefiriesen esperar a las contras, que era dónde más daño hacían. Y en una de ellas, con los mediocentros bajando a cámara lenta, llegó el gol de Negredo. Cicinho llegó a línea de fondo, metió el pase de la muerte y el punta empujó a placer en el segundo palo.

Quedaban 15 minutos para amarrar al menos un punto y Oltra metió a Camuñas por el Valerón en mejor forma del año, un cambio que pocos entendieron. Además, el tanto encajado bloqueó al Dépor, que no merecía ir perdiendo un partido así y que encima vio como Rakitic sentenciaba gracias a un rebote tras un fallido despeje de Aranzubia. Demasiado castigo para un equipo que buscó la victoria de todas las formas posibles y que se encontró con la suerte y la pegada del Sevilla.

Ficha del partido:

Deportivo: Aranzubia; Manuel Pablo, Aythami, Marchena, Evaldo; Abel Aguilar, Juan Domínguez (André Santos, min.87), Bruno Gama, Valerón (Camuñas, min.77), Pizzi; y Riki (Oliveira, min.60).

Sevilla: Palop; Cicinho, Spahic, Botía, Navarro; Medel, Maduro (Campaña, min.79), Rakitic (Kondogbia, min.87), Trochowski (Manu del Moral, min.73), Navas; y Negredo.

Goles: 0-1 Negredo, min.75; 0-2 Rakitic, min.84.

Árbitro: González González (Colegio Castellano-Leonés). Amonestó con tarjeta amarilla a Botía por el Sevilla.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada número 5 del campeonato nacional de Liga disputado en el Estadio de Riazor ante unos 28.000 espectadores.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.