Díaz de Mera estropea un duelo de Primera

0

Deportivo y Málaga, cada uno con sus armas, estaban demostrando por qué son dos de los máximos favoritos al ascenso. Hasta que el árbitro quiso participar. Expulsó a Quique González de forma inexplicable robándole a Riazor 15 minutos de un prometedor espectáculo. Primeros puntos que vuelan del estadio herculino (1-1) en otro buen partido de los de Natxo González.

  • Indulto danés. Una de las grandes dudas en la previa era saber quién sería el encargado de cubrir la importante baja de Vicente Gómez. Natxo González optó por Krohn-Dehli dejando claras dos cosas: la confianza del técnico en el danés y que sus dos expulsiones en el arranque de temporada están perdonadas. El danés participó menos de lo que habitualmente lo hace el canario, pero lo hizo con acierto, sobre todo en la salida de balón. Bergantiños también entró por Mosquera en el mediocentro y el equipo blanquiazul a penas se resintió.
  • Quique también falla. Podía empezar a sospecharse que no tras los últimos partidos, pero el killer pucelano se equivoca a veces. Nada más empezar el partido tuvo una clarísima ocasión en el área pequeña, pero su remate se fue rozando el palo. Eso no le privó de ser uno de los mejores del equipo. Descargando siempre que lo buscaban en largo y con varias arrancadas que muestran el nivel de confianza que tiene ahora mismo.
  • Líder en especular. El Málaga tampoco quiso el balón en Riazor. Se plantó con dos líneas de cuatro sin más plan que esperar un error de los locales. Apenas un par de chispazos de Ontiveros, pero con muchos espacios a la espalda de los mediocentros y sin dejar esa sensación de solidez que acreditan sus números. Carles Gil, en una contra, y Pablo Marí, en la estrategia, tuvieron el gol, pero no acertaron con la portería andaluza.
  • La importancia del saque de banda. Avisado estaba el Dépor del peligro del Málaga a balón parado y de Luis Hernández con sus saques de banda. Así llegó el gol que abrió el marcador. Mal despeje y buena parada de Dani Giménez, que nada pudo hacer en el segundo remate de N’Diaye desde el punto de penalti.
  • Keep calm. Los de Natxo se veían por primera vez en desventaja jugando en Riazor y la reacción no pudo ser mejor. Calma, paciencia para mantener el plan y el premio del gol. Por fin lo encontró Carlos Fernández, que completó otro buen encuentro. Álex Bergantiños entró sólo en el área y asistió para el buen remate del sevillano.
  • El árbitro se lo cargó. Con las espadas en todo lo alto para un final de partido vibrante, Díaz de Mera decidió que él también quería su cuota de protagonismo. Expulsó a Quique González por intentar una chilena e impactar con la bota en la cara de Pau. El Dépor sufrió por el varapalo, pero acabó el partido en campo rival.

FICHA TÉCNICA

RC Deportivo: Dani Giménez; David Simón, Domingos Duarte, Marí, Saúl; Moreno (Expósito, min.71), Bergantiños, Carles Gil (Santos, min.63), Krohn-Dehli; Quique González, Carlos Fernández (Bóveda, min.44).

Málaga CF: Munir; Iván, Luis Hernández, Pau, Ricca; Juanpi (Pacheco, min.46), N`Diaye, Adrián, Ontiveros (Hicham, min.72); Blanco Leschuk, Harper (Héctor, min.87).

Goles: 1-0, min.53: N’Diaye. 1-1, min.75: Carlos Fernández

Árbitro: Díaz de Mera Escuderos, comité castellano-manchego. Expulsó a Quique González con roja directa y amonestó a Christian Santos en el Dépor y a Juanpi, Harper, Ontiveros, Iván y Adrián en el Málaga.

Incidencias: Estadio de Riazor. Partido correspondiente a la jornada 8 de Segunda División. Antes del encuentro se guardó un minuto de silencio por Rivas, jugador blanquiazul en los 70.

Sobre el Autor