Djukic regresa a Riazor para ser testigo de cargo

228

Mientras en la meseta se habla de una Liga finalizada, en A Coruña se habla de una final con mayúsculas; de las que pueden marcar el devenir de un equipo y el de un entrenador con el cargo sobre la picota.

Acusados de ser la peor defensa de Primera División, los gallegos afrontan el duelo contra el Valladolid sabiendo que solo una victoria los salvará de la pena del descenso. En su contra, dos únicas victorias y 37 goles encajados–más del doble que su adversario- que, al fin, han provocado una revolución en el once y en la convocatoria.

La banda izquierda cambiará por completo de inquilinos ante la baja de Ayoze y el regreso de Pizzi. El puesto del canario lo ocupará Evaldo formando una defensa que volverán a dirigir Zé Castro y Marchena. El andaluz reconoció que pese a no estar al 100% arriesgará al entrar de inicio ante una posible recaída.

La principal novedad podría estar bajo palos, donde Lux tiene opciones de sacar de la titularidad a Aranzubia por primera vez desde que el riojano aterrizó en A Coruña. En el banquillo vuelven pequeños ápices de esperanza con la presencia de Oliveira tras muchos partidos de baja y la confirmación de un Salomao que vuelve a dejar grandes sensaciones en Abegondo. La cara contraria la vive Juan Domínguez, que tras un gran año en Segunda División se ha quedado fuera de la convocatoria por decisión técnica por primera vez en la temporada.

El juez que dicte sentencia de todo ello será un Djukic que en su día fue la mejor defensa posible para los gallegos. El serbio ha convertido a los suyos en el equipo revelación de Primera y llega a Riazor tras rozar la gesta de vencer en casa al Real Madrid. Con ocho puntos por encima del descenso, los vallisoletanos se destapan como un equipo sólido en defensa y de buen toque de balón destinado a no pasar apuros para mantener la categoría.

Hace cinco años de la ‘otra final’ ante el Valladolid

En enero de 2008, el Deportivo de Miguel Ángel Lotina era penúltimo y a dos partidos de la salvación. Llevaban cuatro meses y 11 días sin vencer en Riazor y frente a los pucelanos comenzaron una racha positiva que los convirtió en el segundo mejor equipo de la segunda vuelta aupándolos a puestos de Intertoto a final de temporada. Aquélla fantástica tarde, el regreso de Valerón y la apuesta por una defensa de cinco que otrora había llevado al Deportivo a la gloria, fueron las claves de una remontada que hoy todavía es sueño.

La clave: La recuperación de un ‘once tipo’. Marchena y Zé Castro tomarán los galones que se le presumen y sobre ellos recaerá el gran talón de Aquiles del Deportivo. En ataque, el regreso de Pizzi al once y el de Nelson Oliveira y Salomao al banquillo le dan quilates al abanico de posibilidades de Oltra.

Ojo a: Manucho. Pasa por su mejor momento en España y pondrá a prueba a la peor defensa de Primera División. El año pasado se llevó dos puntos de Riazor en el minuto 94 y dilató el ascenso deportivista hasta la penúltima jornada de Liga.

El dato: Si la pasada jornada ninguno de los cinco equipos que superan de inmediato al Deportivo en la clasificación consiguieron la victoria, este fin de semana han sido cuatro a la espera de lo que haga el Celta. Una victoria del Dépor lo sacaría de puestos de descenso.

Alineaciones probables:

Deportivo: Aranzubia o Lux; Laure, Marchena, Zé Castro, Evaldo; Bruno Gama, Abel Aguilar, Bergantiños, Pizzi; Valerón y Riki.

Valladolid: Dani Hernández; Rukavina, Sereno, Marc Valiente, Balenziaga; Omar, Álvaro Rubio, Víctor Pérez, Bueno; Óscar y Manucho.

Árbitro: Gil Manzano (Colegio Extremeño)

Estadio: Riazor

Hora: 20.00

TV: Canal+ Liga / GolT

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.