El Dépor muere en la orilla

245

El Deportivo pudo golear en la primera parte al Real Madrid pero acabó sucumbiendo en la recta final ante la mayor calidad y mejor fondo físico de los visitantes (1-2).

Deportivo y Real Madrid se presentaron con sorpresas en los onces iniciales. En el bando local, Fernando Vázquez prescindió de Álex Bergantiños en el centro del campo para dar entrada a Valerón, además de seguir confiando en Bruno Gama en lugar de Salomão, que apuntaba a titular. En los visitantes, además de la baja de última hora de Varane, Mourinho dejó en el banquillo a Cristiano Ronaldo y a Mesut Özil con la vista puesta en la semifinal de Copa.

El técnico de Castrofeito no engañó a nadie y fue fiel a lo que había avisado, que dejaría jugar al Madrid para salir con velocidad a las contras. Y así fue. La primera parte fue un recital de cómo se le juega a un grande. Dos líneas de cuatro muy juntas y cada vez que se recuperaba el balón, buscar a Valerón para que el canario lanzase a las liebres. La primera media hora el Deportivo enseñó las cartas, y en el último cuarto de hora del primer acto las jugó, ya con Álex Bergantiños en el lateral dereecho en lugar del lesionado Sílvio. Si el marcador fuese 3-0 al intermedio a nadie le habría extrañado.

Pizzi rompió las hostilidades con un disparo de volea que se marchó al alto por poco. De nuevo el portugués tuvo el tanto con un disparo con rosca que lamió el poste, justo antes de que Riki fusilase a Diego López con un zurdazo inapelable que entró por el palo del portero. El gol dio alas a los blanquiazules que de ahí al descanso pudieron abrir brecha en el marcador. Diego López salvó la ocasión de Bruno Gama, Riki cruzó en exceso un mano a mano y Marcelo salvó sobre la misma raya un remate de Pizzi. En la última jugada del primer acto, Aranzubia estuvo rápido para evitar el tanto de Callejón en un mano a mano peligrosísimo.

La segunda parte, como se preveía, fue bien distinta. El Madrid salió a por todas y pronto empezó a tener ocasiones aunque sin inquietar demasiado a Aranzubia. Lo peor llegó a partir del minuto 58, con la lesión de Kaká en el bando local y el triple cambio ofensivo de los blancos, dando entrada a Cristiano y Özil. Jesús Vázquez ocupó la plaza del brasileño en el centro de la zaga, por lo que dos mediocentros ocupaban la línea defensiva, y los blanquiazules comenzaron a sufrir y a achicar balones como podían.

Y tanto fue el balón al área que acabó llegando el empate. Kaká, con un buen disparo desde la frontal del área, batió a Aranzubia a falta de poco más de un cuarto de hora para el final. El Dépor estaba exhausto y solo quedaba un cambio, que llegó a continuación, al entrar Nelson por Riki. Aún así, demasiado para una defensa con dos mediocentros y dos extremos que no se caracterizan por su gran trabajo defensivo. Los blancos siguieron achuchando y Cristiano marró ante Aranzubia, que sacó una mano prodigiosa desde cerca.

Parecía que el punto se podría conseguir, pero, a falta de dos minutos, en una jugada de tiralíneas entre Özil y Cristiano, éste acabó cediendo para que Higuaín empujase a placer el tanto de la victoria (1-2). Demasiado castigo para un Deportivo que volvió a sufrir las lesiones de dos defensas y perdonó muchas ocasiones durante la primera mitad.

Ficha del partido:

Deportivo: Aranzubia; Silvio (Álex Bergantiños, min.25), Kaká (Jesús Vázquez, min.58), Marchena, Ayoze; Assunçao, Abel Aguilar, Bruno Gama, Pizzi, Valerón; y Riki (Nelson Oliveira, min.74).

Real Madrid: Diego López; Arbeloa, Pepe, Carvalho, Marcelo (Özil, min.58), Essien (Khedira, min.58), Modric (Cristiano, min.58), Di Maria, Kaká, Callejón; e Higuaín.

Goles: 1-0 Riki, min.35, 1-1 Kaká, min.73, 1-2 Higuaín, min.88.

Árbitro: Álvarez Izquierdo (Colegio catalán). Amonestó con tarjeta amarilla a Ayoze, Pizzi y Abel Aguilar por el Deportivo y a Carvalho, Callejón, Di María y Marcelo por parte del Real Madrid. Expulsó con roja directa a Di María.

Incidencias: Partido disputado en el Estadio de Riazor correspondiente a la jornada número 25 de Liga ante unos 33.000 espectadores.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.