El Dépor se asoma al precipicio

168

Paciencia varía su sistema pero tampoco funciona. El Dépor vuelve a mostrar una versión endeble y cae goleado ante un rival directo (Deportivo 0 – Granada 3). El margen de error se reduce al mínimo.

El Dépor ya se esconde entre el humo que evidencia que este camino desemboca en el fuego de la Segunda División. Un humo que no deja ver, que evita pensar con frialdad y que deriva en malas decisiones. El problema va mucho más allá de la falta de actitud. Ni el mensaje del técnico parece el más adecuado ni el equipo parece asimilarlo. Aún así, el Dépor compite, sí. Compite pero pierde. Lo de hoy ha sido un ejemplo más. Falta contundencia en las dos áreas y orden en el centro del campo. El margen de error roza los mínimos. Quizá esta situación solo se arregle ganando 8 de los 15 partidos restantes. Algo que parece una utopía cuando se cuentan 3 de 23.

No pretendas obtener un resultado distinto si sigues haciendo lo mismo, dice un proverbio. Así que Domingos Paciencia decidió alterar su esquema, hasta ahora inamovible, y sacrificó un mediocentro en la búsqueda de una mayor explosividad en ataque. Fue una forma de tirar la toalla. Asume así el técnico luso que no ha logrado lo que quería, esa solidez que sí que consiguió en el Sporting de Braga, su obra culmen. Pensó que el Dépor, quizá necesite otra fórmula, y probó con la posibilidad de que Salomao encaje en ella.

No fue una mala primera parte. Tampoco digna de elogio. El Dépor y el Granada se trataron de usted, y así costaba mucho crear ocasiones. Los de Lucas Alcaraz insistieron desde las bandas, conscientes de la debilidad que ha mostrado el Dépor en los últimos partidos, pero no terminaban de crear ocasiones de gol. Los de Domingos Paciencia vivían las arrancadas de un Salomao que, en cada jugada, muestra todas sus virtudes y todos sus defectos. También era insuficiente.

Así fue transcurriendo el primer acto, entre pases intrascendentes y batallas que no pasarán a la posteridad. Hasta que todo se agitó cuando ya se encaraba descuento. Primero fue Riki el que se quedó solo ante Toño, aunque un poco escorado y no supo darle la dirección correcta al balón. En la siguiente jugada, una demostración de potencia de Nyom, en forma de arrancada, terminó en un remate de Nolito, que golpeó en el larguero, de ahí se fue al poste y así llegó al cuerpo de Marchena, que cerró la carambola al dibujar el 0-1 en el marcador.

En el descanso, el técnico blanquiazul dio entrada a Nelson Oliveira en el lugar de un Bruno Gama, que sigue desdibujado. No encuentra su sitio en el esquema de Paciencia, pero Oliveira tampoco parece ser la solución. Fuera de forma, cuenta los intentos por errores. Así que Pizzi volvió a asumir el liderazgo en ataque al retomar el juego, pero no supo aprovechar su oportunidad ante Toño. Poco después, una arrancada de Siqueira generó el 0-2, anotado por Ighalo. Quizá ahí estuvo la diferencia que desniveló el partido: los dos laterales del Granada generaron los dos goles a través de los dos laterales del Deportivo.

A partir de ahí, un poco lo de siempre. El Dépor trató de volcarse sobre la portería contraria, y gozó sus oportunidades, que a veces morían en el banderín del linier -cabe destacar que a falta de media hora, el colegio anuló un gol legal de Riki-, y otras veces en las manos de Toño. Domingos probó con la entrada de Valerón y Juan Domínguez para buscar claridad en ataque. Dos jugadores descartados en un principio por el técnico, a los que ha encomendado una remontada heroica que se convirtió en una utopía de balones colgados, entre reproches continuos del indignado respetable. Una indignación que fue a más cuando Siqueria anotó el tercero desde el punto de penalti, justo mientras Manuel Pablo abandonaba el césped rumbo a los vestuarios expulsado.

Ficha técnica:

Deportivo: Aranzubia; Manuel Pablo, Marchena, Zé Castro, Evaldo; Bergantiños (Domínguez, min. 78), Assunçao; Bruno Gama (Oliveira, min. 45), Pizzi, Salomao (Valerón, min. 62); Riki.

Granada: Toño; Nyom (Ortiz, min. 52), Íñigo López, Mainz, Siqueira; Recio, Mikel Rico; Torje, Aranda (Buonanotte, min. 68), Nolito (Iriney, min. 81); Ighalo.

Goles: 0-1, min. 45, Marchena (pp); 0-2, ,min. 50, Ighalo; 0-3 min. 94, Siqueira (p).

Árbitro: Ayza Gámez (colegio valenciano). Expulsó a Manuel Pablo y amonestó a Zé Castro, Marchena y Oliveira, por el RC Deportivo, y a Mainz, Rico y Siqueira, por el Granada CF.

Incidencias: partido correspondiente a la 23ª jornada de la Liga BBVA disputado en Riazor.

 

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.