Éxtasis blanquiazul

100

El Deportivo se impone en un derbi espectacular gracias a un golazo final de Lassad justo cuando el Celta había empatado el tanto inicial de Vila en propia puerta (2-1).

Los derbis son lo que tienen. Hablas de ellos cuando sale el calendario, el mes previo ya vas entrando en materia y la semana del partido es un hervidero. Que si jugará éste, que si jugará el otro, que si jugaremos así, o jugaremos asá. Total, para que a los 4 minutos un gol en propia puerta lo cambie todo. Porque se esperaba un Dépor dominador y un Celta a la contra, pero el gol de Vila en su meta que adelantó al Dépor echó por tierra cualquier planteamiento previo.

La jugada, eso sí, fue bonita. Combinaron Laure y Valerón en banda, el canario metió para Saúl, que centró raso al primer palo, Riki se adelanta a Vila de tacón y la suerte estuvo de su lado para que el remate desviado tocara en el defensa y se colara. Toda la suerte que tuvo ahí el madrileño se esfumó poco después, ya que Lassad lo sustituyó en una enésima lesión muscular.

Con el marcador en contra el Celta se hizo con el control del partido y con las ocasiones. El cuarteto ofensivo vigués se movía como pez en el agua entre el mediocentro y la defensa coruñesa, con la ayuda de un pedazo de jugador como es Álex López. Aranzubia hizo un nuevo milagro en el minuto 20 para salvar a bocajarro un disparo de De Lucas. Enfrente solo Salomão buscaba la profundidad, lanzado por Juan Domínguez o por Ayoze. El último pase, ese que diferenciar a buenos jugadores de los grandes, le faltó al portugués para que el Deportivo pudiera tener más opciones.

En la recta final de la primera parte, cuando por fin los de casa controlaban el juego, el Celta tuvo tres ocasiones clarísimas. En la primera, Laure salvó con el cuerpo el remate de Bermejo y en las otras dos, el tiro al muñeco evitó el tanto. El descanso, lejos de templar los nervios, los aceleró, ya que la intensidad con la que se salió en la segunda mitad fue brutal.

Juan Domínguez con un trallazo a la escuadra que salvó Yoel y Bermejo solo ante Aranzubia avisaron. El meta sacó otra mano a una falta de De Lucas. Acabado el arreón inicial el partido se calmó ligeramente gracias en parte a que el Deportivo lograba tranquilizar algo el juego. Salomão siguió haciendo de las suyas aunque Lassad no lo acompañó cómo debía en la mayoría de las ocasiones.

La entrada de Orellana revitalizó al Celta, que presionaba con las fuerzas en apariencia intactas, o porque las del Dépor estaban muy justas. El chileno se colocó en la izquierda y todo quedó a expensas de una contra mortal del Dépor o a que el devenir del juego provocase el empate. El ritmo duró poco, ya que cuanto más cerca estaba el final, más nervios aparecían, en ambos bandos, y que el colegiado no supo cortar.

Con el partido sin medio del campo llegó lo que se veía venir, el gol del Celta. Un jugadón de Orellana en la frontal, llevándose a todo blanquiazul que le salió a su paso, acabó con el cerrojo de Aranzubia. Pero lo que es un derbi, en un partido nefasto de Lassad, en el mejor momento celeste, y el tunecino que engancha el remate de su vida para por la escuadra marcar el 2-1 dos minutos después. Apoteósico.

Ese fue el digno final para un derbi espectacular, emocionante, en el que el Celta puso el juego pero el Deportivo puso la pegada. Galicia ha vuelto a recuperar un partido de Primera, y por qué no decirlo, de los mejores que podrían verse en esa categoría.

Ficha del partido:

Deportivo: Aranzubia; Laure, Colotto, Aythami, Ayoze; Juan Domínguez, Álex Bergantiños, Saúl (Bruno Gama, min.66), Salomão (Pablo Álvarez, min.86), Valerón; y Riki (Lassad, min.12).

Celta de Vigo: Yoel; Oier, Catalá, Vila, Roberto Lago (Bellvis, min.66); Álex López, Oubiña, David Rodríguez (Orellana, min.66), De Lucas; Iago Aspas y Mario Bermejo (Joan Tomás, min.57).

Goles: 1-0 Vila (p.p.), min.4; 1-1 Orellana, min.81; 2-1 Lassad, min.83.

Árbitro: López Acera (Colegio Extremeño). Amonestó con tarjeta amarilla a Laure, Álex Bergantiños, Juan Domínguez y Ayoze por el Deportivo y a Iago Aspas por el Celta.

Incidencias: Partido disputado en el estadio de Riazor, que registró un lleno total para la ocasión. Alrededor de 2000 aficionados visitantes.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.