La cantera pasa de ronda

304

En un encuentro propio de temprana eliminatoria de Copa del Rey, repleto de emoción y goles, el Deportivo se clasificó tras prórroga y 28 interminables penaltis, luego de ofrecer dos caras muy diferentes.

En esta campaña de recursos limitados, orientados éstos a la larga Liga Adelante y no a un torneo del K.O que tan solo se vuelve dulce pasado el ecuador de la temporada, el plan del Deportivo era previsible. Los más jóvenes, y también los hasta la fecha menos habituales, saltaron al Nuevo Arcángel de Córdoba con un objetivo sencillo: que la ahora extensa prole blanquiazul sumara minutos y experiencia en el fútbol de élite. Y lo harían en un terreno de juego en mal estado que poco ayudaba a un juego fluido.

Y durante la primera parte, los once del Dépor –malabares para cumplir la normativa de siete fichas profesionales mediante- cumplieron el mínimo: sumaron minutos y poco más. Porque fútbol, poco; y ocasiones, las justas. De hecho, cuesta encontrar en la primera parte algo destacable del equipo deportivista más allá de tres disparos lejanos –muy lejanos- de Juan Carlos que se marcharon a muchos metros de la puerta blanquiverde, una llegada de Cañi sin punch en el 45’ y los detalles que dejaba Bicho cada vez que entraba en contacto con el balón. Desbarajustada defensa, mediocampo perdido, equipo sin garra, nerviosismo generalizado. Mientras tanto, era el Córdoba quien ponía el fútbol; o al menos, la intensidad. Presionando al Dépor y encimando en cada jugada, con Caballero y Gálvez mandando, el equipo de Pablo Villanueva dominó el primer período, intentando buscar la espalda a la adelantada defensa coruñesa y produciendo desde las bandas. De todas formas, tampoco contaron los de la Mezquita con grandes ocasiones excepto una: el gol que abrió el marcador. Corría el minuto 22 cuando Carlos Caballero recuperó una pelota a 40 metros de puerta y, con el conjunto de Vázquez descolocado, avanzó por el carril central sin apenas encontrarse oposición hasta disparar desde más allá de la frontal para quitar las telarañas a la portería defendida por Fabricio. Robo, conducción y chut por la escuadra: uno a cero para los locales. No obstante, cabe reseñar una falta previa a Uxío que contribuyó al desajuste y dejó al canterano sangrando. No pudo el central recuperarse del impacto y en su lugar entró en el 27’ Stefan Deak, que aguantó el tipo exceptuando su expulsión, que incluso pudo haber llegado antes.

Y entre el tedio y la dejadez, dio el descanso sin mucha historia y aun menos diversión. Y tuvo que ser de traca la ‘regañina’ de Vázquez, pues el equipo que saltó al campo en la segunda mitad parecía otro completamente diferente al de la primera. Así, antes de que se cumpliera el primer minuto, el árbitro señaló un claro penalti sobre Luis Fernández tras un quiebro del de Burela. Sin embargo, lanzó y erró –también el rechace, que se topó con el larguero- Juan Carlos, desafortunado durante todo el encuentro. No obstante, el Deportivo mostraba otra cara y otra intensidad. Y en el minuto 4’ de la reanudación llegó el empate a balón parado. Teles colgó una falta lateral y Seoane, solo y por encima de todos, con un potente testarazo desde el punto de penalti, envió el balón a la red. Siguió la escuadra de Vázquez con esa tónica, y en tan solo diez minutos había triplicado su producción de los primeros 45’. Así, en el 59’ llegó el segundo. Eran los mejores momentos del encuentro para el cuadro deportivista, que robaba arriba, presionaba y triangulaba, con el equipo cada vez más suelto, más seguro, quizás una parte menos inexperto. De nuevo Teles –mucho más en la segunda mitad-, tras una gran conducción, asistió a Luis Fernández –colosal después de la reanudación- y éste, en un movimiento de experimentado ariete, aguantó a su par escondiéndole la pelota con la diestra para colocarla luego con mimo lejos del alcance de Juan Carlos. El reloj avanzaba y los herculinos, en unos minutos convertidos en desierto, parecían controlar el choque. Hasta que un error en cadena de la defensa blanquiazul en una falta lateral hizo que la pelota se topara con Abel, más que Abel con la pelota, y éste, en la primera pelota que tocaba, envió el esférico al fondo de las mallas. Dos a dos y quince minutos por delante. Quince minutos más cercanos al correcalles que al control, más de copa a partido único, de más emoción que juego. El cansancio hacia mella y el peligro que causaban ambos equipos era poco más que tímido, aunque el Córdoba se mostraba más entero e intentó inclinar el campo hacia el lado blanquiazul. Y a punto estuvo Pedro de finiquitar el encuentro en el 92’, después de que Fabricio midiera mal en su salida, pero Manuel Pablo salvó bajo palos y envió el partido a la prórroga. ‘No querías caldo, dos tazas’, que se suele decir. El problema que ya de por sí causaba la Copa a la escasa plantilla blanquiazul venía con tiempo extra incluido.

Un tiempo extra que, a estas alturas de la temporada, poco podía ofrecer. El Dépor ya jugaba con defensa de tres tras el cambio de Quique Fornos por Bicho y aguantaba su oportunidad frente a las ocasiones del Córdoba. Se marchó expulsado Deak a falta de cinco minutos, pero el resultado se mantuvo hasta el 120’ y fueron los penaltis -28 exactamente- los que decidieron el pase del conjunto herculino.

Ficha técnica

Deportivo: Fabricio, Manuel Pablo, Bergantiños, Uxio (Deak, min.27), Seoane, Wilk, Teles, Cañi (Dani Iglesias, min.63), Bicho (Quique Fornos, min.87), Juan Carlos, y Luis Fernández.

Córdoba: Juan Carlos, Campabadal, Fran Cruz, Bernardo Cruz, Samuel, Galvez (Abel, min.73), Caballero, Joselu (Pedro, min.53), Pacheco (Lopez Silva, min.53), Uli Dávila y Strahman.

Goles: 1-0, Caballero, min.22. 1-1, Seoane, min. 49. 1-2, Luis Fernández, min.58. 2-2, Abel, min.73.
Penaltis: Seoane, gol. Abel Gómez, fallo. 1-0. Juan Carlos, gol. Caballero, gol. 2-1. Wilk, gol. López Silva, gol. 3-2. Luis Fernández, gol. Strahman, gol. 4-3. Dani Iglesias, fallo. Uli Dávila, gol. 4-4. Bergantiños, gol. Pedro, gol. 5-5. Manuel Pablo, gol. Samuel, gol. 6-6. Quique Fornos, gol. Fran Cruz, gol. 7-7. Teles, gol. Bernardo, gol. 8-8. Fabricio, gol. Juan Carlos, gol. 9-9. Seoane, gol. López Silva, gol. 10-10. Juan Carlos, gol. Caballero, gol. 11-11. Wilk, gol. Strahman, gol. 12-12. Luis, gol. Uli Dávila, fallo. 12-13.

Árbitro: Lesma López (colegio madrileño).Mostró tarjeta amarilla a Wilk, Samuel y López Silva y expulsó a Deak por doble cartulina ya en la prórroga.

Incidencias: partido correspondiente a la 2ª Ronda de la Copa del Rey 2013/2014 disputado en el estadio Nuevo Arcángel de Córdoba ante 9.783 espectadores, incluida la representación blanquiazul mediante la peña de reciente creación Al Sur de Riazor.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.