Lassad se va con Túnez y podría haber dicho adiós al Deportivo

112

La primera oferta de renovación no cuajó y el Club espera respuesta por una segunda que tiene ya sobre la mesa. El jugador reconoció el domingo que no se iba a quedar.

Lassad Nouioui podría no volver a vestir la camiseta del Deportivo tras ser convocado por la selección de Túnez para disputar dos partidos de clasificación para el Mundial 2014. El delantero ha viajado hoy hacia la concentración de su equipo nacional y no jugará el que podría ser su último partido como deportivista ante el Villarreal B.

Su continuidad quedó cuestionada tras el partido contra el Huesca, cuando a pie de campo reconocía que no se iba a quedar en A Coruña. “Todavía no sé a dónde voy a ir pero sé que no me quedo”, dijo ante los micrófonos de Onda Cero. Desde esta tarde quedará concentrado con su selección y la próxima semana podría confirmarse su definitivo adiós y su nuevo destino .

Marcó su primer gol en Primera un 5 de abril del 2009 frente al Espanyol. Hasta su último tanto frente al Xerez en Chapín acumula 26 goles con el Dépor. Había hecho 17 con el Fabril.

Por lo de pronto, el franco-tunecino se lleva consigo 18 goles en su haber entre Liga y Copa y la vitola de ser el ‘pichichi’ del equipo que puede convertirse el mejor campeón de la historia de la Segunda División. Cuarenta y tres goles en cinco años engrosando las filas de Fabril y Deportivo desde su llegada en invierno del 2008.

Convenció al cuerpo técnico en tres entrenamientos

Se curtió en las calles de Marsella junto a Nasri y llegó de rebote al Mundo del Fútbol. Ofrecieron sus servicios en Escocia pero las pretensiones de su agente lo apartaron de la élite. Así aterrizó en Abegondo, donde estuvo tres días a prueba y cayó lesionado. “No nos hicieron falta más. Nada más verlo ya nos dimos cuenta de su enorme calidad, de su talento”, decía Tito Ramallo en 2009.

De confirmarse su salida, seguiría los pasos de Guardado –oficialmente nuevo jugador del Valencia- y, quién sabe, de un Colotto que sigue siendo la gran incógnita del deportivismo y por el cual Lendoiro ha hecho una última tentativa para que las lágrimas que el argentino ocultó al ser llevado ante los Blues no se conviertan en lágrimas de despedida.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.