O noso derbi desde fuera: Juan Carlos Real y David Rochela

28

Dicen que cuando hay un derbi los de casa lo sienten de una manera especial, distinta a los demás. Durante muchos años, Juan Carlos Real y David Rochela fueron rivales del Celta con el Deportivo. Primero en categorías inferiores y más tarde como jugadores del primer equipo. Criados en Abegondo, coruñés y pontés saborearon las mieles de un partido que no deja indiferente a nadie, ni siquiera a los que pierden. Hoy, en las horas previas al choque, hemos hablado con ellos para desmenuzar pasado y presente.

¿Cuál es tu primer recuerdo de un derbi?

David Rochela: Pues realmente tengo recuerdos fantásticos, pero el primero que tengo marcado es el partido en el que se lesiona Manuel Pablo. Quien me diría a mi que años después iba a estar compartiendo vestuario con él.

Juan Carlos Real: El que se me viene a la mente es aquel del 0-5 en Balaídos, con la patada de Vagner a Tristán. Esos años que siempre que íbamos allí ganábamos. Ahora me acuerdo de algún resultado más, pero esos años de Valerón, Fran, Tristán… Cómo las armaba toda esta gente.

¿Cómo eran las horas previas a disputarlo?

DR: Pues tratas de afrontarlo como un partido más pero es imposible. Desde que empieza la semana huele a derbi en los entrenamientos, por las calles, los aficionados… Hay que saber manejar esa excitación porque sino puede ir en tu contra.

JC: Yo no llegué a jugar ninguno con el primer equipo, solo jugué en categorías inferiores y con el Fabril en Segunda B, pero es bonito, emocionante… Porque cuando eres profesional más o menos siempre suele haber la misma gente (en la grada), pero cuando era más pequeño, eran casi los únicos partidos que veías que había más gente. Gente que no estaba acostumbrada a venir, que hacía un poco más de presión. Luego ya en Segunda B, que era la cosa más seria, la gente calentaba mucho los partidos desde fuera. Son experiencias, se viven con un poco más de intensidad, de motivación… Cómo lo vives en los partidos importantes. Siempre se está un poco más alterado, la verdad.

¿El más especial como jugador? ¿Y como aficionado?

DR: Como jugador el 2-3 en Balaídos con el gol de Borja Fernández. Fue una sensación increíble. Y como aficionado el 0-5.

JC: Cuando era pequeño habré jugado bastantes, en cadetes, juveniles… Quizás aquí un Dépor-Celta juvenil en Abegondo que habíamos ganado ya la liga y nos hicieron el pasillo. Creo que acabamos ganando el partido 4-0 o 4-1. Había sido una buena temporada, yo era juvenil de tercer año. Y lo especial de que el Celta te haga el pasillo aquí en casa. Es algo bonito, algo que queda para el recuerdo y para la foto y poco más.

Y como aficionado, uno reciente, yo entrenaba con el primer equipo por aquella época, y era del Fabril; el 2-1, el año de Segunda con el gol de Lassad. Estaba en la grada y la verdad es que había mucha tensión también. (Lassad) justo marcó después del gol de ellos y ver cómo el estadio pasó, en minutos, de quedarse en silencio al éxtasis, pfff… Da impresión ver como todo Riazor saltó del asiento. Fue una emoción muy grande, que recuerdas, porque se vivió mucho.

¿Qué gol celebraste más?

DR: El de Borja (en Balaídos) sin ningún tipo de duda.

JC: A lo mejor celebré más alguno de cuando jugaba (se ríe). Algún gol de cuando era juvenil, que había marcado allí en A Madroa, algún gol bonito. Pero bueno, como aficionado y ya también siendo jugador del Dépor y sintiéndolo todavía más, el gol de Lassad creo que quedó grabado en la memoria de la gente. Por cómo se produjo y porque fue un gran gol, evidentemente. Yo creo que generó mucha emoción, la verdad.

¿Alguna anécdota que recuerdes de alguno?

DR: En División de Honor de juveniles nos jugábamos ser campeones en A Madroa si éramos capaces de sacar los 3 puntos. Nos pusieron el partido a las 10:30 de la mañana (horario nada habitual en esa categoría). Fuimos a Vigo y había niebla. Recuerdo que nosotros no sabíamos todavía si se jugaba o no y mitad de los jugadores de ellos ya se habían ido del campo, no les gustaba la idea de que pudiéramos celebrar el título allí. Por suerte unas semanas después pudimos jugar el partido y proclamarnos campeones en su campo.

JC: Lo del pasillo que te dije. Ese detalle. Y luego cualquier tontería que puede pasar dentro del campo, pero nada más que no se haya visto ya muchas veces.

¿Algún momento que te marcara o llamara la atención en un derbi?

DR: En el partido del 2-3 después de celebrarlo con los aficionados nos metimos en el vestuario y, de todo lo que cantaban, volvimos a salir a saludarlos ya con todo el estadio vacío.

¿Quién era el que más los vivía y se lo transmitía al resto?

DR: Yo creo que en las categorías inferiores y gente que sale de la cantera el sentimiento es mucho más grande. Los futbolistas que vienen de fuera conocen lo que representa ese partido por lo que ven y les cuentan, pero es normal que no lo sientan igual que la gente de la tierra que lleva 10 años en el club.

¿Desde dónde vas a ver el partido de este sábado?

DR: De la mejor manera, en As Pontes, en casa con mi familia.

JC: En principio iré al estadio.

¿Te atreves con un resultado?

DR: Yo creo que habrá goles y diré un 3-1 para el Dépor.

JC: Hombre, claro, por supuesto. Que gane el Dépor, evidentemente. Y vamos a poner un 2-0 así, contundente y con la portería a cero, que es importante.

Sobre el Autor

Estudiante de Comunicación Audiovisual (UDC) y futbolista. Juntando letras sin que suenen mal (o intentándolo). Los domingos me dejo ver a través de la otra pantalla en el En Xogo de la TVG.