Títulos y trofeos en propiedad

0

Augusto César Lendoiro, expresidente del Deportivo, reflexiona sobre el hecho de que los equipos reciban un préstamo de los trofeos de Liga y Copa del Rey, mientras que el de la Supercopa se recibe en propiedad.

La entrega del Presidente Rubiales a Messi del Trofeo en disputa me recordó lo injusto que es que el vencedor de Liga y Copa lo reciba en préstamo, mientras el ganador de la Supercopa lo recibe en propiedad.

Hace años, en una reunión de la Junta Directiva de la RFEF, le propuse al Presidente Villar que se modificase la normativa y se entregase en propiedad el trofeo que recibe el campeón de Liga y el de Copa del Rey. A Ángel María Villar, al que agradezco su confianza y estoy seguro de su honestidad, le costaba modificar una norma que, más que histórica, habría que catalogar de prehistórica.

Él, muy astuto, le pasó la “resolución” del caso a una supuesta comisión, y todos sabemos lo que ocurre cuando un Presidente crea una comisión. Yo, un par de veces al año, le planteaba de nuevo la cuestión y él me respondía con el estribillo de “lo está estudiando la comisión”, una comisión que, estoy seguro, no se llegó a constituir.

Pienso que mi planteamiento era más que acertado porque es muy difícil llegar a entender que, con lo que cuesta alcanzar en España un título de Liga o de Copa del Rey -y lo digo por experiencia propia- no se entregue en propiedad el Trofeo en disputa al ganador de cada edición. Y ojo, porque no estamos hablando de costes como pueden ser los del Teresa Herrera o Carranza, que curiosamente se entregan en propiedad al ganador de cada año, sino de un Trofeo digno, como lo es el actual, de lo que ese título representa.

Nos hemos quedado en la época de la “Altamira del fútbol” al tener que conseguir ese título tres veces consecutivas o cinco alternas para tener el trofeo en propiedad, lo que supone, además, una medida que perjudica claramente a los equipos pequeños porque ya son muy pocos los que pueden presumir de un campeonato, pero si tienen que hacerlo tantas veces como exige la Federación la dificultad se torna en imposibilidad.

Por si surgen dudas los datos son elocuentes. Sólo nueve clubs han conquistado el título en la historia de la Liga, y algunos más la Copa, pero únicamente cinco (Real Madrid, Barcelona, Athletic, Atlético de Madrid y Valencia) pueden mostrar legalmente en sus vitrinas el Trofeo auténtico, lo que hace que me pregunte si es justo que ni la Real Sociedad, ni el Sevilla, ni el Betis, ni el Deportivo tengan en sus vitrinas el Trofeo que le entregaron ese día que toda la ciudad recuerda como el mayor acontecimiento festivo vivido en su historia.

No es justo. La triste realidad es que apenas disfrutas unos meses del Trofeo. En la primavera se produce trueque, y, mientras tu devuelves el original, con la misma tristeza del que se despide de algo o alguien querido que es muy posible que no lo vuelva a ver nunca, -los gallegos de eso sabemos mucho-, la Federación te envia una réplica de tamaño tan reducido que hace muy difícil convencer a alguien que ese objeto minúsculo es el único objeto que certifica aquel momento histórico.

El mejor ejemplo que podemos poner de esta escena de auténtico teatro del absurdo es que el trofeo en propiedad que recibimos por haber ganado la considerada “Mejor Liga del Mundo”, es exactamente el mismo que recibe, también en propiedad, el Campeón de España de la Liga de Juveniles. No es una broma. El Deportivo tiene las dos y para distinguirlos tienes que fijarte en la placa de cada uno. Increíble.

Al Presidente Rubiales le pediría que acabase ya con esta incongruencia aprobando la unificación del sistema para que ya en la temporada 2018-19 se entreguen en propiedad a los vencedores, ya en propiedad, los trofeos de Liga y Copa, como se viene haciendo con la Supercopa.

Es época de cambios. Está en su mano hacer justicia con todos los clubs vencedores en la historia de la Liga y de la Copa de España. Los clubs se lo merecen.

Augusto César Lendoiro
Ex-Presidente del R.C.Deportivo

Sobre el Autor