Últimos apuntes del derbi

56

El análisis de Riazor.org cambia de formato. Ahora encontrarás valoraciones, apuntes, detalles y/o análisis de personajes concretos del partido. Qué mejor manera de estrenarlo que hacerlo en el partido ante el Celta.

1. Prometo que es sin mala intención y sin actitud populista, pero creo que conviene recordar la frase más repetida los días previos en las redes sociales por aficionados, canteranos, exfutbolistas y veteranos. “Los derbis no se juegan, se ganan”. Y el Dépor volvió a ganar. Los blanquiazules acumulan tres victorias y un empate en los últimos cuatro clásicos gallegos.

2. Hugo Mallo. Imágenes que es mejor no recordar del futbolista de Marín. Inconcebibles para un deportista profesional que representa a un club como el Real Celta de Vigo. Aquí lo explicamos mejor.

3. En el partido hay dos acciones clave. La primera y más identificable es la expulsión de Iago Aspas que condiciona lo que queda de encuentro (cerca de una hora). La segunda, el golazo de Sílvio. El Dépor empezaba a replegarse demasiado y el Celta comenzaba a coger galones. Tras el gol, los de FV se sintieron más cómodos y se soltaron la melena en ataque.

4. El chirlo de Sílvio es de esos disparos que se meten uno de cada 100. La intención del luso, no obstante, era ésa y la parábola quedó perfecta. Preciosa. Curioso que dos de los mejores goles de la temporada los hayan marcado laterales. No nos olvidemos del de Manuel Pablo en Copa. Un Manuel Pablo que hizo ayer su mejor encuentro de la campaña.

5. Carlos Marchena. Arrastraba molestias, pero el sevillano no quiso perderse un partido de este calibre. Desquició al delantero de Moaña y generó una situación muy cómoda para su equipo. “Marchena es un tío listo, que provoca esas situaciones y lo ha hecho genial. Me gustaría que estuviese en mi equipo para hacer eso”, dijo Bermejo a los micrófonos de la COPE.

6. Juan Domínguez. Es de recibo valorar la más que aceptable actuación del mediocentro de Pontedeume tras llevar varias semanas sin ritmo de competición. Aportó temple, descaro y un reconocible trabajo en la medular deportivista. Titular en tres de las cuatro victorias del Dépor en Liga.

7. Conexión Riki-Valerón. Se conocen y se entienden a las mil maravillas. El de Aranjuez sabe que cuando el de Arguineguín tiene el balón debe desmarcarse. Y así se crearon dos grandes oportunidades en la primera mitad, una de ellas acabó dentro de las redes de la portería defendida por Javi Varas. El abrazo que se dan cuando Valerón se sienta en el banquillo refleja la complicidad que existe entre ambos.

8. Hablando de Valerón, no me quedaré sin alabar el excelso encuentro que realizó ante el Celta. A un toque, a dos, con calma, con mayor rapidez, por arriba, por abajo. Como quiso y cuando quiso. Además añadió un encomiable repliegue físico a su papelón en el derbi. Dos asistencias que son seda pura.

9. Para finalizar, el derbi nos trajo algo que no se veía desde hace cerca de 6 años. La victoria contra el Celta resucitó las carreras de Fernando Vázquez, que no pudo contenerse en la celebración del gol de Sílvio y recorrió unos veinte metros de la banda de Riazor. A su salida del estadio, recibió “un baño de masas”, tal y como él mismo definió.

Sobre el Autor

Periodista. 1986. 10 años en Riazor.org. Ahora, en BeIN Sports y GOL.

Comentarios están cerrados.