Xoel: “El Dépor es un símbolo de mi infancia y un referente de mi ciudad, de mi vida”

122

Xoel López (A Coruña, 1977), conocido popularmente por su etapa como ‘Deluxe’ y por ser uno de los artistas más sonados del panorama indie español, charla con Riazor.org acerca de otra de sus pasiones: el Deportivo. Hace dos años decidió dar un giro a su vida musical y emprender una nueva etapa al otro lado del charco.

Desde entonces, este coruñés vive en Buenos Aires (Argentina) y tras año y medio moviéndose por Latinoamérica tocando en diferntentes salas, teatros y festivales de los diversos países que fue visitando, regresó a España para ofrecer una pequeña gira junto a más de 30 invitados. Con ‘La Caravana Americana’, volvió a pisar Galicia y se encontró de nuevo con el Deportivo en Segunda División, veinte años después. Por entonces, Xoel ocupaba todos los domingos en Riazor su butaca en General para animar a un equipo que estuvo a diez minutos de consumar un descenso a Segunda B. “Lo vivimos como si hubiésemos ascendido a Primera!”. Así describe el día en el que Vicente Celeiro y su gol agónico impidieron el desastre.

Desde la quinta provincia gallega, Xoel nos cuenta cómo sigue al equipo, el sufrimiento de un deportivista en la diáspora que al tiempo que prepara su nuevo disco lleva consigo los colores azul y blanco allá por donde pisa.

Pedro Díaz:Te vas a Buenos Aires, dos años después vuelves con la Caravana Americana y todo cambia en A Coruña. Aquel Dépor que viste en Champions lucha por el descenso, termina en Segunda, la ciudad cambia de colores políticos por primera vez en democracia, la gente se vuelca más que nunca con el equipo… Un vuelco brutal para, por lo menos, darse un ‘paseo en bicicleta por la Playa de Riazor’ y echarse a pensar, ¿no?

Xoel López:La verdad es que fue lo primero que pensé cuando volví para hacer gira de verano este año. ¡Menudo cambio! Además ahora ya no vivo en Madrid si no que los meses que paso allá me quedo en Coruña así que lo he vivido más intensamente si cabe. De toda formas tengo que decir que estoy disfrutando mucho del depor de 2ª, no está siendo tan terrible. De alguna manera la Primera División es muy aburrida y todos sabemos el porqué.

PD: Ha tenido que descender el equipo para que se crease todo un brote sin precedentes de deportivismo. ¿Los grandes movimientos y las reacciones humanas más destacables solo llegan ante los hechos más radicales?

XL:Yo creo que es en los momentos de debilidad cuando se tiene que demostrar el apoyo real a un equipo y parece que los deportivistas somos gente fiel, que estamos en las duras y las maduras. A mí me genera un sentimiento de orgullo brutal pensar en cómo ha reaccionado la gente. Cada vez que veo al Dépor perder pero la gente animando se me ponen los pelillos de punta. Me identifico con eso más que con la crítica permanente del seguidor amargado. Además el Dépor nos ha dado también muchas alegrías, es el momento de estar ahí, de apoyar más que nunca.

“No sé cuánto más puede durar esto, quizás vivamos una revolución y todo cambie, incluído el fútbol como lo entendemos ahora”

PD: Tú que llevas dos años en Buenos Aires podrás constatar que el fútbol puede que sea una de las cosas que más emociones mueve en el mundo.

XL:Totalmente. Ya sabéis cómo es aquí la cosa. La pasión con la que se vive. Hay unos cuantos ‘youtubes’ que dan buena cuenta de ello… Yo no estoy yendo a muchos partidos aquí pero he ido alguna vez y hay un ambiente acojonante. También te digo que a veces me da la sensación de que no están ni viendo el partido. Es puro cántico. Es otra manera. Animando a sus equipos; desde luego es de las mejores ligas del mundo. Yo aquí “hincho” por el River por una cuestión de afinidad con amigos y familiares y es curioso que hayan descendido a 2ª a la vez que el Dépor, toda una señal para mí…

PD:¿Crees que se perdió la esencia del fútbol como deporte del pueblo para convertirlo, hoy, en el deporte del billete al servicio del mercado?

XL:Es algo general. Es el sistema que nos tocó vivir. El dinero manda. Yo no sé cuánto más puede durar esto, quizás vivamos una revolución y todo cambie, incluído el fútbol como lo entendemos ahora. El dinero no puede justificarlo absolutamente todo, falta un grado de sentimiento en las cosas, un cariño, incluso me atrevería a hablar de cierta falta de espiritualidad y sabiduría emocional en la sociedad actual. Quizás estoy exagerando un poco pero es cómo lo veo a día de hoy.

España en general ha cambiado muchísimo. Entonces te daban el palo en el camino al estadio…

PD:¿Cómo recuerdas tú aquel fútbol de hace 20 años cuando ibas a Riazor cada domingo? Para quien no lo sepa, eres de la generación que vio jugar al Dépor en Segunda y casi en Segunda B si no lo impide el gol de Vicente Celeiro.

XL:Sí, jajaja! Siempre cuento esa anécdota y mis amigos ya me tienen por pesado. Pero es que fue muy emocionante y me acuerdo perfectamente . Estaba en “especial niños”. Joder… en el min. 47 de la 2ª parte si no recuerdo mal… ¡Lo vivimos como si hubiésemos ascendido a 1ª División!! Yo iba con mi vecino Luis De La Peña e íbamos todos los domingos a ver al Fabril y al Dépor consecutivamente. Era otro mundo. Tengo un montón de recuerdos de aquella época. Me acuerdo de la peña “Barrio Sésamo” por ejemplo, de los cánticos del momento: “Saca el machete Portela saca el machete” o lo mismo con Lasarte, etc… También me acuerdo de que fue en el estadio cuando me enteré por ejemplo de la muerte de Fernando Martín, nos lo contó un recoge-pelotas que llevaba una radio pequeñita. En el momento no me lo creí, hasta que llegué a casa. Yo era también seguidor acérrimo del baloncesto y Fernando Martín era el primer español que estaba en la NBA… y morir de esa forma tan violenta… No sé, fue muy triste. También me acuerdo de cortar papeles de periódico para tirar en los goles, de oler por primera vez un cigarrillo con un olor muy fuerte y decirme mi amigo que eso era “un porro” y claro, flipabas… Ya te digo que eran otros tiempos muy diferentes. España en general ha cambiado muchísimo. Entonces te daban el palo en el camino al estadio…

PD:Conocemos al Xoel López con la ‘máscara de Deluxe’ pero, ¿cómo era y cómo es ahora el Xoel López deportivista?

XL:Yo creo que, en esa época de hace años en Segunda y actualmente son los momentos en los que me he sentido más cerca del Deportivo en mi vida. Es curioso porque ahora estando tan lejos me pasa que siento los colores mucho más profundamente. Es algo que me pasa en general con Galicia, tengo que decir. Pero por supuesto el Dépor es un símbolo de mi infancia y un referente de mi ciudad, de mi vida.

PD:¿Cómo sigues al equipo desde allí?

XL:Lo veo online, me busco la vida. A veces lo paso mal porque se corta y tal. Sobre todo ahora en Segunda es más complicado encontrar links e imágenes de calidad. Es curioso porque con la diferencia horaria a veces me veo madrugando para ver fútbol!! Pero para mí es una cita ineludible, es mi forma de reencontrarme con mis orígenes durante un par de horas.

PD: Un coruñés, un deportivista solo en la jungla del fútbol argentino, vaya.

XL: Normalmente lo veo solo pero no me siento para nada solo. A veces también lo veo con amigos coruñeses que están aquí como Arturo Lezcano (amigo y colaborador en la Caravana Americana) o amigos argentinos que han vivido allá y son del Dépor.

PD: Giraste en tus inicios más ‘brit’ o ‘beat’ por Inglaterra y ahora abres tus miras a Latinoamérica. ¿Qué significa por allí el Dépor?

XL:Pues es muy conocido aquí por sus épocas de competición europea. Digamos que nos hemos hecho un nombre internacional para siempre, yo creo. Cuando aquí voy a jugar al fútbol con la camiseta la mayoría lo conocen. Aquí siguen bastante el fútbol europeo y hay mucho gallego al fin y al cabo. Los locales siguen mucho a sus jugadores fuera de su país. Por ejemplo, de gira en México me llamó mucho la atención la cantidad de camisetas del Dépor que llevaba la gente por la calle. Obviamente con el número y el nombre de Guardado que es todo un referente del fútbol en México y que, por cierto, creo que está jugando muy buen fútbol este año.

PD: Casi 25 mil socios, estando en Segunda y tras 20 gloriosos y cómodos años en Primera. No sé si nos quedamos cortos llamando a lo de esta afición un ‘amor valiente’ de los de verdad.

XL:Jajaja! Pues sí, pero es que es así, vamos a estar ahí pase lo que pase. Sin dejar de ser exigentes pero apoyar en positivo siempre. Además está demostrado que se saca mejor rendimiento al aplaudir y premiar la buenas acciones más que criticando y castigando las malas.

PD: Dos días claves en la historia del Deportivo. La consecución de la Liga y el descenso ante el Valencia. ¿Qué hacías?

XL: Estaba en Argentina. Tenía un cumpleaños ese día, imagínate mi cara!! Me puse triste pero se me pasó relativamente rápido al pensar en el siguiente objetivo. ¡Había comprado “Estrella Galicia” para celebrarlo y todo…! Es duro descender pero más duro es estar lejos y viéndolo solo online y en casa. Me acuerdo que esos meses me pasaba las semanas pendiente de los resultados de los otros también, haciendo cálculos… Fue terrible y al final la verdad es que tuvimos mala suerte. Podía haber bajado cualquiera de los 10 últimos… A mí me mató aquel empate del Sporting en los últimos minutos en Gijón a falta de 3 o 4 jornadas, creo que eran.

“Me mató aquel empate del Sporting en los últimos minutos en Gijón a falta de 3 o 4 jornadas”

PD:¿Qué crees que falló para terminar en Segunda?

XL:Pues eso, un poco de mala suerte básicamente y quizás ¿cierta desidia? No me refiero al final si no más bien en el transcurso de la Liga. La verdad es que la Primera es un poco coñazo a veces con el bipartidismo y todo eso… Yo estoy disfrutando mucho este año del Dépor. Con nuestros sustos como el del Alcorcón pero estamos viendo buen fútbol y sobre todo goles. Creo que estamos viviendo un momento muy dulce y tenemos que disfrutarlo a tope.

PD: Pregunta clásica y manida en una entrevista a Xoel López…”Vivir es aprender a ver en la oscuridad” nos dices en tus letras. ¿Se puede aplicar, más que nunca, a la andadura del Deportivo en Segunda?

XL: 100%, amigo. Absolutamente. ¡No podía venir más al caso!

PD:Has dicho muchas veces que el haberte ido y el haber viajado te ha dado amplitud de miras y te ha reciclado musicalmente. ¿Lo ves un poco como el descenso de un Dépor viciado en los últimos años? ¿Servirá el descenso para dar un pasito atrás y comenzar renovados una nueva escalada?

XL:De hecho me sentí muy identificado con el Dépor este año en ese sentido. Yo decidí en un momento dado venir a América, en parte, para volver a enfrentarme a la adversidad de empezar casi de cero y con menos comodidades. Como un aprendizaje. Un recordatorio. Es un buen ejercicio de humildad y un momento en el que aprendes mucho. No hay nada peor que la comodidad absoluta y la desidia. Seguro que si volvemos a Primera vamos a volver con más ganas que hace 1 o 2 años.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.