Álex Bergantiños apunta hacia el ascenso

0

Los tres futbolistas cedidos por el Deportivo durante esta temporada fueron titulares esta jornada, aunque tan solo Álex Bergantiños pudo saborear la victoria. Róber no logró pasar del empate y vio como el Levante prolongaba de esta forma su mala racha de resultados. Peor suerte corrió Saúl, ya que el Numancia cayó derrotado en su propio feudo y se aleja de los puestos de playoff.

Punto final a la era Muñíz. (Levante 1-1 Espanyol)

Una racha de quince jornadas sin conocer la victoria ha terminado por poner fin a la estancia de Juan Ramón López Muñíz al frente del Levante. Los granotas afrontaban el duelo contra el Espanyol como una auténtica final y una ocasión inmejorable para reencontrarse con el triunfo y así poner de nuevo tierra de por medio con el descenso, una posibilidad que acariciaron con la yema de los dedos al enfilar los minutos finales con ventaja en el marcador. Sin embargo, un despiste defensivo permitió que Baptistao igualase la contienda con un gol en el minuto 90 que supuso que el club levantinista tomase la decisión de destituir al técnico asturiano y situar al frente del primer equipo al hasta ahora entrenador del filial, Paco López.

Después de disputar parte del encuentro ante el Alavés partiendo desde el banquillo, Róber regresó a la titularidad y completó los noventa minutos de juego frente al Espanyol. El coruñés formó pareja con Cabaco en el eje de la zaga cuajando una buena actuación en lineas generales y sin apenas concesiones a uno de los delanteros más en forma del campeonato como Gerard Moreno. En ataque también se sumó en las acciones a balón parado y en una de ellas peinó un balón que a punto estuvo de acabar en el fondo de las mallas. Sin embargo, el despiste defensivo general que trajo consigo el gol de la igualada por parte de los pericos ensombreció su actuación.

El Sporting homenajea a Quini con una victoria (Sevilla Atlético 0-1 Sporting de Gijón)

La difícil semana vivida en el seno del Sporting de Gijón a raíz del repentino fallecimiento el pasado martes de toda una institución, no solo del conjunto sportinguista sino del fútbol nacional, como era Enrique Castro “Quini” tocó a su fin con una ligera alegría en forma de victoria. Los rojiblancos rompieron el maleficio que parecía perseguirles desde octubre en sus encuentros a domicilio y se impusieron por la mínima en su visita al Sevilla Atlético (0-1), colista de la categoría. Un solitario tanto de Rubén García a la media hora de juego fue suficiente para homenajear a Quini y dedicarle un triunfo que aúpa a los de Rubén Baraja a los puestos de playoff quince jornadas después.

Tras la exhibición ofrecida la pasada semana Álex Bergantiños completó un partido mucho más gris, en clara sintonía con el nivel mostrado por su equipo en tierras hispalenses. El coruñés no fue capaz de imponer su autoridad en la medular y estuvo menos participativo y acertado en la distribución que de costumbre, pero aún así cabe destacar su contribución a la hora de contener el arreón final del filial sevillista. Precisamente una pérdida de tiempo durante la prolongación le costó una cartulina amarilla que lo convierte en baja segura para la próxima jornada.

El Numancia se desinfla. (Numancia 1-2 Zaragoza)

El Numancia no está atravesando un buen momento y esta jornada ha visto como los problemas que estaba sufriendo a domicilio se trasladaban a su propio feudo. Después de casi cuatro meses sin conocer la derrota en Los Pajaritos el Zaragoza fue quien puso fin a la racha de los rojillos en su estadio al imponerse por la mínima en el conocido como derbi del Moncayo (1-2), un encuentro con muchas alternativas y con un gran ambiente en las gradas. Tercera derrota en los últimos cuatro partidos para los de Jagoba Arrasate que de esta forma se caen de los puestos de playoff de ascenso.

Saúl sigue totalmente afianzado en el equipo titular del conjunto rojillo aunque en esta ocasión no disputó la totalidad del encuentro ya que fue sustituido a menos de diez minutos para la conclusión en un cambio netamente ofensivo que buscaba lograr una igualada que finalmente no se produjo. En el plano individual el cántabro cumplió pero sin el brillo y la notoriedad de otros encuentros. Cerró bastante bien su costado pero sufrió en la marca y las ayudas a la hora de defender los muchos balones colgados al área por el conjunto maño desde la banda opuesta. En ataque se prodigó menos de lo habitual y sin crear demasiado peligro.

Sobre el Autor