Como el Ave Fénix

23

Habrá tiempo para calcular el mérito de Pepe Mel en la última semana del Dépor, pero lo cierto es que su llegada ha resucitado a un equipo del que tras salir de Butarque sólo quedaban las cenizas. Al empate en Riazor ante el Atlético suma un triunfo decisivo en el Molinón. Sin brillo, sin florituras, pero al menos con 14 jugadores en el campo dejándose la piel, algo que no siempre sucedió en los últimos meses. La primera victoria blanquiazul fuera de casa aleja el descenso y permite afrontar a tope de moral una nueva final, la del miércoles contra el Betis.

Sabiendo que la inferioridad física era evidente, salió Pepe Mel dispuesto a hacer el encuentro lento, difícil de digerir. Con Luisinho por delante de Navarro la banda izquierda quedaba tapada, pero quedaba por resolver el otro costado, con un Burgui que sigue en estado de gracia. El canterano del Madrid fue el gran problema de la defensa blanquiazul y por ahí llegaron las mejores ocasiones del Sporting. Primero con un remate alto de Sergio Álvarez, con todo a favor, y luego con un disparo seco del propio Burgui que Lux despejó con la yema de los dedos.

Para esta última ocasión ya el Dépor había desperdiciado un penalti a pies de Çolak. El turco asumió la responsabilidad después de una de esas escenas habituales en la que varios compañeros se pelean por tirar la pena máxima y acabó lanzándolo horrible. Cuéllar no sólo le adivinó la intención, sino que incluso blocó el balón sin problemas.

No estaban los blanquiazules para desperdiciar ocasiones, ya que si bien había controlado bastante bien el ímpetu del Sporting, con balón tenía serios problemas para llegar al área rival. Mantener la posesión no era un problema, sobre todo con Mosquera, que ha regresado, moviendo al equipo con maestría, pero Çolak estaba demasiado sólo a la hora de crear entre líneas. En uno de los balones directos a Andone, que volvió a pegarse con todo sportinguista que le salió al paso, el rumano forzó un saque de esquina que precisamente convirtió en gol en mediocentro coruñés. Esperó paciente en el segundo palo y libre de marca sólo tuvo que cabecear el balón.

El gol al filo del descanso terminó por definir el plan deportivista, que tras el paso por los vestuarios salió definitivamente decidido a guardar la ropa. Mel centró definitivamente a Fayçal para presionar la salida de balón y dio entrada a Gil por Çolak para completar la simetría en las dos líneas de cuatro. Douglas tomó el relevo de Burgui en la derecha y le puso a Traoré la oportunidad del empate, pero el cabezazo del gigante se marchó fuera.

Rubi se la jugó metiendo a tres delanteros y el asedio del Sporting fue total, con el Dépor debajo del larguero y sin capacidad para asustar a la contra. Con tanta acumulación llegó la mejor ocasión local. Carlos Castro mató un balón en el área y de nuevo apareció Traoré, que fusiló a Lux sin miramientos, pero el argentino, ya cayendo, sacó una mano salvadora que vale tres puntos y media permanencia.

FICHA TÉCNICA

Sporting de Gijón: Cuellar; Douglas (Cop, min.75), Meré, Amorebieta, Canella; Sergio, Vesga; Carmona, Moi Gómez (Víctor Rodríguez, min.14) (Carlos Castro, min.66), Burgui; Traoré.

RC Deportivo: Lux; Juanfran, Arribas, Sidnei, Navarro; Borges, Mosquera; Fayçal, Çolak (Carles Gil, min.57), Luisinho (Ola John, min.84); Andone (Joselu, min.66).

Goles: 0-1: Mosquera (min.45).

Árbitro: Mateu Lahoz. Amonestó con tarjeta amarilla a Navarro, a Arribas, a Mosquera, a Luisinho y a Carles Gil en el Dépor y a Douglas, a Meré, a Vesga y a Canella Sporting.

Incidencias: Partido disputado en el estadio de El Molinón, correspondiente a la 26ª jornada de LaLiga Santander.

Sobre el Autor