El partido perfecto

202

Víctor Sánchez del Amo continuó con su habitual política de rotaciones para recibir al Espanyol en Riazor y tanto Laure como Arribas, dos imprescindibles en la defensa hasta la fecha, cedieron su plaza a Juanfran y Lopo en el once titular. Pese a realizar varios retoques en la zaga, esa no fue la principal novedad del técnico madrileño para intentar escalar a la sexta posición de la tabla y distanciarse del descenso: Oriol Riera formó por primera vez desde el inicio como futbolista más adelantado.

El Dépor arrancó el encuentro enchufado, olvidando pronto lo sucedido hace solo una semana ante el Sporting de Gijón en el mismo escenario. El 4-4-2 con Fayçal y Luis Alberto en banda y dos puntas se mostró efectivo frente a una defensa poco intensa. En un principio, el francés partió desde la izquierda y el ex de Liverpool y Málaga desde la derecha, pero pronto permutaron y la reubicación dio beneficios inmediatos: una falta botada desde ese perfil, permanentemente cargado por el conjunto herculino, fue desviada por Álvaro a escasos metros del guardameta Pau López. El balón traspaso la red sin oposición: lata abierta.

Lejos de bajar el ritmo, el centro del campo deportivista siguió imprimiéndole velocidad a la pelota a la hora de trasladarla a los dos costados. Y Lucas se las apañó él solo para desquiciar a Enzo Roco. El punta coruñés, siempre en movimiento, tiene ese punto de chispa que le hace llegar un segundo antes a cada pelota dividida. Se ofrece, busca todos los balones en largo y pasa por un momento dulce. Además, su entendimiento con Luis Alberto mejora cada jornada. Una pared entre ambos sirvió para que el de Monelos batiese a Pau por abajo a la media hora de juego: 2-0.

B83K8161

Foto: Fernando Fernández.

El Espanyol se estiró antes del descanso y Diop pudo recortar diferencias con un tiro desde media distancia que se estrelló en el poste derecho.

La segunda mitad comenzó de forma inmejorable: apenas habían transcurrido 120 segundos de juego cuando Lucas logró el tercero de la tarde gestionando a la perfección una contra conducida por el sector derecho.

Sergio González decidió quemar cartuchos desde el banquillo: Caicedo (lesionado), Víctor Álvarez y Víctor Sánchez dejaron sus puestos a Hernán Pérez, Burgui y Mamadou buscando piernas frescas y sobre todo ideas para cambiar el sino del choque. Sin embargo, el Dépor dominó e hizo daño al contragolpe: la velocidad de los futbolistas de ataque blanquiazules no tuvo respuesta.

En el tramo final, sin Lucas, Luis Alberto centró su posición, Fayçal se escoró a la izquierda y Fede dispuso de 20 minutos como extremo derecho. La posible reacción visitante se quedó en nada después de la expulsión de Diop, momento a partir del cual los de Víctor Sánchez del Amo se limitaron a dejar transcurrir el tiempo controlando el esférico hasta que el colegiado decretó el final entre los cánticos de un público en comunión con sus futbolistas.

Riazor disfrutó de una tarde de goles y buen fútbol difícil de olvidar. Éste es el camino.

Ficha técnica

Deportivo: Lux; Juanfran, Lopo, Sidnei, F. Navarro (Laure, min. 56); Mosquera (Álex, min. 62), Celso Borges, Fayçal Fajr; Luis Alberto, Lucas Pérez (Fede, min. 69); y Oriol Riera.

Espanyol: Paul López; Correa, Enzo Roco, Álvaro, Duarte; Asensio, V. Sánchez (Mamadou, min. 57), Diop, V. Vázquez (Burgui, min. 55); Gerard López y Caicedo (Hernán Pérez, min. 46).

Goles: 1-0, Álvaro (p.p), min. 12; 2-0, Lucas, min. 28; 3-0 Lucas, min. 47.

Árbitro: Sánchez Martínez, del colegio murciano. Mostró tarjeta amarilla a Asensio, Lopo, Laure, Enzo Roco y Álex Bergantiños. Expulsó por doble tarjeta amarilla a Diop (min. 80).

Sobre el Autor