El día que Piqué también triunfó en el poker

0

Por todos es sabido el gran número de personas que son aficionadas a juegos de cartas como el póker u otras modalidades. Además, en los últimos tiempos, cada vez son más los aficionados que disfrutan de su juego favorito a través de la red.

Y quien sabe si el jugador del Barcelona Gerard Piqué no comenzó en una página como Pokerlistings a jugar al poker. La relación entre el fútbol y el poker ha existido durante toda la vida. Grandes jugadores sobre el césped se han hecho famosos también pos sus partidas alrededor de una mesa de cartas, los míticos George Best o Paul Gascoigne son un buen ejemplo. Incluso las malas lenguas dicen que el ex seleccionador español Luis Aragonés suele frecuentar mucho el casino de Torrelodones.

Sin embargo, en los últimos tiempos, si buscamos la relación entre el póker y el fútbol se nos viene a la cabeza indudablemente el nombre de Gerard Piqué. El central del Barcelona parece que está siempre de moda, cuando no es por sus grandes partidos es por su noviazgo con la cantante Shakira y, cuando no, porque se embolsa casi 41.000 euros en el European Poker Tour.

El pasado 1 de septiembre, el ex jugador del Manchester United se presentó en el Casino de Barcelona pertrechado tras unas gafas oscuras y una gorra que, no obstante, no evitaba que el resto de asistentes le reconocieran. De todas formas, no parecía que la intención del jugador internacional español fuera pasar desapercibido, más bien, se sentó a la mesa con el firme propósito de ganar y demostrar que no sólo de balones despejados vive el defensa central.

Piqué compitió en la especialidad de “No Limit Turbo”, una variante del ya conocido Texas Holdem. En ella participaron 63 jugadores y el importe mínimo para entrar en la mesa era de 5.000 euros. No creo que el jugador nacido en la Ciudad Condal tuviera muchos problemas para abonarlos. El futbolista terminó tercero en una mesa en la que el ganador podría embolsarse la nada desdeñable cifra de 315.000 euros.

>Con algo menos, concretamente 40.950, hubo de conformarse el jugador blaugrana. Además, Piqué demostró que es un muy buen jugador de poker y que no fue la suerte la que le llevó a conseguir este meritorio tercer puesto. En frente tuvo a grandes jugadores del poker español como el recién nombrado “Jugador de Póker del Año”, Fernando Brito, o el campeón de la EPT de Praga, Roberto Romanello.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.