El reto más difícil de Álex Bergantiños

136

28 minutos. Muy pocos hubieran imaginado el pasado curso que Álex Bergantiños sumaría tan solo 28 minutos en las siete primeras jornadas de la Liga BBVA 2015/2016. Tampoco lo hubieran imaginado dos, tres o cuatro años atrás, exactamente los que el futbolista coruñés lleva siendo una pieza fundamental del engranaje blanquiazul.

Menos de media hora en un partido ya decidido ante el Espanyol y un amistoso ante el Lugo no parecen las cifras acordes a un jugador que ha sido tan importante en la historia reciente del Deportivo; y menos para alguien que acaba de prolongar su vinculación con el club herculino hasta 2018 y que esta campaña ha entrado en todas las convocatorias.

Pero Álex, que nunca en su carrera había jugado tan poco en las siete primeras jornadas, cuenta esta temporada con un factor que no había tenido antes en el primer equipo deportivista: una competitividad feroz en la medular. Más allá del gran nivel de Pedro Mosquera y de Celso Borges, el ex del Elche y el costarricense se han complementado a la perfección y han mostrado una regularidad que antaño había sido la principal arma del exfabrilista respecto a sus competidores para hacerse con la titularidad.

Durante las últimas cuatro temporadas, Jesus Vazquez, Borja Fernández, André Santos, Paulo Assunçao, Paulo Teles, Haris Medunjanin, Cezary Wilk y el propio Juan Domínguez acabaron por perder la partida del centro del campo ante Bergantiños, y solo Abel Aguilar se impuso en el once al de la Sagrada Familia. Pero ahora todo ha cambiado.

El centro del campo es el motor del nuevo Deportivo de Víctor, y mientras el equipo funcione como lo ha hecho en el inicio de Liga, va a ser difícil que alguien entre en él. Juan Domínguez tuvo la oportunidad de hacerlo en la jornada intersemanal ante el Betis, pero finalmente fue Borges el que se vio obligado a salir desde el banquillo para cambiar la cara del equipo.

Con Mosquera y el jugador ‘tico’ como indiscutibles, a Álex no le queda otra que ponerse más que nunca el mono de trabajo que siempre lo ha acompañado y que le ha hecho dar cada campaña un pasito adelante. Veremos si eso, un pasito, será suficiente para tener protagonismo en este curso. La temporada será larga, pero el nivel es más alto que nunca.

Sobre el Autor

A Coruña, 1990. Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Facultad de Santiago de Compostela, he sido redactor de Riazor.org desde 2011. Reparto mi tiempo entre escribir de fútbol y la realización, edición y postproducción de piezas audiovisuales.