Fernando Vidal dimite como consejero del Deportivo

77

Sorpresa en la directiva del Deportivo. Fernando Vidal, uno de los hombres que han formado parte del Consejo de Administración desde la llegada de Tino Fernández en enero de 2014, presentó ayer su “dimisión irrevocable” y dejó así de formar parte del club herculino. Durante estos más de tres años, el coruñés había sido el máximo responsable del área deportiva, tomando decisiones junto a Richard Barral y el presidente en lo que respecta a confección de plantilla y cuerpo técnico.

Mediante en un comunicado en su página web, el club ha anunciado su despedida agradeciendo “muy sinceramente su trabajo, esfuerzo y dedicación desinteresada, fruto de su profundo sentimiento y pasión deportivista“.

Además, el ya exdirectivo ha querido dirigirse a los aficionados blanquiazules a través de una extensa carta en la que no aclara los motivos de su marcha pero sí afirma no haberse sentido “todo lo cómodo y a gusto que hubiera deseado” para desempeñar sus funciones.

Comunicado de Fernando Vidal en cuanto a su dimisión

A todos los deportivistas,

En los últimos tiempos, por muy diversos motivos, no me he sentido todo lo cómodo y a gusto
que hubiera deseado y me exijo, para poder desempeñar en responsabilidad mis funciones de
Consejero de nuestro Real Club Deportivo de La Coruña.

Esta situación me estaba resultando cada vez más compleja, afectando de forma importante a
mi situación personal y es por ello por lo que me veo en la obligación de presentar mi irrevocable
renuncia como miembro del mencionado Consejo de Administración.

Hay razones que me hacen tomar esa decisión que he trasmitido a nuestro Presidente y que
pertenecen a nuestro ámbito privado.

Ha sido un privilegio formar parte de este Consejo, a cuyos actuales integrantes seguiré
apoyando en todo momento, tanto social como deportivamente, en mi calidad de aficionado,
socio y accionista.

Si echo la vista atrás, me tengo que remontar a mis orígenes como deportivista, a aquel 6 de
junio de 1.971, en donde ascendimos a primera división con un gol de Beci ante el Rayo
Vallecano. De esos jugadores, hoy en día míticos, aprendí a sufrir, a llorar y a saltar de alegría
con nuestro Deportivo.

Desde nuestro querido y recién fallecido Manolo Loureda, Bello, Cholo, Bordoy, Cervera,
Juanito, Juanet, Seoane, Beci y tantos otros, hasta mi amigo e ídolo Manuel Ríos Quintanilla
“Manolete”.

Tuve el tremendo honor como atleta, de pertenecer durante más de diez años a una de las
secciones más laureadas y antiguas de nuestro Club. A los éxitos individuales vividos con la
camiseta blanquiazul, tengo que sumar y destacar aquel imborrable e histórico ascenso de 1.979
a División de Honor en las pistas de la Universidad de Oviedo.

Siempre he estado ligado de una manera u otra a este Club desde niño, cuando solo ser del
Deportivo era una rareza en esta ciudad.

Más recientemente y cuando el Club se puso en contacto conmigo, en la temporada 2012/2013,
ayudé en todo lo que pude de forma económica al anterior Consejo, con el fin de paliar pagos
urgentes y necesarios para seguir compitiendo.

Desgraciadamente todo acabo como bien conocen ustedes, en el segundo descenso en apenas
dos años, que derivó en el archiconocido día 31/07, que tuvo en vilo a todo el deportivismo.
Esa experiencia me hizo ver que el Deportivo necesitaba un cambio de actores para poder
afrontar una realidad cruenta que nos llevaba en dirección a la desaparición del Club.

Todo ello me hizo dar ese paso al frente y proponer al que hoy es nuestro Presidente, la
formación de un proyecto común para evitar la desaparición de nuestra centenaria Entidad.
El resto de la historia ya la conocen ustedes.

Antes del capítulo de agradecimientos, quisiera dejar una reflexión a todo el Deportivismo, no
nos podemos permitir el lujo de que las dos personas más importantes del Club en toda su
extensa historia, generen división y confrontación. Los problemas y errores extra deportivos se
discuten o se juzgan en otros foros e instituciones, no en el Estadio de Riazor.

Son leyendas vivas del deportivismo, los dos, junto a directivos, entrenadores y jugadores de esa
época, forjaron la historia más gloriosa en nuestros más de 110 años. Todos ellos nos hicieron
soñar con gestas inéditas y sobre todo nos han hecho disfrutar y ser muy felices, a todos ellos
GRACIAS, las mismas que le envío desde mi corazón a Augusto y a Fran.

Quisiera agradecer en primer lugar a mi familia, en especial a mi esposa e hijos por permitirme
embarcar en esta locura, por ser pacientes y sufrir en silencio tantos malos momentos vividos.
A todo el personal del Club sin ningún tipo de discriminación por su entrega y profesionalidad,
pero en especial a dos personas muy queridas para mí, Suso Méndez y Juan Lagarda que me han
sabido ganar desde el minuto uno.

Quisiera agradecer también a las instituciones que nos han apoyado y lo siguen haciendo, en
especial a nuestro Concello, que, en la figura de sus Alcaldes, Negreira y Ferreiro, a través de sus
hechos han demostrado un enorme deportivismo en sus acciones.

Quisiera agradecer a todas nuestras empresas que forman el mundo Depor por su inestimable
ayuda y muy en especial a dos entidades de primer nivel que desde siempre han apostado y
siguen haciéndolo por nuestro Club, ABANCA Y ESTRELLA DE GALICIA y que son partícipes muy
importantes de que este milagro de reflotar a nuestro Depor ya sea una realidad. Gracias Juan
Carlos, gracias Iñaki.

Y por último quiero dar las gracias a toda nuestra impresionante masa social, por su sabiduría y
paciencia en los malos momentos, por creer en este proyecto y que este milagro era posible y
muy en especial a ese Fondo de Marathon, que desde hace treinta años, año a año, partido a
partido deja toda su alma en ayudar al equipo para llevarlo en volandas.

Quedo a disposición para lo que el Deportivismo me demande.

¡Ahora más que nunca FORZA DEPOR!

Sobre el Autor