Íñigo López: “En pocos días he notado un respeto tremendo en este vestuario hacia la gente que no juega”

0

Íñigo López se convirtió en una de las dos incorporaciones del Deportivo en el mercado invernal. Con dos ascensos a Primera División en sus botas en las filas de Huesca y Granada, el riojano estrena convocatoria este fin de semana y llega con un rol muy definido a este equipo. Integrante del mítico “Alcorconazo”, el central nos cuenta sus sensaciones, cualidades y lo que puede aportar a un equipo que entra en la fase decisiva de la temporada.

¿Cómo son tus primeras sensaciones como nuevo jugador del Dépor?

La verdad es que muy buenas. Los resultados son positivos, el grupo es muy bueno y encima ya conocía a varios compañeros de otros vestuarios. La gente me ha recibido muy bien y me he adaptado rápido. En lo personal ya he encontrado casa y en breve mi familia se podrá trasladar aquí conmigo así que no me puedo quejar. El recibimiento ha sido excepcional.

¿Cómo se veía a este Dépor desde fuera?

Al principio se le ve como un claro favorito al ascenso. El Dépor ha sido un equipo muy regular y nunca ha salido de los puestos importantes. Desde fuera lo veía como un equipo temible y un rival que cuando te toca en el calendario sabes que es muy probable que no consigas puntos. Recuerdo el partido ante el Extremadura. Lo vi en la grada porque no tenía todavía ficha federativa. Pusimos en problemas al Dépor pero tiró de oficio y sacó bien el resultado.

¿Por qué rescindes el contrato con el Extremadura?

Al llegar allí hubo problemas con el tema de los límites salariales. Decidí no firmar nada y quedarme en paro para fichar en septiembre y empecé a jugar tarde. Cuando entré llegaron resultados positivos y me encontraba bien. Luego llegó el cambio de entrenador y jugué los dos primeros partidos que además ganamos pero a partir de ahí empezó a cambiar mi situación. Surgió la posibilidad del Dépor dependiendo de como fuera el mercado invernal. Hablé con el Extremadura porque era una oportunidad que no podía dejar pasar y al final todo salió bien y rápido. Me dio algo de pena porque dejo buenos amigos en el Extremadura, pero a nivel deportivo pasas de luchar por una salvación a luchar por un ascenso. Tomé la decisión por ambición deportiva y personal.

Pero llegas a una posición con mucha competencia y pocas rotaciones.

Hablé con Carmelo y me preguntó si vería con buenos ojos esta opción. Fue muy claro conmigo. Me dijo que había tres centrales muy asentados y que lo normal es que Eneko pasara a jugar en la banda. Me comentaron que Natxo quería dos jugadores por puesto y que la temporada es larga. Es obvio que el equipo está funcionando en esa parcela pero Carmelo también quiere que asuma un rol importante en el vestuario de veteranía y experiencia después de tantos ascensos y a mí me pareció una propuesta buena. Una vez dentro del equipo nunca sabes lo que puede pasar. Espero que nos respeten las lesiones y sanciones porque eso será positivo para el grupo. A partir de ahí estoy preparado para cuando tenga que jugar sabiendo y teniendo en cuenta a lo que vengo.

¿Entiendes la sorpresa que generó tu fichaje en la afición del Dépor?

No. Voy a ser sincero. Cuando surgió esta posibilidad no podía comentar mucho porque no queríamos filtraciones. Se hizo oficial e incluso a mis compañeros de Extremadura les sorprendió. Es una operación que no te podías imaginar así que si la gente aquí en Coruña se sorprendió es algo normal. Yo tengo que ser profesional y trabajar y eso es lo que tiene que hablar de mí. Hay que dejar un poco de lado el tema de mi edad, mi trayectoria etc etc. Vengo a trabajar aquí y que la gente saque conclusiones cuando termine mi ciclo aquí.

Llegas con una amplia experiencia y trayectoria.

Ha sido una trayectoria forjada en los últimos diez años. Antes de eso me costó llegar a la élite y me moví en categorías más modestas como Segunda B. La mía es una historia de superación y no arrojar la toalla para conseguir mi objetivo. A partir de ahí todo fue muy rápido y he cumplido objetivos en casi todos los equipos excepto en el Córdoba. He llegado casi a la centena de partidos en Primera División. Acumulo tres ascensos y estoy encantado de todo lo que he aprendido. Ahora espero ayudar al equipo sobre todo en los momentos difíciles.

Foto: Laliga

Integrante del mítico Alcorconazo.

Ese fue el punto de inflexión de muchos de nosotros. Se puso el punto de mira sobre ese equipo y tuvo mucho impacto a nivel mundial. Esa eliminatoria sería sobre octubre o noviembre y nos dio mucha repercusión. El equipo terminó primero y acabamos ascendiendo a Segunda. Nos dio una inercia muy buena a muchos jugadores de ese equipo. En mi caso llegó pronto un ascenso a Primera y fueron muy buenas temporadas.

Salvando las diferencias, ¿notas en este vestuario alguna similitud?

Sinceramente si. Me he encontrado un vestuario con muy buen ambiente. Hay un trabajo enorme de todos los integrantes de esta plantilla y en pocos días he notado un respeto tremendo por la gente que no juega. Para mí eso es clave para una temporada tan larga como esta. Tener la plantilla equilibrada y preparada para contratiempos puede ser la diferencia que permita al Dépor alcanzar el objetivo.

¿Cómo son las horas previas a la primera convocatoria con el Dépor?

Con tranquilidad, naturalidad y con mucha ilusión. No sé cuando podré debutar pero lo vivo con mucha ilusión y más en un estadio como este y en un equipo histórico como el Dépor. Estuve en la grada el día de Tenerife y ahora mismo la palabra que define mi estado anímico es ilusión.

¿Con qué compañeros habías coincidido en otros equipos?

Tengo bastante amistad con Borja Valle por el tema del agente de representación. De hecho era una de las pocas personas que estaba al tanto de la operación y hablé bastante con él. Con Fede Cartabia coincidí en el Córdoba y con Álex Bergantiños en el Granada por ejemplo. Llegué y estuvimos recordando tiempos anteriores.

A gente como Álex o Borja también les ha costado llegar a la élite.

Son situaciones que curten a los jugadores y que en nuestro caso provoca que valores todavía más donde estás. En mi caso son ya diez años en el fútbol profesional pero sigo valorando mucho donde estoy y doy gracias por poder estar en un sitio como este. Tengo muy presente de donde vengo y sé que hay mucha gente como yo en categorías de barro como se suele decir que no les llega nunca esta oportunidad. Tengo muy claro lo mucho que me ha costado llegar hasta aquí.

Entiendo que mi fichaje sorprendiera a la afición del Dépor

¿Cómo se ve esa pareja Pablo Marí – Domingos Duarte?

Se les ve como una pareja muy consolidada, con pocas lesiones y sanciones. Para mí es la mejor pareja de centrales de la categoría.

¿Cómo te defines como central?

Con la edad las cualidades van cambiando. Siempre he sido un jugador muy potente, con buena respuesta en los balones a la espalda de la defensa y poderoso por arriba. Con el paso del tiempo pierdes un poco esa chispa y pasas al plano de la experiencia. Me gusta mucho hablar en el campo y en un partido o entrenamiento estoy siempre hablando y corrigiendo. Creo que ayuda a la gente que es algo más introvertida.

¿Te sorprende la forma de defender las acciones a balón parado que tiene este Dépor?

No me sorprende porque es algo que ha acompañado siempre a Natxo y me he enfrentado a su Reus y a su Zaragoza. Tiene sus ventajas e inconvenientes pero los resultados están ahí. Creo que solo ha encajado un gol de córner. Al final lo más importante es que los jugadores crean en la idea porque al final son los que saltan al terreno de juego.

¿Y la primera vez que te enfrentaste a un equipo de Natxo te sorprendió?

Tampoco porque ya se lo había visto a algún equipo hace muchos años. Si no me falla la memoria el Eibar de Segunda o Segunda B ya lo hacía. Cuando te enfrentas a un equipo así tratas de contrarrestar esa idea y cada entrenador lo intenta a su manera. A mí nunca me había tocado ensayarlo pero ya te digo que lo importante es que el equipo crea en la idea.

¿Crees que las dos posiciones de ascenso directo se van a decidir entre los cinco primeros clasificados?

Cada vez se abre más hueco pero todavía no descarto a algún equipo que está rozando en playoff. Esta temporada vimos al Cádiz en zona de descenso y se hablaba de cambiar al entrenador y luego fíjate la racha de victorias seguidas que consiguió. Es cierto que ahora entramos en un tramo en el que se definen las posiciones y la clave será en las últimas diez jornadas.

¿Se nota el nivel de exigencia en el Dépor?

Claro que se nota. He ascendido con Granada y Huesca y en ninguno de ellos era el objetivo inicial. Aquí se nota que la gente en la ciudad sabe que el sitio del Dépor está en Primera. Me gusta esa presión y me la tomo como positiva.

¿Firmaste solo hasta el final de temporada?

Así es. Como suelo decir nunca se sabe que puertas se van a abrir.

Sobre el Autor