Julio Salinas: “Los del Celta tienen mucha más rivalidad que los de A Coruña”

80

El exdelantero del Deportivo y de la selección española valoró para Riazor.org la situación actual de los de Oltra y el derbi de este sábado. Recordó también alguna que otra anécdota de su etapa como jugador blanquiazul.

Julio Salinas Fernández (Bilbao, 1962), desembarcó en A Coruña en la temporada 1994-1995 tras seis campañas en el FC Barcelona. El delantero logró bajo el mando de Arsenio Iglesias añadir una Copa del Rey a su palmarés –la que los herculinos obtuvieron ante el Valencia, y que supuso el primer título para los blanquiazules-. También formó parte del plantel que ganó la primera Supercopa. Recordamos con el exinternacional español su llegada a la ciudad gallega, y analizamos con él #onosoderbi.

Lo primero que quería preguntarte es a qué te dedicas actualmente, porque desde que colgaste las botas no has parado de hacer cosas…
¡Qué va hombre! Si ahora mismo el periodismo está fatal, no hay un duro para nada. Escribo para el Mundo Deportivo y colaboro con una radio y televisiones locales. Pero son colaboraciones de un día por semana. Prácticamente tengo el día libre, desde que finalizó lo de la Sexta me dedico a mis hobbies y a mi familia.

Estuviste seis temporadas en el Barcelona, en las que sumaste una importante cifra de goles y títulos a tu palmarés. ¿Cómo recalaste en 1994 en A Coruña? ¿Qué recuerdas de tu fichaje?
Recalé en A Coruña sin saberlo porque yo quería ir al Espanyol. Lo tenía hecho con ellos, pero no sé qué historias me contó mi representante, y no sé por qué me dijeron que no podía ser y acabé en el Deportivo. Yo no quería salir de Barcelona, tenía novia allí en aquel momento, pero estaba claro que el Dépor era el mejor equipo al que podía optar después de Madrid y Barcelona. Era un equipazo. Pero sí, fue una cosa de representantes y no recuerdo qué historias me contaron, durante las negociaciones estaba en EE.UU. y al final acabé en A Coruña.

Vamos, que casi fue una faena para ti venirte a Galicia…
No, en absoluto. Siempre he sido muy ambicioso. Acabé con 38 años en el Alavés y nos metimos en UEFA. Siempre me ha gustado ganar, y el Deportivo después del Barcelona y Madrid era una gran opción a nivel deportivo. No me he arrepentido nunca, fue solo un año y un mes porque la llegada de Toshack me perjudicó, si no seguramente hubiese estado más años. Al renovar automáticamente por marcar un determinado número de goles, diez creo, tuve que marcharme pagando una buena cantidad de pasta para irme con la carta de libertad. Tuve la gran suerte de ganar los dos primeros títulos que ganó el Dépor, fue algo increíble. Me perjudicó la llegada de Toshack como te decía porque ya estaba adaptado al equipo y a la ciudad, pero como he dicho soy un ganador y no me gustaba estar en el banquillo, y además había una Eurocopa a la vista y yo era internacional.

Como deportivista, pudiste expermientar en tus propias carnes como se viven los derbis en Galicia. ¿Qué se siente cómo jugador en encuentros así?
El Deportivo en esa época era muy superior al Celta. No había color. Cuando mi hermano estuvo allí con los celestes luchaban por la permanencia, y en cambio nosotros éramos un equipo que aspiraba a ganar la Liga. Éramos el Superdepor. Luego cambiaron las cosas, y el Celta comenzó a jugar en Europa con los rusos Karpin y Mostovoi. Actualmente están los dos clubes gallegos casi hundidos, sin dinero y luchando por no bajar. Ahora hay una igualdad terrible y los puntos son fundamentales.

Alguien que también sabe mucho de derbis gallegos es tu hermano Patxi, que militó en el Celta. ¿Alguna vez hablasteis de la rivalidad entre ambos conjuntos?
Claro, además yo voy mucho a Galicia. Esto es lo de siempre: portugueses y turcos. Son dos ciudades en las que cada uno los vive a su manera y no se aguantan (se ríe). Los del Celta tienen mucha más rivalidad que los de A Coruña. La rivalidad llega hasta en el marisco, en saber si es mejor el de Vigo o el de A Coruña, que si en Vigo hay microclima y en A Coruña la playa de Riazor es mejor… es horrible. Esto son detalles que reflejan los sentimientos del aficionado hacia unos colores, y creo que es algo positivo, especialmente teniendo en cuenta la situación económica en la que está el país.

En la temporada del descenso, la afición blanquiazul comprendió que era el momento de animar a los futbolistas, y desde entonces, los partidos de los coruñeses en Riazor son una fiesta.¿Cómo estás viendo desde la lejanía ese resurgimiento deportivista?
El Dépor nunca tenía que haber estado en Segunda. El Deportivo es un histórico, no solo en España, sino también en Europa. Incluso el Villarreal al igual que los coruñeses son equipos que han paseado su nombre por los grandes estadios europeos. El Dépor le ha dado mucho a Coruña como ciudad, la ha dado a conocer en todo el mundo y es normal que la gente se vuelque. Ha ganado títulos, ha estado en Europa, y es un equipo que le da valor a la propia Liga. Tiene un prestigio, han jugado futbolistas de gran nivel como Bebeto, Donato… y al final pasó un poco como le pasó al Atlético de Madrid, que la afición respondió con un gran apoyo para que el equipo se sintiese arropado. Sin ir más lejos, este sábado ante el Barcelona el ambiente fue espectacular.

Actualmente el Deportivo encadena cuatro derrotas consecutivas, y hay gente que está empezándose a preocupar. ¿Cómo ves a la plantilla herculina? ¿Puede aspirar a algo más que a la permanencia o las pasará canutas para no bajar?
Creo que las pasará canutas. En España hay dos equipos que destacan sobre el resto, un grupito de tres o cuatro que pelean por la Champions y el resto tiene que luchar por no bajar. El Deportivo tiene que sacar puntos de donde sea, hay equipos como el Espanyol o el Zaragoza que son clásicos de Primera y que están peleando también por mantenerse. El fútbol está atravesando una crisis que puede explotar en cualquier momento. Los directivos no son conscientes de lo que están haciendo. Hoy en día bajar a Segunda casi supone desaparecer para algunos conjuntos. Hay que ajustar presupuestos, fichar con cordura, y que la afición se vuelque como en el caso del Deportivo para que el estadio del equipo pueda ser un fortín.

Y este sábado, derbi en Balaídos. ¿Quién crees que es el favorito?
Creo que el Celta. Los vigueses en cuanto a juego están haciéndolo mejor. Cierto es que les está costando hacer gol. Por historia el Dépor es favorito, y es algo que hay que tener en cuenta. En el caso de los coruñeses, están un peldaño por encima a nivel histórico, y creo que pueden puntuar en Balaídos perfectamente. Parece que la historia no es importante, pero al final es algo que está ahí y que infunde cierto respeto.

¿Quiénes son los mejores jugadores del Deportivo y Celta?
Iago Aspas es un delantero habilidoso, con regate… me quedaría con él. En el Deportivo me gusta Riki. Es importante al igual que Valerón pese a los años. Ambos son clásicos y creo que en el caso de Riki si anota unos 15 goles puede ser clave para los de Oltra, tan clave como para el Barça que Messi anote 50 goles. Para la permanencia es fundamental tener una buena defensa y es importante tener un equipo unido, férreo, estar seguros atrás y tener a un buen portero como Aranzubia, Si a mayores tienes un delantero que anota las ocasiones que le llegan pues tendrás muchas posibilidades de hacer una temporada aceptable y cumplir los objetivos.

Por último, nos gustaría que nos dijeses tu porra para el derbi.
Yo soy del Dépor, si le haces esta pregunta a mi hermano seguramente acabaremos iniciando la guerra, como siempre. Yo creo que el Deportivo se tiene que imponer, siempre hemos sido mejores que el eterno rival y por eso vamos a ganar aunque estemos peor en la clasificación. Vamos a poner un 1-2.

Sobre el Autor

Muros (1988). Trabajador social de profesión, criado a orillas del Atlántico y con el deportivismo da Costa da Morte corriendo por mi sangre, no dejé pasar la oportunidad que me dio Riazor.org como redactor en el año 2010 y desde entonces trato de aportar mi granito de arena para que este portal siga siendo la referencia de la parroquia blanquiazul.

Comentarios están cerrados.