La importancia de la cantera

200

En tiempos de ‘vacas flacas’, los jóvenes valores del filial pueden ser un activo muy importante para un Deportivo que económicamente anda muy justo. Juan Carlos debe ser la explosión definitiva de un fútbol base que, además, puede servir para mantener intacta la ilusión de la afición.

La crisis económica que azota al fútbol español obliga a los clubes a inventar nuevas fórmulas de financiación, para confeccionar una plantilla competitiva y completa. La situación no tiene visos de cambiar, por lo que se debe empezar a planificar el futuro a largo plazo.

Por todo ello, creo que es un buen momento para apostar por Juan Carlos Real. El futbolista del Fabril ha demostrado, en sus escasas apariciones con el primer equipo, que posee cualidades para convertirse en un hombre importante para los próximos años. El mediapunta fabrilista debe entrar de manera progresiva en los planes de José Luis Oltra. El deportivista tiene en Valerón al profesor perfecto, al jugador que puede guiarle y enseñarle lo necesario para convertirse en un gran futbolista.

Si el coruñés consigue asentarse en el primer equipo, la cantera recibiría una gran noticia. El efecto dominó que puede provocar en las categorías inferiores sería muy positivo para los jóvenes valores, que sueñan con llegar al primer equipo. El Dépor debe dirigir sus esfuerzos a crear una cantera fuerte, y a convertirse en un equipo que apueste por los jugadores de las categorías inferiores. Para ello, es básico que el filial logre de manera inmediata el ascenso a la Segunda División B.

Atrás quedan aquellos tiempos en los que el Dépor peleaba por lograr la Liga o entrar en Champions. En ese momento era complicado subir a canteranos, todo lo contrario de lo que ocurre hoy en día. La salvación debe ser el primer objetivo para un equipo que tendrá que asentarse de nuevo en la máxima categoría. Esto no exime al equipo a buscar refuerzos en otros lugares. Desde hace un tiempo, las cesiones forman parte del día a día del conjunto blanquiazul. No me parece una mala política, dadas las circunstancias que rodean al fútbol español. Sin dinero en efectivo, las cesiones se han convertido en la operación perfecta para que los jugadores aprovechen al máximo la oportunidad de mostrarse en Primera División.

Sin duda, Juan Carlos puede convertirse en el punto de inflexión necesario para que la cantera tome un protagonismo importante en los próximos años.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.