Lassad: “Mi zurda no es mala mala”

435

Los jugadores deportivistas atendieron a la salida de los vestuarios a los medios desplazados a Los Pajaritos y, como su entrenador, permanecieron cautos con respecto al ascenso.

El Deportivo se impuso por 0-3 al Numancia en Los Pajaritos, un estadio teñido por los colores azul y blanco que mostraban orgullosos los siareiros coruñeses que acompañaron hasta Soria a su equipo. En zona mixta, Lassad Nouioui fue el primero en agradecer el apoyo a los aficionados movilizados. “Gracias a todos y esperamos conseguir el objetivo lo más pronto posible”, manifestó el ariete marsellés, que fue cauto respecto al ascenso. “Hemos dado un paso enorme, lo tenemos más cerca y queda poquito, aunque todavía matemáticamente no está conseguido”.

El delantero dio sus impresiones sobre el choque. “Hemos hecho un partido bueno en la primera parte, aprovechando las ocasiones, y en la segunda el encuentro estuvo más loco pero lo acabamos bien. Se notó que el Numancia no se estaba jugando nada” aunque definió al conjunto soriano como “un buen equipo”. Por último bromeó sobre su gol, logrado con la pierna izquierda. “Le pegué de primeras con la zurda. Mi zurda no es mala mala pero me sirve un poco”, dijo el franco-tunecino entre risas.

Diego Colotto también compareció en la pequeña zona mixta ante los medios desplazados. El argentino se mostró muy agradecido a la afición, que durante buena parte del encuentro cantó ‘Colotto quédate’ desde las gradas, aunque dejó en el aire su continuidad en el club blanquiazul. “Agradecido a la afición. El cariño que me dan… para mi lo que representa es enorme. Ya dije que el Deportivo y Coruña va a ser un lugar que me va a marcar para toda mi vida, a pesar de que al final pueda seguir o no. Esa es una situación deportiva. A nivel club y a nivel ciudad han nacido dos hijos míos allí y es algo que no voy a olvidar nunca”, indicó el zaguero.

Sobre el encuentro, Colotto aseguró que no es el Deportivo un equipo que necesite tener el balón para ganar. “Nosotros somos un equipo que no dependemos de una posesión para ganar el partido. Y eso ha sido todo el año igual. No necesitamos tener un porcentaje alto de posesión para transformarlo en situaciones de gol. El equipo tiene una transición rápida y eso lo aprovecha para golpear”.

Laure Sanabria señaló que “la pegada” fue el factor determinante para conseguir la victoria contra los pupilos de Pablo Machín. El lateral diestro explicó que les costó entrar en el partido porque sobre el campo “hacía mucho calor y costó aclimatarse” aunque “la verdad es que hemos llegado tres veces y hemos marcado dos goles” en los primeros 20 minutos de encuentro.

El último en comparecer fue la brújula de este equipo sobre el terreno de juego, el segundo capitán Juan Carlos Valerón, que también devolvió a los hinchas su apoyo incondicional en forma de palabras y sobre todo de una nueva victoria. “Creo que la mejor manera de agradecer a la gente todo ese apoyo es lo que hemos hecho hoy, sacando el partido adelante y dándoles esa satisfacción tan grande por ver que el equipo da todo lo que tiene. Tenemos muchas ganas de terminar el trabajo bien, de conseguir alcanzar nuestro gran objetivo para dedicárselo a ellos que son los motores de este equipo”, explicó el mediapunta canario, autor de una asistencia y protagonista en la expulsión y en un penalti que “no se si fue o no”.

Cuestionado sobre la euforia que puede existir dentro del vestuario, el ‘Flaco’ fue tajante y apeló a la experiencia del entrenador y de muchos de los futbolistas de la plantilla. “El míster es un entrenador que tiene bastante experiencia en situaciones así, que él ya ha vivido, sabe lo que es un ascenso… y tenemos también dentro del equipo jugadores con muchos años de fútbol para saber que no puedes creerte que ya lo tenemos hecho. Sabemos que los que vienen detrás también están con ganas de ganar y aprovechar su momento así que no podemos relajarnos”, zanjó Valerón.

Sobre el Autor

Periodista. 1986. 10 años en Riazor.org. Ahora, en BeIN Sports y GOL.

Comentarios están cerrados.