Luis Ruiz, un lateral sobrio pero irregular

0

Javi Folgueira, periodista de Lugoslavia, nos traza un perfil de lo que se puede encontrar el Deportivo tras el fichaje del lateral zurdo Luis Ruiz. Tras verlo en el CD Lugo las últimas temporadas, así lo define:

El fichaje de Luis Ruiz por el Deportivo viene a cubrir un puesto en el que hasta la fecha se contaba solo con un jugador (Diego Caballo) y por lo tanto resultaba imprescindible incorporar a alguien que sirviera como competencia o como recambio para afrontar la temporada con garantías. Ruiz llega a A Coruña como agente libre, tras no renovar su contrato con el CD Lugo al finalizar la temporada 2018/19 y firma por una temporada más otra opcional.

En Lugo, su llegada en la temporada 17/18 buscaba, como ocurre ahora en el Depor, complementar una banda en la que ya se contaba con otro jugador al que pelearle el puesto (en el caso del Lugo, el joven ucraniano Vasyl Kravets).

Luis Ruiz es un jugador sobrio, del que no cabe esperar actuaciones soberbias ni tremendos desastres, pero es cierto que, en los últimos años (salvo su primera campaña en Leganés y Lugo) su rendimiento algo irregular ha hecho que no haya sido capaz de asentarse como titular indiscutible en el lateral izquierdo. Así, en sus 6 campañas entre Leganés, Cádiz y Lugo ha disputado un total de 94 partidos como titular, lo que arroja una media de 16 por temporada.

Si se sigue su trayectoria desde que salió de las divisiones inferiores del Atlético de Madrid, vemos que el onubense se incorporó al Leganés el verano de 2013 cuando los madrileños militaban en 2o B. Su primera temporada con los pimentoneros fue de las más completas de su carrera, disputando 22 encuentros, 18 de ellos como titular ganándole el puesto a un Dani Gómez que partía de inicio como dueño del puesto. Sin embargo, a la temporada siguiente, con el Leganés ya ascendido a 2a división, sería César Soriano quien se haría con el puesto de titular, reduciendo la aportación de Luis Ruiz a solo 7 partidos. Un mal año que se compensaría en la 15/16, cuando volvería a contar con muchos minutos en el ascenso del Leganés, aunque de nuevo el avance de la temporada le haría perder el puesto de titular en la segunda vuelta.

Tras el ascenso a 1a, el Leganés decide prescindir de sus servicios, por lo que recalaría en el recién ascendido Cádiz. En el equipo de Cervera de nuevo asume el rol de jugador experimentado (pese a su corta edad) que sirve como apoyo para un titular más inexperto, como es Brian Oliván. Pese a no ser una de las piezas fundamentales para el entrenador, cuaja una buena temporada y su rendimiento como 2o lateral izquierdo ayuda a colocar al Cádiz en puestos de playoff.

Tras esta temporada, decide emigrar a tierras gallegas y ficha por el Lugo, donde puede contar con más minutos, ya que sería el teórico titular en el equipo de Francisco. Así ocurre de partida, con un Lugo que hace su mejor primera vuelta en el fútbol profesional con Luis Ruiz indiscutible jugando 19 de los 21 partidos. Sin embargo, en el mercado invernal el Lugo traspasa a Ignasi Miquel al Málaga y sobreviene el desastre: a la defensa lucense se le empiezan a ver todas las costuras.

La que estaba siendo una defensa sólida y consistente, pasa a ser un auténtico coladero, y sin Miquel cubriendo su espalda, Luis Ruiz empieza a parecer peor que a principio de temporada.

Luis es un lateral al estilo clásico, no un carrilero ofensivo. Su aportación en ataque es muy escasa, como llegador (1 gol en 6 temporadas) o como asistente (4 en el mismo periodo), así que cuando el equipo empieza a flojear atrás, lo lógico es “sacrificar” a quien además de participar de los problemas defensivos aporta poco en ataque, asi que el entrenador del Lugo optó por Vasyl Kravets, un jugador con mucha más proyección ofensiva y una gran capacidad para el centro.

El ucraniano pasaría a ser el titular, relegando a Luis Ruiz al banquillo hasta el mercado invernal de la 2018/19. Con la venta de Kravets en ese mercado, Luis Ruiz recuperaría la titularidad. Esto, sumado a la llegada de Eloy Jiménez, que dotaría de mucha más consistencia defensiva a la zaga, dio como resultado un buen final de temporada de Ruiz que, liberado de tareas ofensivas en un 4-4-2 clásico, ofreció un buen rendimiento ayudando a salvar al equipo del descenso.

En resumen, Luis Ruiz es un lateral clásico, con muy poca proyección ofensiva y que aporta un buen rendimiento en equipos con una defensa sólida y con ayudas efectivas. No sabemos por tanto cómo puede encajar en un esquema como el de Anquela, que en Oviedo tenía laterales de mucho más recorrido y con mucha capacidad para centrar. Veremos si el cambio de estilo le sienta bien a Ruiz y mejora sus números respecto a la temporada pasada.

Sobre el Autor

Equipo de redacción de Riazor.org.