Luz al final del túnel

100

Laure afronta la fase final de su recuperación reincorporándose a los entrenamientos con el grupo, pese a que todavía no ha recibido el alta médica.

Laureano Sanabria parece estar afrontando el tramo final de su convalecencia, un cuadro de pubalgia que le ha mantenido apartado de los terrenos de juegos desde la jornada 16 del campeonato liguero. Los presagios desde el principio no eran buenos para el ‘15’ blanquiazul, por ello el club decidió reforzarse con la cesión del Sílvio Azevedo por parte del Atlético de Madrid, aunque el portugués ha terminado rindiendo a un gran nivel en el lateral zurdo. El madrileño parece haber conseguido, por fin, superar la lesión sin tener que pasar por el quirófano, algo con lo que se rumoreó en ciertos momentos de la temporada.

El canterano se postulaba como uno de los pilares en defensa a principio de temporada, después de haber completado una gran campaña en Segunda División, donde disputó un total de 38 partidos, convirtiéndose en un fijo en el flanco derecho de la zaga. Incluso había renovado su contrato hasta 2016 poco antes de caer lesionado. El lateral completó esta mañana su segundo entrenamiento consecutivo con el grupo, lo que supone una prueba de fuego para saber si sus molestias han desaparecido definitivamente, motivo por el cual los servicios médicos del club aun no han dado el alta médica al jugador.

Zé Castro, el único ausente

El central portugués fue único jugador de la plantilla que no se ejercitó sobre el césped de Abegondo, aquejado de una gastroenteritis, aunque se espera que mañana se entrene con normalidad. Carlos Marchena y Diogo Salomão, por su parte, trabajaron al margen del grupo. Ambos se encuentran apurando su recuperación para poder reincorporarse antes de que acabe el campeonato.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.