Nadar tanto para morir en la orilla

190

Derrota de los herculinos en su visita al Girona en un partido condicionado por la expulsión de Colotto que dio origen al gol local desde el punto de penalti.

Eran muchas las incógnitas que rodeaban el planteamiento del debutante Javier Salamero y con el paso de los minutos se fueron despejando. En el once inicial, el técnico local dispuso un once con Coro como único delantero y con el excéltico Jandro por detrás jugando entre líneas. Ambos hicieron estragos en la defensa herculina en unos primeros 45 minutos muy flojos de los de Oltra. Y es que los deportivistas se fueron a la caseta sin que Dani Mallo tuviese que atajar ni un solo balón disparado entre los tres palos.

El Deportivo comenzó con ganas de controlar el partido pero no fue más que un espejismo que no duró ni 15 minutos hasta que Coro metió el primer susto en el cuerpo de los visitantes con un remate en el primer palo a centro desde la izquierda que terminó en córner. A partir de ahí y hasta cumplirse la media hora de encuentro tuvo que ser un entonado Colotto el que salvase los numerosos errores defensivos del Dépor ante la movilidad de la tripleta formada por Moha, Jandro y Coro.

No fue hasta el minuto 30 cuando los herculinos tuvieron el gol en las botas de Riki por primera vez y a balón parado. El de Aranjuez botó una falta cometida sobre Bruno Gama a seis metros de la frontal del área y el esférico se estrelló en el larguero. Tan solo cuando Guardado, Gama y Valerón se juntaron en tres cuartos de campo llegaron las mejores jugadas de los gallegos, que desde entonces tuvieron sus mejores minutos hasta el descanso.

Fue en el 44 cuando Coro le ganó la espalda por enésima vez a la defensa del Dépor y, tras regatear a  Aranzubia en su salida, disparó a meta vacía y provocó las manos de Colotto sobre línea de gol costándole el penalti y la indiscutible expulsión. Desde los 11 metros no falló un Jandro que colocó el balón en la escuadra haciendo imposible la estirada de Aranzubia.

No hizo cambios Oltra tras la reanudación, situando a Borja por delante de la línea de tres defensiva con Valerón y Riki arriba como al inicio. No tardaría mucho en irse al banquillo el Flaco, dejando su lugar a Xisco y buscando el balón en largo. Pese a todo, la primera la tuvo de nuevo Coro en un mano a mano que salvó milagrosamente Aranzubia. Se abrió un ida y vuelta en el partido que devolvió en la jugada siguiente Bergantiños con un tiro desde la frontal que atajó Dani Mallo. A partir de ahí se acumularon las ocasiones para el Dépor y se abrieron los espacios para el Girona a la espalda de la defensa visitante.

La más clara la tuvo de nuevo Riki en el minuto 69 con otro disparo al palo. Minutos antes llegaría la polémica del partido en una falta sobre Bruno Gama en la que se pidió penalti y que el árbitro cobró como falta sobre la misma línea del área. Desde entonces se rompió el partido y las ocasiones se fueron de área a área.  A falta de siete minutos se igualaron las tornas con la expulsión por doble amarilla de Oscar Díaz por manos. Metió Oltra a Lassad por Morel y el Dépor tocó la corneta de zafarrancho de combate con el Girona pidiendo la hora. La tuvo Xisco en el 85 pero Dani Mallo cerró una grandísima actuación con una mano que dio los tres puntos a los suyos.

Ficha técnica: 

Deportivo: Aranzubia; Laure, Colotto, Zé Castro, Morel; Bruno Gama, Borja, Bergantiños, Guardado; Valerón y Riki.

Girona: Dani Mallo; Jose, Tortolero, Migue, David García; Dorca, Ballini, Moha, Jualu; Jandro y Coro.

Goles: 1-0, Jandro (min. 45);

Árbitro: Ocón Arraiz. (Colegio Riojano). Amonestó a Migue, Ballini y Jose con tarjeta amarilla por el bando local y a Guardado por parte del Deportivo. Expulsó a Colotto con roja directa y a Oscar Díaz por doble amonestación.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima jornada de la Liga Adelante. 8.000 espectadores en el estadio de Montilivi con presencia de unos 200 deportivistas en la grada.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.