Pedro Mosquera: “Soy consciente de que he tenido malos momentos”

0

Pedro Mosquera ( 21/04/1988, A Coruña) está llamado a ser uno de los hombres importantes en el Deportivo de Natxo González. Tras consumarse el descenso el año pasado, el centrocampista fue uno de los que decidió quedarse en el equipo para devolverlo a la máxima categoría del fútbol español. En esta extensa entrevista, repasa lo que sucedió el año anterior, lo que espera de éste y mucho más.

Nueva temporada, nuevas ilusiones, ¿cómo estás?

La verdad es que muy bien. Estamos muy contentos con este inicio de temporada, nos encontramos en la zona alta y después de jugar tantos partidos fuera de casa estamos deseando conseguir la tercera victoria en Riazor.

¿Cómo viviste este verano con tantos cambios en el club?

La verdad es que un descenso es lo peor que le puede pasar a un jugador y a un club y en ese sentido fue una experiencia muy mala pero de la que se aprenden cosas y hay que intentar sacar aspectos positivos, pero ha sido un verano difícil.

¿Qué fue lo peor del año pasado?

El año pasado nos faltó una idea de juego más definida y luego se juntó todo. Cuando falta eso no rindes a nivel individual y las cosas no salieron como esperábamos.

¿Cómo fue la conversación individual con Carmelo del Pozo?

Llegó antes de que finalizara la temporada y ahí tampoco hablamos mucho. Antes de empezar la pretemporada me transmitió que contaban conmigo y les dije que iba a ir de la mano del club y que si ellos querían que estuviera aquí iba a estar y no hubo mucha historia.

Y llega Natxo González con un estilo muy definido.

Es un estilo que le fue bien en Zaragoza y nos lo ha inculcado desde el primer momento. Creo que ha logrado buenos resultados pero aún tenemos que mejorar mucho aunque creo que se van viendo cosas interesantes en el campo.

Ya avisó Natxo que los centrocampistas son los que más se tienen que adaptar a este sistema.

Al final tenemos que mantener mucho la posición e ir alternando la salida de balón y sujetar el centro del campo. También tienes que meterte en línea de tres y los mediapuntas tienen que jugar al espacio de los mediocentros y los delanteros entre los defensas rivales. Creo que es un sistema bonito.

¿Es más difícil de lo que parece?

Cada entrenador tiene su estilo y en este sentido a él le ha ido bien y creo que aquí no nos está yendo mal.

Pero con margen de mejora.

Siempre intentamos mejorar. Hay mucha gente nueva, gente que nunca ha jugado en este sistema y en ese sentido debemos mejorar. Pero también creo que en casa hemos sido muy superiores al rival.

Importante convertir Riazor en un fortín.

Es muy importante. Creo que venimos de unos años en los que hemos ganado pocos partidos en casa y a la gente le gusta vernos ganar e irse contentos a casa. Ojalá sigamos en esta dinámica.

Al final el fútbol es un estado de ánimo.

Al jugador le gusta ganar. Evidentemente queremos jugar en la categoría más alta que haya pero tanto en el fútbol como en la vida hay que mirar hacia adelante y hacer las cosas mejor. Debemos ilusionar a la gente y en ese sentido la afición nunca falla.

¿Notas a la gente ilusionada?

Sin duda. En casa estamos recibiendo mucho apoyo y fuera igual. Esta afición lleva demostrando desde hace muchos años que siempre están ahí, ya sea en Primera o en Segunda y estamos muy agradecidos.

Tenéis un vestuario completamente nuevo.

Queda muy poca gente del año pasado y la gente que ha venido es excepcional. No creo que el año pasado hubiera mal vestuario, simplemente no salieron las cosas. Tengo que reconocer que el hecho de desayunar y comer allí todos juntos ayuda. Pasamos mucho tiempo en grupo, comemos con compañeros diferentes, nos vamos cambiando y eso se nota.

Sin embargo el año pasado parecía que el grupo no estaba cohesionado.

No creo que el problema del año pasado fuera de vestuario, sino más bien futbolístico. Es cierto que en ese aspecto este año estamos muy bien y creo que es muy importante para una temporada tan larga como esta.

Estar en el equipo de mi tierra es un orgullo y es algo que siempre he querido y no cambiaría por nada

¿En qué ayuda tener tanta convivencia entre vosotros?

Creo que el hecho de estar tanto tiempo juntos te hace interactuar más con la gente.

Y fomentando actividades para que os conozcáis más entre vosotros.

Ya lo explicó el entrenador el otro día. Se sacan dos papeles con dos nombres y uno tiene que contar la historia del otro. Son temas personales, clubes de procedencia etc. Son maneras de conocernos más.

¿Qué dicen de ti?

A mí no me tocó todavía.

Entiendo que la idea es transmitir ese conocimiento al terreno de juego.

Sin duda. Al final cuando te llevas bien con tus compañeros es más fácil hablar sobre el campo, animarte. Me parece algo muy interesante.

¿Qué pasó en Alcorcón?

Veníamos de jugar Copa del Rey, tuvimos concentración en Segovia y simplemente no salieron las cosas. Hay que saber que a veces vienen partidos así a lo largo de una temporada.

¿Estáis preparados para conciliar la presión?

Un club como el Dépor siempre tiene exigencia porque somos un club grande y estamos preparados para ello.

¿Sería un fracaso no subir?

A mí la palabra fracaso no me gusta. Nosotros trabajamos para estar con las opciones hasta el final de lograrlo. También creo que no se asciende de palabra. Debemos ser humildes y a la vez ambiciosos y en ese sentido estamos muy equilibrados.

¿Cómo es Natxo?

Es una persona muy exigente y meticulosa con su sistema e idea de juego. Es muy trabajador y eso es muy importante.

Defendí estos colores en el torneo de Brunete y de verdad que es un orgullo ser el capitán

¿Es un entrenador al que le gusta dialogar?

Es un entrenador que habla cuando tiene que hacerlo y cuando debe dar más libertad lo hace. Es un técnico que no deja nada al azar y cada error que ve no lo deja pasar aunque parezcan tonterías y pienso que eso es muy importante.

¿Cómo te encuentras a nivel personal?

Muy contento la verdad. Al final he jugado cuatro partidos como titular y hemos conseguido buenos resultados y en ese sentido estoy muy contento de ayudar al equipo.

¿Te has sentido señalado en algunos momentos por la afición?

Yo no diría señalado. Soy consciente de que he tenido malos momentos, algunos de juego y otros por lesiones que no me han dejado tener continuidad, pero a mí la gente siempre me ha demostrado su cariño y siempre me han apoyado.

¿Cómo se convive con las críticas?

Creo que es algo natural en el mundo del deporte. Al final tienes que coger las cosas y escuchar las críticas constructivas para mejorar y trabajar lo máximo posible y lo más importante es que al equipo le vaya bien.

¿En qué ha cambiado el Pedro Mosquera de hace diez años al de hoy?

La verdad es que no lo sé. Tenía veinte años pero creo que personalmente no he cambiado nada. En el aspecto futbolístico habré cambiado algo.

De hecho jugabas de mediapunta.

En esa época es cierto que jugaba más adelantado pero cuando volví al Castilla desde el Getafe retrasaron mi posición y es donde mejor me siento.

¿Te gusta la carrera que has llevado en el mundo del fútbol?

Por supuesto. Estoy contento y orgulloso porque he jugado en grandes equipos y estar en el equipo de mi tierra es un orgullo y es algo que siempre he querido y no cambiaría por nada.

¿Dudaste en algún momento a lo largo de este verano?

No. Para mí el Dépor es un gran club esté en la categoría que esté y cuando hablé con Carmelo le dije que no tuviera ninguna duda.

¿Qué significa ser capitán del Dépor?

Es un orgullo. Es el equipo de mi ciudad y al que veía de pequeño. Defendí estos colores en el torneo de Brunete y de verdad que es un orgullo.

¿Qué sentiste con el regreso de Álex?

Fue una alegría enorme. Lo echamos mucho de menos cuando se marchó porque es una gran persona y en ese sentido me alegré mucho.

¿A veces los de aquí tenéis más que demostrar?

No creo. La gente de Riazor sabe mucho de fútbol y han pasado grandes jugadores por aquí. Nos exigen a todos pero a poco que le demos siempre nos apoyan.

¿Cómo ves a Edu Expósito?

Es un gran jugador. El otro día ante el Granada jugó muy bien y tiene un gran futuro.

¿Y a Diego Caballo?

También. Con él compartí algún entrenamiento en el Castilla y tiene un gran futuro por delante.
Hay una competencia brutal este año. Es muy importante porque aumenta el nivel del equipo y eso es muy bueno.

Y llega el Málaga este año.

Va a ser un partidazo. Llegan aquí con muy buenos resultados y es el rival a batir pero si ganamos nos ponemos a un punto de ellos y es un gran momento para dar un golpe encima de la mesa.

Soy consciente de que he tenido malos momentos, algunos de juego y otros por lesiones

Va a ser una pelea preciosa por ascender.

Espero que sí. Hay muchos equipos que lo están haciendo muy bien pero es una temporada larguísima y lo más importante es no tener rachas muy negativas y ser regulares. No debemos disparar la euforia cuando ganemos ni pensar que no valemos para nada cuando perdemos un partido.

¿Cómo te imaginas un ascenso en Riazor?

Sería espectacular. Sería lo mejor que nos puede pasar.

¿Qué sentís cuando veis tanta gente incluso en un sitio como Tarragona?

Sientes que siempre están contigo y nunca estamos solos. Eso para un jugador es la hostia.

¿Un sueño?

El ascenso este año.

Sobre el Autor