Quique González no entiende de excusas

0

El Deportivo se sacudió ante el Nàstic de Tarragona  (1-3) los pocos fantasmas que lo habían acosado en este inicio de campaña. Los de realizar un partido redondo fuera, sobre todo tras lo sucedido en Santo Domingo, los de remontar y, también, los de proteger una ventaja corta en los últimos minutos. Todo ello en otra gran actuación colectiva liderada de nuevo por Quique González, al que le da igual el campo en el que juegue siempre que tenga una portería que martillear. Seis goles para el pucelano, cuatro de ellos a domicilio.

  • Con otras cartas. El Deportivo se encontró con un rival menos respetuoso en Tarragona. El Nàstic salió a apretar arriba la salida de balón en lugar de esperar, algo que en principio no inquietó a los blanquiazules. Entre los centrales y un siempre acertado Vicente Gómez se las arreglaban para saltar la presión sin problemas y atacar los costados. Moreno y Carlos tuvieron el primero, pero no acertaron.
  • Error no forzado. Avisaba Natxo que el crecimiento del equipo sería progresivo, pero podría haber estancamiento e incluso vuelta atrás. Como con la recuperación de Mosquera. El coruñés estuvo bien ante el Granada y empezó correcto en Tarragona, hasta que perdió un balón de forma incomprensible en tres cuartos. Lo castigó Tete Morente con un latigazo que se coló por la escuadra de Dani Giménez.
  • Ante todo, mucha calma. Está ganando en confianza el Dépor y eso se demostró en cómo encajó el gancho de su rival. Siguió a lo suyo, moviendo la pelota con calma y logrando el empate poco después a través del juego. En una gran jugada colectiva, Quique, Carlos y Carles Gil aceleraron en los últimos metros para desarbolar la zaga local. El valenciano se encontró con Becerra, que dejó el balón suelto para que el pucelano alargase su racha.
  • Hasta la cocina. Ya con el marcador equilibrado, el conjunto coruñés siguió masticando el encuentro, aunque con algún problema de contundencia en el área propia. Pronto volvió a adueñarse de la pelota hasta que llegó otra buena obra coral. Esta vez con concentración de jugadores en la banda izquierda, Carles Gil encontró a Carlos dentro del área, que continuó para que Saúl pudiera dar el pase de la muerte al área pequeña. Obviamente, ahí estaba Quique para poner el segundo.
  • Tengo malas y buenas noticias. El Dépor vivió una montaña rusa de sensaciones en los últimos minutos. Mientras trataba de resistir los ataques del Nàstic vio cómo Cartabia se rompía y se retiraba llorando al poco de entrar. La fatalidad es menor tras lo sucedido poco después. Los de Natxo sacaron rápido una falta y Saúl le puso a Christian Santos un caramelo en el punto de penalti. Salto y remate de nueve del venezolano, que necesitaba marcar para ganar confianza y lo hizo cerrando el triunfo.

FICHA TÉCNICA

Nàstic de Tarragona: Becerra; Abraham, Arzo, Cadamuro, Coris (Cardoso, min.81); Figueras, Fali, Rocha, Tete (Brugué, min.84); Uche (Luis Suárez, min.71), Manu Barreiro.

RC Deportivo: Dani Giménez; David Simón, Domingos Duarte, Marí, Saúl; Moreno, Mosquera, Carles Gil, Vicente (Christian Santos, min.85); Quique González, Carlos Fernández (Cartabia, min.75), (Bergantiños, min.81).

Goles: 1-0, min.26: Tete. 1-1, min.33: Quique. 1-2, min.68: Quique. 1-3, min.86: Christian Santos.

Árbitro: Areces Franco, comité asturiano. Amonesto a Carlos Fernández, Saúl y Domingos en el Dépor y a Tete en el Nàstic.

Incidencias: Estadio Nou Estadi de Tarragona. Partido correspondiente a la jornada 7 de Segunda División.

Sobre el Autor