Sin goles no hay paraíso

44

Muchas son las frases que con el paso del tiempo se han convertido en legendarias dentro del mundo del fútbol, bien por el momento en el que fueron mencionadas, por la relevancia del personaje por quien fueron pronunciadas o por describir a la perfección un hecho o momento vivido que difícilmente tiene una explicación lógica más allá del planeta fútbol. Algunas de ellas han tenido tal calado que han llegado a convertirse en auténticos tópicos a los que los propios protagonistas suelen recurrir en numerosas ocasiones a la hora de justificar o analizar lo ocurrido dentro del terreno de juego.

“Fútbol es fútbol”, “jugamos como nunca y perdimos como siempre” o “dominamos el partido pero cuando el balón no quiere entrar, no quiere entrar” son algunas de las más repetidas, pero hay una que difícilmente habrá alguien que se atreva a rebatir, y esa es que “en el fútbol al final lo que mandan son los goles”, ya que éstos son el hecho tangible que acaba premiando o castigando a un equipo en el marcador.

El Deportivo 2016-2017 visto hasta el momento es el fiel reflejo de lo vital que resulta esta faceta en ambas porterías. Y es que si bien en el aspecto defensivo se está mostrando como un equipo sólido, rocoso y muy solvente, hasta el punto de ser actualmente el tercer equipo menos goleado de la categoría con tan sólo seis tantos encajados, en ataque ocurre todo lo contrario y el cuadro blanquiazul encabeza el ranking de los equipos menos realizadores con únicamente cinco dianas en siete jornadas.

Analizando el pobre bagaje ofensivo de los de Garitano hay un dato que destaca por encima del resto, el Deportivo es el único equipo de la Liga Santander que no ha sido capaz aún de anotar un gol como visitante. Los tres partidos disputados lejos de Riazor hasta el momento se han saldado con dos empates ante Betis y Alavés y una derrota por la mínima frente al Atlético en el Vicente Calderón, por lo que un gol en cualquiera de ellos se habría traducido en un botín de puntos mucho mayor y el consiguiente empujón en la tabla clasificatoria.

Con estos precedentes el duelo previsto para este sábado ante el Barcelona en el Camp Nou no se presenta, a priori, como un escenario de lo más propicio para que los de Garitano acaben con su sequía realizadora a domicilio. Pese a ello, también existe un dato positivo al que agarrarse a la hora de ser optimistas, y es el hecho de que el Deportivo ha sido capaz de arrancar sendos empates a dos en sus dos últimas visitas al feudo blaugrana. En esos partidos surgieron las figuras de Lucas Pérez, Salomao y Álex Bergantiños como goleadores. ¿Qué mejor momento y qué mejor escenario que el Camp Nou para que tomen el relevo los Florin Andone, Marlos Moreno o Emre Çolak? Sea como sea, el Deportivo necesita que los de arriba afinen su puntería cuanto antes porque en el fútbol sin goles no hay paraíso.

Sobre el Autor