Un homenaje al fútbol ofensivo

43

El Fabril regresó de su visita a O Barco con un nuevo punto en su casillero y un cierto sabor agridulce por no haber sido capaz de alzarse con una victoria que, a falta de un cuarto de hora para el final, parecía casi asegurada. El Fabril supo sobreponerse a los dos tantos conseguidos por el equipo local en la fase inicial e incluso puso tierra de por medio al establecer un 2-4 en el marcador que semejaba insalvable para el CD Barco. Pero el festival goleador aún no había tocado a su fin en el campo de Calabagueiros y un doblete del jugador local Borja estableció el 4-4 definitivo.

Una semana más, Manu Mosquera contaba con numerosas ausencias a la hora de confeccionar la alineación inicial. A las ya habituales bajas por lesión de Borja Domingo y Marcos Legaz, se les unía el también lesionado Blas, mientras que Quique Fornos y Hugo Díaz se quedaron en A Coruña para reforzar al primer equipo juvenil. Por el contrario, quienes si pudieron viajar con el filial fueron el guardameta Davíd, que presenció desde el banquillo la derrota del Deportivo frente al Málaga, y el canadiense Ben Fisk, de vuelta tras varias semanas concentrado con su selección.

Enfrente estaba un CD Barco que por primera vez en la temporada tenía a todos sus jugadores disponibles. Precisamente uno de los que regresaba después de cumplir un partido de sanción fue quien abrió el marcador, y lo hizo por partida doble. Apenas había transcurrido el primer cuarto de hora de partido y eran los blanquiazules los que dominaban el encuentro, pero Mitogo ya había puesto en clara ventaja a los locales gracias a sus dos tantos.

Sin embargo el Fabril siguió fiel a su estilo y pronto tuvo recompensa. A la media hora de juego, Óscar Pinchi —máximo goleador del filial— no fallaba a su cita con el gol y metía de nuevo a su equipo en el partido. Hasta el punto que dos minutos más tarde, y tras una bonita combinación de los blanquiazules, el colombiano Juan Otero anotaba su tercer gol con la camiseta blanquiazul e igualaba el partido.

Tras el descanso, el duelo parecía no tener un claro dominador, hasta que en el minuto 58 el central Róber culminaba la remontada del Fabril, y un cuarto de hora más tarde, él mismo ponía el 2-4 en el marcador. Pero el partido estaba loco y el local Borja también quiso unirse al festival goleador en el que se había convertido el choque, y con un doblete en apenas cinco minutos volvió a establecer la igualada. En los últimos minutos del encuentro los dos equipos hicieron un último esfuerzo por alzarse con el triunfo pero el 4-4 resultó definitivo y ambos tuvieron que conformarse con el reparto de puntos.

Con este nuevo empate, el Fabril suma 16 puntos y se sitúa sexto clasificado, a tan sólo dos puntos de los puestos que dan acceso a los playoffs de ascenso. El próximo sábado a las 17:00 horas el filial blanquiazul recibirá al Ribadumia en Abegondo con la intención de lograr ante su público una victoria que lo acerque a la zona de cabeza.

Sobre el Autor