Álex Bergantiños se reencuentra con su pasado

0

El Deportivo-Sporting de este domingo (20:45h) estaba marcado en rojo en el calendario por diversas razones. Por ser el debut del Dépor en casa, por la rivalidad con los asturianos. Y para algunos, como Álex Bergantiños, por su pasado reciente. El futbolista de la Sagrada Familia vivió en Gijón un curso 17/18 que difícilmente olvidará. Cedido allí por el Deportivo, el centrocampista se convirtió en un futbolista importante para los rojiblancos y se ganó el cariño de la grada. Este domingo se reencuentra con todos ellos.

No fue una cesión más. No para Álex. En Gijón volvió a disfrutar del fútbol. Y acumuló nada menos que 3.427 minutos, repartidos en 36 partidos de liga, dos del play-off de ascenso y otros dos de la Copa del Rey. Tan pronto se hizo con un puesto en el once, en la jornada 8, no volvió a soltarlo. Solo cuando causas de fuerza mayor se lo impidieron, como una lesión en los isquios y el ciclo por tarjetas.

Su entrega y su sacrificio por el equipo calaron muy hondo en la afición sportinguista. Tanto, que incluso le compusieron una versión del éxito internacional “Despacito” : “Ber-gan-tiños / Quiero ascender contigo, Bergantiños / Robando balones, rompiendo tobillos / Antes no valies y ahora yes Mazinho / Ber-gan-tiños / Quiero ascender contigo, Bergantiños / Dame esi balón o te rompo los piños / Quédate en Gijón y deja al Deportivo”.

Al final, el deseo de la Mareona no se cumplió. Y Álex regresó a Coruña al concluir la temporada. Pero antes, quiso despedirse de su vieja afición con una emotiva carta. En ella, entre otras cosas, se podía leer su agradecimiento a la ciudad asturiana: “Tanto mi familia como yo no queremos marcharnos ni del Sporting ni de Gijón sin dar las gracias. Nunca nos hubiéramos imaginado que en ningún club ni en ninguna ciudad podíamos habernos sentido tan bien, tan queridos y tan integrados. Gracias por tanto cariño recibido. Siempre el Sporting, Gijón y Asturias estarán en nuestros corazones”.

Con tantos sentimientos por el medio, a nadie sorprende que Álex, ahora con la camiseta del Deportivo, afronte esta jornada de manera especial. “Me toca enfrentarme a compañeros de hace unos meses. Así que es un partido diferente en lo emocional”, reconocía esta misma semana en rueda de prensa. El domingo se reencuentra con su pasado más reciente.

Sobre el Autor