Ayoze: “Soy el primero que me iba muy jodido cuando las cosas no me salían bien”

84

Riazor.org entrevista a Ayoze Díaz en la semana del doble enfrentamiento Deportivo-Mallorca. El lateral canario, con pasado bermellón, ha recuperado la titularidad en las dos últimas jornadas de liga tras muchas semanas alejado del once inicial.

Ayoze Díaz Díaz (La Laguna, Santa Cruz de Tenerife, 25 de mayo de 1982) llega sonriente a la cita con Riazor.org. Sencillo, cercano y afable, nos habla de fútbol y partidos, pero también de su vida personal, de su adaptación a Coruña y, sobre todo, de su familia: “ahora en un rato tengo que ir a recoger a mi mujer. Entreno y estoy con ella y con mi niña, así es mi vida. Soy muy familiar y de los que piensa que es importante aprovechar el tiempo al lado de la familia”. Futbolísticamente, tras una temporada en la que no rindió como se esperaba, el lateral tinerfeño jamás elude su responsabilidad, no rehúye las preguntas y asume las críticas: “soy realista y sé que la pasada temporada no estuve nada bien, no tengo problema en reconocerlo”. Sin embargo, tras ese año aciago, el fútbol, que recompensa el esfuerzo y el trabajo, le ha brindado de nuevo la titularidad y la confianza de José Luis Oltra.

La temporada pasada, el mister perdió la confianza en usted y salió del once. Ahora, se da la situación inversa y es usted el que se hace con el puesto de titular en detrimento de Evaldo…
Sí, bueno, pero yo es lo que he hecho siempre: trabajar y esperar mi oportunidad, tratar de estar ahí para que el mister cuente conmigo cuando lo considere oportuno. Yo sé que esto es muy largo, llevo ya muchos años en Primera División, y hay que estar preparado porque en cualquier momento puedes entrar. Ahora se trata de intentar mantener esta titularidad hasta el final.

¿Es menos satisfactorio, por así decirlo, cuando se entra debido a los fallos de un compañero?
Bueno, yo creo que todos somos profesionales. A todos nos gusta jugar, pero son decisiones que toma el entrenador y hay que aceptarlas como tal. A mí me pasó el año pasado y lo acepté, seguí entrenando y bueno, es una pena, pero ahora le toca a él esa posición. En el fútbol hay que estar a tope y esperar tu oportunidad; si yo no rindo bien, entrará él. Esto funciona así. Por mi parte, creo que la temporada pasada llevé bien mi situación, centrándome en trabajar duro para intentar jugar.

Sea como fuere, lleva dos partidos a buen nivel, sólido y sin apenas errores. ¿Está en la línea a seguir?
La verdad es que sí, me he encontrado bien, a pesar de no tener ritmo de competición todavía. Sin ese ritmo, si no vienes jugando, se hace más complicado entrar contra el Barça y luego jugar contra el Celta, porque son dos partidos difíciles e intensos, aunque no quita que a todos nos gusta jugar esos partidos. Pero había que enfrontarlo de la mejor manera posible y yo me encontré bien, igual un poco cansado al final, pero bien al fin y al cabo.

Se le vio más cansado los pocos minutos que entró en Vallecas…
Sí. Aquel partido, es que yo no estaba para salir…Iba a entrar Salomão, hasta tenía la camiseta puesta, pero Ze Castro tuvo un problemilla y salí yo, casi sin calentar. Y salí ya con el equipo tirado para arriba y yo estaba frío, descolocado, sin el ritmo de partido. Se me veía ahí como un poco fuera de lugar.

Antes de comenzar la temporada parecía incluso descartado. ¿Cómo lo ha llevado?
Descartado para nada. Además, yo siempre confío en mis posibilidades. Sí es cierto que tuve la lesión antes de empezar la liga y tenía esperanza de empezar como titular porque había hecho una buena pretemporada, me sentía bien, pero al lesionarme entró otro compañero. Después, el primer partido se gana, y se gana bien, y es normal que el entrenador confíe en el chico que lo hizo bien

¿Cómo se afronta que para la posición de lateral izquierdo hayan llegado dos futbolistas nuevos?
También hay tres laterales derechos (Risas). Yo creo que son cosas que pasan, no hay que darle mayor importancia. Ya sabemos lo que hay y bueno, a pelear y a disputar el puesto con los otros dos. En ningún momento me dijeron que estaba descartado ni nada parecido. Confío en mis posibilidades y tengo contrato aquí, soy jugador del Deportivo y me quiero quedar.

¿Fue una petición expresa de Jose Luis Oltra la temporada pasada?
No lo sé, la verdad. Sí es cierto que habíamos trabajado juntos en el Ciudad de Murcia; fue una gran temporada y me salieron las cosas muy bien con él, jugué muchos partidos. Y bueno, si con un entrenador te salen las cosas bien, confía en ti, y se da la posibilidad… Yo quedaba libre en Mallorca y decidí venirme para aquí.

Pero, al fin y al cabo, el Deportivo había descendido. ¿Qué le llevo a firmar en Segunda División?
Me sedujo la oferta del Deportivo. Tenía ofertas en firme de Primera División, pero me comprometí con el Dépor, me gustaba la idea de volver a trabajar con José Luis y con Chema que, como te decía, ya los conocía. También A Coruña es una gran ciudad para vivir y el Dépor es un equipo bueno y con una gran afición. Además de las deportivas, también hay muchas cosas aquí, no solo es el hecho de jugar en Primera o Segunda División, porque podía estar en Primera y no fui; quería jugar en el Deportivo.

¿Qué se encuentra al llegar aquí? ¿Le sorprenden el club y la ciudad?
Más o menos sí es todo como me lo esperaba y mi familia y yo nos hemos adaptado muy bien. Es una ciudad muy agradable, muy cómoda para vivir, parecida a Santander dónde había estado muy a gusto. Me ha sorprendido gratamente la ciudad; eso sí, hace un poco más de frío que en Mallorca (Risas).

¿El club sí es más familiar de lo que esperaba?
Sí, en ese sentido hasta me recuerda más al Ciudad de Murcia que a otros clubes. Pero en el buen sentido (Risas). Me ha sorprendido que sea tan familiar; está todo concentrado en pocas personas, en gente de confianza. Y a veces es mejor tener poca gente y de confianza que tener mucha y ni conocerla.

Ha reconocido en varias ocasiones que la pasada temporada no estuvo al nivel deseado. ¿A qué cree que fue debido?
Sí, la verdad es que yo soy persona también y no me cuesta admitirlo. Hay años que estás mejor, otros que estás peor, y yo soy realista y sé que quizás no estuve todo lo bien que me hubiera gustado. Pero yo soy el primero que me iba muy jodido cuando las cosas no salían bien. Tampoco lo achaco a nada ni le doy muchas vueltas, fue un año raro para mí y bueno, hay que aprender de los errores y trabajar y entrenar a tope para estar mejor.

¿Cómo llegaron a afectarle las críticas llegadas desde la afición? ¿Las comprendía?
A nadie le gusta que en su campo haya críticas o ese ‘runrun’, pero yo respeto a todo el mundo y la afición que va al campo puede hacer lo que quiera y considere oportuno. Ellos son los que pagan y los que van a ver al Deportivo y los respeto aunque te duela eso de tu propia afición. Somos personas y esas cosas afectan, no gustan, pero tú eres el primero que te sientes mal y te jode. Al final se consiguió el objetivo e intento quedarme con eso, verlo así. No estaba bien y el mister decidió que tenía que jugar otro compañero y no pasa nada: yo a trabajar, a entrenar, a mi entrega diaria. Creo que comporté bien la pasada temporada.

¿También tuvo la prensa algo que ver en esas críticas?
Sí, está claro que la prensa es también muy influyente. Es su trabajo, también están para eso, para transmitir lo que piensan. Perfecto y no pasa nada. Es su trabajo y nosotros también intentamos hacer el nuestro lo mejor posible, aunque a veces no salga del todo bien.

Y el mister concede segundas oportunidades para redimirse…
Sí, y además, somos un grupo, y aunque al principio se diga que no vas a contar o lo que sea, al final todo el mundo tiene oportunidades. Yo, en todos los equipos en los que he estado, siempre ha habido jugadores que en un principio parece que no cuentan pero al final terminan jugando. Por eso no hay que bajar los brazos, hay que seguir y entrenar y esperar a que el entrenador vuelva a contar contigo.

¿Es el sistema de Oltra propenso a que los laterales sufran más complicaciones de las habituales? ¿Se toman demasiados riesgos que luego repercuten en la faceta defensiva y, sobre todo, en determinadas posiciones y jugadores?
Tampoco voy a entrar en el estilo, cada entrenador tiene el suyo y tú te amoldas a lo que él pide. Cada entrenador tiene su forma de jugar y no es que sufran más unos que otros, aquí todos somos un grupo y tenemos que ayudarnos entre todos. Al fin y al cabo, los que jugamos y tenemos que ayudarnos y mirar por el compañero somos nosotros. Es cosa nuestra hablarnos para estar más juntos, cubrir al compañero o lo que sea. Los que estamos en el campo somos nosotros.

¿Cómo ha visto al equipo en este inicio dubitativo? ¿Se podía esperar que costará la adaptación?
Hay que ser realista. Los equipos que suben, muchas veces, les cuesta estar ahí y mantener la categoría. Pero creo que hasta ahora el equipo no ha estado mal, sobre todo, teniendo en cuenta los equipos que nos han tocado. Sabemos que hay potencial para sacar esto adelante.

Pero, haciendo autocrítica, ¿qué ha fallado en este inicio de temporada además?
Es complicado jugar contra esos equipos. Y hay otros equipos que no se han enfrentado a ellos y están peor que nosotros. Y, aunque no hay que mirar para los otros equipos, lo que quiero decir es que no estamos tan mal. Aunque no hemos estado bien en algunos partidos, sí lo hemos estado en otros: hemos tuteado a todo un Sevilla, ganamos bien en casa frente a Osasuna, también estuvimos bien en Granada… Dónde sí que no estuvimos bien fue contra el Rayo. Hay que corregir y mejorar cosas, sí, pero no creo que haya sido un inicio malo, ni mucho menos; esto va a ir para adelante. Hay que intentar sacar puntos ya, pero no es para alarmarse; ahora vienen partidos dónde se puede jugar más de tú a tú, dónde se pueden y se deben sacar más puntos.

Quedándonos en el último encuentro, ¿cree que podrían haber sacado los tres puntos en el derbi? ¿Hubo cierto miedo a ir a por el partido?
Sí, quizás nos falto algo. Pero también influye mucho estar ahí metido en una situación complicada, puesto que no estás en mitad de tabla, y tienes miedo a perder. Es un partido importante contra el Celta de Vigo, es un rival complicado y, al fin y al cabo, un punto es bueno. El equipo estuvo bien, pero sí influye poder perder lo que tenías; y más que perder el punto en sí, está el poder cambiar esa dinámica de no puntuar, que viene bien para el plano moral. Creo que fue un buen resultado por todos esos factores y ahora hay que hacer ese empate bueno en casa.

¿Temen en el vestuario que si continúa esta dinámica negativa se pierda parte del apoyo de una afición que ustedes consideran fundamental para la consecución de los objetivos?
No, yo creo que no. Yo creo que los que están ahí siempre, van a estar. Se nota mucho la gente cuando jugamos en casa y yo creo que los que están ahí por el Deportivo van a estar siempre pase lo que pase y se está demostrando siempre. No creo que la gente se desanime por algunos resultados malos.

Ahora llega una semana con dos choques, Liga y Copa. ¿Debería ser muy secundaria la Copa del Rey teniendo en cuenta la situación?
Es una competición muy bonita y no hay que darla para nada por perdida. A todos los jugadores nos gusta jugarla y sirve para mucho. Yo, por ejemplo, ahora estoy jugando, pero antes no, y eso es un aliciente, disputar una competición, disputar minutos. Además, tenemos una plantilla muy grande y así hay más oportunidades para todos.

¿Cómo ve al Mallorca, su ex equipo, en este inicio de temporada?
Empezó muy bien pero ahora vienen en una mala racha, aunque también ha jugado contra Sevilla y Madrid, que son partidos complicados y llevan sin ganar cuatro partidos. Estuve hablando con Martí y también están algo preocupados, pero están más desahogados, tienen 11 puntos.

Parece que el equipo bermellón ha dado un cambio radical desde la llegada de Joaquín Caparrós, muy diferente a los anteriores técnicos…
Sí, bastante. Yo estuve con Gregorio (Manzano) y con Laudrup, y sí, son bastante diferentes. Son estilos que no tienen nada que ver. A Michael le gusta el buen trato de la pelota, jugar, combinar. A Caparrós ya todos lo conocen, le gusta que sus equipos sean muy fuertes, muy aguerridos, muy peleones y salir a la contra con rapidez. Van a ser partidos complicados. Van a hacer su partido, lo que mejor hacen y serán difíciles.

¿Qué destacaría del Mallorca?
Tienen muy buen bloque. Los equipos de Caparrós siempre se han caracterizado por ser difíciles y tener muy buen bloque. Además, tienen buenos jugadores. A mí me gustan mucho Hemed y Víctor Casadesús. Por las bandas tienen gente rápida y habilidosa y hombres fuertes en el medio como Pina o Martí, aunque ahora no esté jugando tanto. Pero ahí sigue, con 36 años, todavía está fuerte. Cuando yo me fui todavía daba mucha mucha guerra.

Como Valerón…
Valerón es un símbolo aquí. Tiene todo el respeto de la afición, de la gente, en el vestuario. Y no solo él, también está Manu. Y Marchena, que aunque haya llegado este año, tiene un peso muy importante por todo lo que ha conseguido. Ojalá aguante aquí un par de años. Yo creo que a todos los jóvenes les impone. Es muy importante tener gente así en el vestuario.

Siempre se apunta que es un vestuario muy unido, de buena gente…
Sí, sí, la verdad es que hay muy buen grupo. Siempre hay vestuarios mejores y peores, pero la verdad es que aquí muy bien desde que llegué. Un grupo bastante bueno, con gente joven y gente veterana y creo que eso ayuda. Nunca hay ningún problema y siempre todo el mundo está ayudando y tirando para el mismo lado.

¿Le gusta ver fútbol además de lo que ya le toca por profesión?
Si hay algún partido interesante sí, pero ahora casi no puedo por la niña. Antes sí que veía mucho más, pero ahora mi hija no me da mucho margen (risas). Cuando tienes familia es diferente y además yo soy una persona muy familiar, que da gran importancia a la familia.

Un equipo histórico con el que quedarse…
Aquel Tenerife que entró en UEFA que entrenaba Valdano, con Redondo, Del Solar, Antonio Mata, Felipe Miñambres… Fue un equipo muy bueno y lo recuerdas porque era de tu tierra y estabas allí. Es especial aquel equipo.

El jugador que más le haya gustado…
Michael Laudrup. Desde pequeñito siempre ha sido mi ídolo. Y no solo como jugador, también como persona.

¿Entonces no siempre tuvo claro que sería lateral izquierdo?
No, no, yo empecé jugando de mediocentro, luego también de central… Dónde me asenté como lateral izquierdo fue en Santander, aunque ya había jugado algo ahí en Tenerife.

¿Le queda algún sueño por cumplir?
Jugar competición europea, que nunca me ha coincidido. A ver si el año que viene aquí. Es que me clasifiqué con el Racing y me marché y con el Mallorca también y no pudimos jugarla por aquel problema que acabo entrando el Villarreal.

¿Tiene alguna afición que el tiempo le permita?
Ahora mismo, mi hija (Risas). Y bueno, también me gusta acompañar a mi mujer y a mi hija, que montan a caballo. Ir a verlas y estar con ellas, así es mi plan perfecto. Es que soy muy familiar, me gusta pasar tiempo con la familia.

Para terminar…Un libro, una película, una canción y una ciudad para vivir.
No leo mucho, la verdad, pero últimamente me ha gustado “La Reina del Sur”. Y tengo pendiente de leer ‘Entrénate para la vida’, de Patricia Ramírez, que era la psicóloga del Mallorca cuando estuve allí. En cuánto a la canción, me quedaría con “Tanto la quería”, de Andy & Lucas. Guardo un buen recuerdo de esa canción e incluso fue la canción que bailé con mi mujer en la boda. Película, ”El show de Truman”, sin dudarlo. La ciudad, Tenerife. Y Nueva York.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.