Doctor Dépor

0

El Deportivo se presentaba en Riazor con la obligación de dejar en un mal día lo vivido en Alcorcón. De momento la muestra es pequeña, pero tras lo visto ante Sporting y Granada, y la pifia de Santo Domingo, sólo queda esperar que este equipo no padezca esquizofrenia para ofrecer dos caras totalmente diferentes en casa y fuera. Esta vez fue la versión buena, dominando desde el inicio, aumentando la intensidad y sentenciando gracias a un gran Quique González que coloca al equipo en el vagón de ascenso (2-1).

  • Doble personalidad. El Deportivo retomó el partido ante el Granada donde lo había dejado con el Sporting en Riazor. Como si todo lo ocurrido durante la semana pasada no fuese más que una pesadilla. Seguridad, mandando desde el primer minuto y empujando hacia su área a otro de los rivales que está llamado a pelear el ascenso con los blanquiazules.
  • Lento, pero seguro. No fue un torrente de ocasiones lo que generaron los de Natxo. De nuevo costó encontrar a Carles Gil en la mediapunta y el balón no circulaba con la fluidez necesaria para desordenar al Granada. Pero el equipo no sufrió atrás y tuvo oportunidades suficientes como para adelantarse. Carlos Fernández probó a Silva desde fuera del área y la más clara fue para Quique, que tras una gran jugada de Vicente y Saúl disparó al palo cuando tenía el gol hecho.
  • Quique, el indispensable. Volvía tras una lesión muscular y salió de inicio. No tardó en demostrar lo necesario que es. Durante la primera hora de encuentro se dedicó a dar un ‘clinic’ sin balon, dirigiendo la presión del equipo y colocando a todos sus compañeros en ataque. Con el balón recibió y tocó con criterio siempre. Sólo le faltaba el gol y le llegó desde los once metros, que viendo los problemas recientes del Dépor en los penaltis también tiene mérito. No paró ahí su exhibición y cerró el encuentro con otro tanto de ariete puro. Recibió en el área pequeña y soltó un latigazo a la media vuelta ante el que Silva nada pudo hacer.
  • Punto para Saúl. El lateral cántabro se estrenaba en Liga tres años después de su fichaje. No era un debut fácil, ya que le tocaba llenar el vació de Caballo tras su buen inicio. Y Saúl cumplió con creces. cerró su banda a la perfección, le dio buena salida al equipo por la izquierda y se incorporó al ataque con insistencia y acierto. Empieza a ganarse crédito y sólo puede ir a más.
  • El Granada tampoco hizo nada. Quedaba la duda hace unas semanas de a quién darle el mérito de lo que se vio en Riazor. Si al Dépor o quitárselo al Sporting, que no había hecho nada. En poco más se quedó el Granada, que sólo logró marcar de falta directa en el descuento y por un error de los de Natxo en la salida de balón. Dani Giménez apenas pasó apuros y los andaluces nunca encontraron la forma de desbordar a los locales.

FICHA TÉCNICA

RC Deportivo: Dani Giménez; David Simón, Domingos Duarte, Marí, Saúl; Moreno (Expósito, min.60), Mosquera, Gil (Cartabia, min.74), Vicente; Quique González (Bergantiños, min.91), Carlos Fernández.

Granada CF: Silva; Víctor Díaz, Martínez, Germán, Álex; Fede, Montoro; Puertas, Fede Vico (Pozo, min.63), Vadillo (Juancho, min.82); Adrián Ramos (Rodri, min.74).

Goles: 1-0, min.68: Quique, de penalti. 2-0, min.78: Quique. 2-1, min.91: Montoro.

Árbitro: Moreno Aragón, comité madrileño. Amonesto a Pablo Marí en el Dépor.

Incidencias: Estadio de Riazor, 13.820 espectadores. Partido correspondiente a la jornada 6 de Segunda División. Antes del encuentro se rindió homenaje al HC Liceo con un saque de honor.

Sobre el Autor