El Almería, un obstáculo inevitable

88

El Deportivo busca este viernes una victoria en casa ante el conjunto andaluz, rival directo por el ascenso y con tres puntos más en la tabla. En los últimos años, los rojiblancos se han convertido en una de las bestias negras del equipo gallego.

El Almería, tercero en la Liga Adelante, es el próximo rival del Deportivo este viernes en Riazor. Los de Oltra tendrán que poner a funcionar los cinco sentidos si quieren sacar un resultado positivo contra el equipo que se ha convertido en los últimos años en una de sus bestias negras. En las cuatro últimas campañas, desde que el Almería ascendió a la categoría de oro, el balance es muy favorable al club del sur de España: cinco victorias, tres empates y dos derrotas en diez partidos.

En el debut liguero en la temporada 2007-2008, el conjunto almeriense se llevó los seis puntos de los duelos directos en Liga. Goleó al Deportivo de Lotina en Riazor (0-3) con tantos de Álvaro Negredo, Fernando Soriano y Albert Crusat; y también venció en los Juegos del Mediterráneo con una única diana marcada por el central Rubén Pulido. La siguiente campaña fue el Deportivo el que consiguió todos los puntos de los enfrentamientos. Ganó como visitante con un solitario gol de Joan Verdú, que también repitió en el 2-0 de A Coruña en el que Lassad Nouioui hizo el segundo. En la campaña 2009-2010 fue relajada, pues los enfrentamientos terminaron ambos en tablas, 1-1 y 0-0.

No fue hasta la temporada pasada cuando la balanza se decantó hacia el lado del Almería. Victoria en Riazor con un doblete del nigeriano Kalu Uche (2-0) y empate en los Juegos del Mediterráneo. Este partido está calificado ya como mítico porque presenció el primer gol de cabeza de un portero en toda la historia de la Primera División, Dani Aranzubia. La puntilla la puso el equipo andaluz en los cuartos de final de la Copa del Rey, en ambos partidos, curiosamente, con José Luis Oltra en el banquillo. Un solitario tanto de Corona en la ida y un partido vibrante (2-3) en Riazor clasificó a los rojiblancos a unas semifinales contra el Barcelona que a la postre resultó una de las razones de peso de su descenso.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.