Fede Valverde busca su hueco en la medular

54

Tras numerosos encuentros situado en banda, Fede Valverde parece encontrar su sitio en el esquema del Deportivo. Frente al Athletic Club de Bilbao, el uruguayo comenzó siendo el mediocentro más adelantado, aunque en la segunda parte acabaría retrasando más su posición, lo que le llevó a realizar una de sus mejores actuaciones desde que está en A Coruña.

Desde que se incorporó al club herculino, Fede Valverde ha jugado en numerosas posiciones, alguna de ellas desconocida para él. Con Pepe Mel, parecía asentarse en la banda izquierda, aunque pronto volvió al centro del campo con Cristóbal Parralo, quien también lo llegó a emplear como lateral derecho improvisado. Sin embargo, desde que el antiguo técnico fabrilista dirige al primer equipo, Valverde acumula minutos jugando por el centro, situándose por delante de Borges y Guilherme (Mosquera el pasado domingo). Frente al Athletic volvió a ocupar esta demarcación durante unos primeros 45 minutos en los que no estuvo muy participativo y no completó ninguna jugada destacada. Tras el paso por los vestuarios retrasaría su posición, teniendo más responsabilidad en la creación del juego coruñés, lo que le llevó a ser uno de los mejores jugadores del conjunto blanquiazul de esta jornada.

Con Pedro Mosquera con tarjeta amarilla, y tras una mala primera mitad, Cristóbal Parralo decidió sustituir al mediocentro coruñés y dar entrada al joven Edu Expósito. Esto provocó que Fede Valverde pasara a ocupar la posición del capitán deportivista sobre el terreno de juego, ubicándose por delante de la zaga local. Desde ahí era el primer hombre en iniciar el juego del Dépor, en numerosas ocasiones incrustándose entre los centrales para sacar el balón jugado. Fede dotó de más criterio y dinamismo la posesión del cuadro gallego, el cual sufrió mucho en el primer tiempo a la hora de iniciar las jugadas. Además de eso, realizó numerosas arrancadas al ataque, dejándose ver en ambas áreas y mostrando su capacidad para ser considerado un box to box. En muchas ocasiones las llevaba a cabo con el balón pegado a sus pies y superando a la primera y segunda línea de jugadores rojiblancos, mientras que Edu cubría el sitio dejado por el jugador uruguayo.

A diferencia de en otras jornadas, Valverde no llegó a atreverse con el tiro a portería, una de sus grandes facetas. Joven y con descaro, además de poseer una indudable calidad y ser un portento físico. Fede demostró ante el pasado domingo en Riazor que está capacitado para llevar la manija del Deportivo, pugnando por el puesto de ‘5’ junto a Pedro Mosquera o Guilherme, en vez de posicionarse en la mediapunta u otra demarcación. El próximo compromiso liguero dirá si el charrúa se hace con los mandos del juego coruñés en la medular o si sigue acumulando minutos en una posición más adelantada.

Sobre el Autor