Julián Calero, principal candidato para dirigir al Fabril

0

La profunda reestructuración que deberá afrontar el Deportivo durante las próximas semanas no solo abarca la configuración tanto de la primera plantilla como la del filial, sino que incluye también un cambio en los banquillos. Con las salidas ya confirmadas de Clarence Seedorf y Gustavo Munúa el primer paso del nuevo proyecto pasa por buscar a sus sustitutos, y todo apunta a que en ambos casos las negociaciones podrían estar avanzadas.

Si en el día de ayer salía a la luz el nombre de Natxo González, actual técnico del Zaragoza, como futuro entrenador del Deportivo en su nueva andadura en la Liga 1|2|3, desde Coruña Deportiva de la Cadena Ser apuntan que el principal candidato a tomar las riendas del Fabril es Julián Calero. Según dichas informaciones, el entrenador madrileño del Navalcarnero es quien encabeza la lista que maneja Albert Gil de posibles sustitutos de Gustavo Munúa y su gran apuesta para liderar al filial blanquiazul el próximo curso.

Julián Calero viene de completar una gran temporada al frente del Navalcarnero, hasta el punto de convertirlo en una de las revelaciones del Grupo I de Segunda División B en el que también militaba el Fabril. Su gran labor en el banquillo se vio plasmado sobre el terreno de juego y tuvo su reflejo en la clasificación, ya que los madrileños estuvieron inmersos en la lucha por los puestos de playoff hasta la última jornada de liga, un sueño que finalmente no alcanzarían y del que tan solo les separó un tanto.

Natural de Parla, a sus 47 años de edad Julián Calero cuenta con una amplia experiencia en los banquillos que tuvo sus inicios en las categorías inferiores del AD Parla. Tras un breve paso por el Rayo Vallecano como segundo de Michel, pasó a formar parte de la cantera del Real Madrid, donde llegó a dirigir al Juvenil de División de Honor durante dos temporadas en las que tuvo a sus órdenes a futbolistas como Nacho, Sarabia, Marcos Alonso o Cheryshev.

Posteriormente ocupó el banquillo de varios equipos madrileños como el Alcobendas Sport, Parla, Alcorcón B y Pinto, a los que sumó un fugaz paso por la liga rusa como máximo responsable del Volga Nizhny Novgorod y nueve meses como segundo de Luis Milla en el Al-Jazira de los Emiratos Árabes.

Pero su principal reto llegó en el verano de 2014 cuando Julen Lopetegui, actual seleccionador nacional y con el que había coincidido en las categorías inferiores del Real Madrid, apostó por él como segundo entrenador en su aventura al frente del Oporto. En su primer año en el conjunto luso coincidió entre otros con Adrián López y alcanzó los cuartos de final de la Champions. Tras su paso por el fútbol portugués su siguiente destino fue el Oviedo, en esta ocasión como ayudante de Fernando Hierro, una estancia que duró tan solo una temporada y en la que se quedó a las puertas de lograr la clasificación para el playoff de ascenso a la Liga Santander. De ahí daría el salto al Navalcarnero como primer entrenador, donde su gran campaña le ha servido para despertar el interés de un Deportivo que parece decidido a poner en sus manos el destino del Fabril.

Sobre el Autor