Luisinho, a fondo

362

El periodista portugués Miguel Lourenço Pereira analiza en exclusiva para Riazor.org el papel de su compatriota Luisinho en el país vecino. Desde la tercera categoría del fútbol luso hasta llegar a Champions con el Benfica, aunque no disputase minutos.

A primera hora de la mañana de este martes 13 de Agosto, el Deportivo confirmaba de manera sorpresiva en su web oficial la incorporación del carrilero zurdo Luís Carlos Correia Pinto ‘Luisinho’ (Porto, Mayo de 1985), cubriendo así una de las necesidades de la actual plantilla de Fernando Vázquez con un jugador que no estaba en las quinielas de refuerzos, aunque sí sonó con fuerza el verano pasado. El jugador de 28 años procede del Benfica –fichado desde el Paços de Ferrerira en un pack junto a Michel-, uno de los grandes del fútbol luso, pero, aún así, es un auténtico desconocido para el grueso de la afición herculina. Por ese motivo, Riazor.org ha querido conocer más a fondo el perfil del futbolista de la mano de Miguel Lourenço Pereira, periodista freelance del país vecino afincado en Madrid y colaborador en diferentes medios españoles e internacionales.

“Su afirmación fue tardía, con 27 años, después de una vida futbolística desarrollada en equipos de la Liga de Honra (Segunda División) y 2º División B (una división semi-profesional) en equipos del Norte de Portugal (Vila Real, Braga B, Moreirense o Aves)”, relata Pereira sobre los inicios del zurdo. Tras dos buenas temporadas en las filas del Clube Deportivo Aves, de la categoría de plata lusitana, llamó la atención de Carlos Carneiro, hábil director deportivo del Paços de Ferreira y experto en este tipo de fichajes a bajo coste: “fue una de esas adquisiciones que hacen poco ruido pero que funcionan en equipos de bajo presupuesto y modestas ambiciones. Se puede decir que explotó tarde en la primera liga portuguesa y que alcanzó su mejor nivel en la ultima mitad de esa temporada 11/12 en el Paços”.

Uno de los aspectos que llama la atención sobre Luisinho es su reconversión al lateral y ese gran rendimiento en el conjunto norteño, pues comenzó siendo extremo o interior, como recuerda Miguel Pereiraa: “su posición natural era de medio izquierdo en el tan usado 4-4-2 por los equipos de 2ª o 2ª Division B. Henrique Calisto lo adaptó al lateral en el Paços y ahí sacó a relucir sus mejores calidades, como subir bien por banda o cerrar sólido en el mediocampo, pero fue más fruto de su garra y lucha que de su talento técnico o táctico para dichas facetas”. Pese a que en el conjunto amarillo “dio la nota de manera positiva”, avisa Pereira de que Luisinho deja mucho que desear en la faceta defensiva: “sufría mucho con extremos habilidosos, también en el marcaje defensivo”. Lo que sí reconoce es que el de Porto es “un jugador que lo da todo, un luchador”, pese a que “tácticamente tiene poco que ofrecer, que no se espere que se incorpore con mucho acierto en ataque u ofrezca salida de balón por su flanco”.

Después de sorprender en su estreno en la élite del fútbol luso, Luisinho fichó por el Benfica. Jugó 12 partidos para las Águilas (5 en liga, 6 en las copas de Liga e Portugal y uno en Champions, contra el Barcelona) y anotó un tanto, pero su aportación fue más bien escasa. “Hubo mucha sorpresa por su pase al Benfica, pese a que se le quiso comparar con Fabio Coentrão, algo no muy acertado bajo mi punto de vista. Tras unos cuantos partidos, Jorge Jesus se hartó de sus errores de marcaje y de su dificultad para incorporarse al ataque con criterio, algo fundamental en sus esquemas, y lo relegó primero al banquillo y luego al equipo reserva. Con la llegada de Silvio y Bruno Cortez, su salida estaba muy clara”. En torno a su marcha, se especula en Lisboa que el traspaso al Dépor fue “negociado con el equipo habitual que trabaja con Gestifute y que mantiene buenas relaciones con ambos clubes”.

Sobre su adaptación a España y el peso que pueda tener en un equipo como el Dépor, Miguel Pereira también arroja dudas, debidas en su mayor parte al bajo nivel en el que se encuentra el fútbol portugués. “Es que el Dépor tiene nivel para estar peleando por Europa en Portugal. Debajo de Porto, Benfica y Braga hay un mundo; incluso debajo de ellos anda perdido el Sporting. Hay un grupo de equipos como el Paços, Estoril, Rio Ave, Guimarães o Maritimo donde bien podría estar el Dépor si jugara en Portugal y en los que Luisinho sería un jugador normal, uno más; es decir podría cumplir, pero no deslumbrar.” Y si el Deportivo podría estar peleando en la zona media alta de la Liga Sagrés, ¿qué nivel tendría la Segunda División española? ¿Cómo se podría medir el futuro rendimiento de Luisinho? “El nivel de exigencia táctico en Segunda es muy similar al de muchos partidos de Primera en Portugal. Va a sufrir en algunos partidos, en otros estará cómodo. Como dije, sufre contra futbolistas habilidosos porque en el fondo sigue siendo un medio interior. Contra algunos equipos que utilicen a un jugador del estilo de Salomão, por poner un ejemplo, lo pasará mal. Citando a ex del Dépor, podría decirse que es peor que Silvio en la dinámica ofensiva y más similar a Evaldo”.

Así pues, no son las mejores previsiones que uno cabría esperar, más aún atendiendo a las conclusiones finales de Pereira. “Puede superarse y ofrecer un gran rendimiento, ojala sea así por el bien del Dépor, pero la verdad es que para mí sería una sorpresa”.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.