Luisinho: “Ya no discuto por cosas que no son importantes”

102

Luisinho Correia ha sido el hombre de la semana. Aunque no consiguió uno de los objetivos personales de la temporada, ser uno de los capitanes, acaba de firmar su renovación con el Deportivo hasta 2020. Explica qué es lo que ha cambiado desde el Luisinho que fue apartado por Víctor Sánchez del Amo tras una discusión con Arribas. Como él mismo explica, ahora ya no discute por cosas que no son importantes.

Eres el gran protagonista de la semana, ¿qué se te pasa por la cabeza ahora mismo, a bote pronto?

Es una semana positiva. Estoy muy contento con todo lo que está pasando conmigo. Es de mi agrado haber renovado mi contrato y estoy contento.

De todas las felicitaciones que has recibido, ¿con cuál te quedas?

He recibido felicitaciones en general por todo el mundo. Fue una enorme satisfacción por verme feliz y concretar mi gran objetivo que era renovar con el Dépor y estar feliz aquí. Por eso, todos mis amigos, mi familia están contentos con eso.

¿Cómo fue la reacción de tu familia al conocer que ibas a seguir más tiempo aquí?

Es un proceso en el que llevamos trabajando desde el final de la temporada pasada. El Dépor dio prioridad a cerrar la plantilla en verano y nosotros lo entendimos. En cuanto se concretó eso, llegó el tema de mi renovación y ya te digo que muy feliz por quedarnos aquí. Es un sueño no solo para mí, sino también para mi familia. Estamos en una ciudad que siempre nos acogió muy bien.

Se nota que la estabilidad es algo importante para ti.

Hay momentos en la carrera de un futbolista que piensas en la estabilidad. Desde el primer día que llegué aquí, el Dépor me ha dado esa estabilidad que nunca había tenido. Por eso estamos muy contentos aquí y nos adaptamos bastante bien. Siempre estuve a gusto aquí, incluso en los malos momentos, la gente estuvo a mi lado y fue como un compañero más para mí.

¿Te planteaste en algún momento una salida del Dépor en estos últimos meses?

Siempre fui claro con mi representante. Tenía ofertas de España y del extranjero pero mi idea siempre fue clara. Pasé malos momentos aquí y aposté por mi continuidad, así que ahora estando bien tenía claro que quería estar aquí. Soy muy feliz y por eso no quise escuchar otras propuestas.

¿A nivel personal es tu mejor momento en Coruña?

Creo que sí. No solo por los temas futbolísticos sino por todo. Los problemas ya pasaron. Me equivoqué y maduré con mis errores y creo que es una etapa positiva para mí y para el Dépor.

¿Qué aprendiste de tus errores?

Uno aprende que se pasa mal y te vas para casa escuchando lo que dice la gente. Se creó una imagen mía que no es la realidad y no es lo que quieres. Yo quería dar que hablar dentro del campo y no fuera. En ocasiones pensaba que tenía razón en todas las cosas y en realidad no la tenía. No era consciente de mis equivocaciones y me mentalicé para cambiar. Trabajé mucho esa temporada y me encuentro bien y feliz.

¿Cómo recuerdas esa conversación con Arribas donde hablasteis de vuestro incidente?

Todo era malo en aquel momento. Al final los hombres tienen que hablar y tuvimos una conversación sobre nuestro problema y quedó solucionado por ambas partes. Pero ese año fue un año muy complicado para mí y para el equipo. Llegamos a la conclusión de que no era bueno para nadie. Tuvimos un problema y lo resolvimos y los dos continuamos en el equipo.

Pero conseguisteis algo que parecía imposible en aquel momento: seguir los dos en el equipo.

Cuando tienes un problema en el vestuario y no lo resuelves el problema sigue ahí. Lo resolvimos y nos respetamos mutuamente como debe ser. El fútbol es un deporte colectivo y debe existir el respeto para que el equipo triunfe.

¿Cómo pasa uno de ser un compañero conflictivo a ser un compañero querido?

Es como te digo. Yo sé que me equivoqué y se me puso ese rol de conflictivo. Asumí mi culpa y me he vuelto una persona diferente. Ya no discuto por cosas que no son importantes. Hace tres años perdía el tiempo con esas cosas. Ahora me concentro en lo que tengo que hacer y me ayuda a mí mismo y al Dépor, que fue quien siempre quien me tendió la mano. No pierdo el tiempo en cosas que no tienen interés.

¿Llegaste a no reconocerte a ti mismo cuando te veías después en la televisión?

A veces lo veía como un poco ridículo, discutía con compañeros por cosas que no iban conmigo, me molestaba todo y el corazón hablaba más alto. En el fútbol moderno no debes ser así. Cada uno tiene que mirar por sí mismo. A veces me perjudicaba posicionarme por algún compañero que estaba discriminado. Ahora llegué a la conclusión de que hay cosas en las que no debo meterme. En ese aspecto creo que he madurado.

¿Qué sientes cuando la grada corea tu nombre?

Es bonito. Siempre he tenido un cariño enorme por parte de la afición y sobre todo en los malos momentos. Ahora lo siento aun más. Llevo cinco años y el cariño es mutuo porque estoy feliz, muy contento y quiero retribuirles siempre ese cariño.

En lo deportivo lo más importante es cambiar la racha que lleva el equipo fuera de casa.

Es verdad que las estadísticas son malas fuera de casa y va en contra de nosotros. Queremos empezar bien y parece que todos los años se nos complica. Llega un momento en que las cosas deben salir bien y ojalá sea el domingo delante del Eibar. Nuestro club merece ir a más y no sufrir tanto como estos últimos años.

¿Qué le pasa al equipo fuera de Riazor?

Tenemos que ser más competitivos. Fuera de casa nos falta ese punto de competir más. Parece que estamos cómodos y no es así. Todos queremos ganar pero a veces transmitimos esa sensación de debilidad cuando recibimos un gol o dos. Es lo que nos falta, pero debemos estar unidos porque parece que nos cuesta más lejos de Riazor.

Un partido incómodo por el tipo de rival que es el Eibar.

Siempre digo que en la Liga no hay ningún campo que resulte sencillo. Todos te meten en dificultades y en Eibar será igual. Si no entramos concentrados o competitivos vamos a sufrir. El partido dura noventa minutos y si empezamos mal los diez o quince primeros minutos podemos echar todo el trabajo por tierra. Debemos ser un equipo unido y solidario.

¿Cómo has visto a Pepe Mel esta semana?

Él está tranquilo y siempre nos lo ha transmitido. Sabemos que es un puesto en el que se corre mucho riesgo pero él está habituado. Cualquier entrenador sabe que si no llegan los resultados está cuestionado. Creo que es un gran entrenador y estamos con él. Ojalá siga con nosotros porque eso quiere decir que habremos ganado partidos.

La inestabilidad en el banquillo es mala señal y algo que se da muy a menudo aquí en los últimos años.

La estabilidad es clave y lo contrario es fruto de que no llegan los resultados para el equipo. Por eso creo que debemos estar unidos y confiar en el entrenador que tenemos. Somos conscientes de que las cosas no están saliendo como esperábamos pero estamos empezando y queda mucho. Creo que tiene que existir confianza entre ambas partes.

¿Entendéis las críticas?

Sí, es normal. Las críticas no son malas porque es señal de que la afición nos quiere y están con nosotros. Somos profesionales, esto es una plantilla y queremos que todo salga bien.

¿Qué te gustaría conseguir con el Dépor que no hayas logrado?

Conseguí una cosa muy bonita que fue el ascenso. En ese momento sentí que estaba en un club grande. Pero tengo todavía muchas cosas por alcanzar. Con la historia que tiene este club me encantaría llegar a Europa, el Dépor se lo merece.

¿Qué importancia le das a que el grupo esté unido?

En el fútbol moderno es importantísimo. Parece que solo con la calidad no llega. Hay plantillas con grandes jugadores pero si no están unidos las cosas no salen dentro del campo. El año del ascenso no teníamos la mejor plantilla y logramos el objetivo gracias a la unión.

¿Qué piensas sobre el futuro más allá del fútbol?

Es normal que a mi edad uno empiece a pensar. A mí me gustaría seguir ligado al fútbol. No sé en que ámbito pero seguro que me gustaría algo relacionado con el fútbol.

¿Querrías seguir ligado al Dépor después de tu carrera?

Si cumplo íntegro mi contrato y sigo por aquí claro que me gustaría seguir en el club.

¿Cómo te gustaría ser recordado en Coruña?

Pues como un jugador siempre dio todo por el club y demostró un gran cariño por él y por la ciudad. Me gustaría que me vieran como un jugador que a pesar de los malos momentos que vivió, tuvo el cariño de la gente.

¿Qué piensas cuando alguien dice que en el equipo faltan más “Luisinhos”?

Creo que en el equipo hay buenos líderes más allá de Luisinho. Siento que el equipo tiene potencial y jugadores que están muy vinculados con el club también.

¿Qué sientes cuando marcas un gol en Riazor?

Siento una satisfacción enorme. Marcar junto a los tuyos es una gran sensación.

¿Cómo es tu vida fuera del fútbol?

Es una vida normal y sencilla. Pendiente de mis tres hijos y con las tareas de todo padre.

¿Alguno apunta maneras de futbolista?

Tengo un hijo que juega aquí, es zurdo así que algo se parece al padre.

¿Eres de los padres que al llegar a casa le corrige o va por libre?

Cuando estoy en casa le doy caña aunque a él no le gusta mucho. Es muy joven, solo tiene once años y hay que dejarle disfrutar un poco.

¿Pero se parece más al padre o a la madre?

De carácter es un poco como su padre pero como jugador ojalá saliera mejor que su padre.

Sobre el Autor