Míchel quiere seguir cambiando la historia

62

El actual entrenador del Sevilla tiene en el Deportivo a su particular bestia negra, ya que es el rival contra el que mayor porcentaje de derrotas tiene como jugador. Como entrenador, por ahora su balance es positivo.

El lunes llega a Riazor el Sevilla dirigido por José Miguel González Martínez Campo, más conocido como ‘Míchel’. El histórico jugador del Real Madrid nunca ha sido bien recibido en el estadio herculino, ni como jugador ni como entrenador. Como curiosidad, tampoco como comentarista de la ‘Champions’ cuando el Deportivo se codeaba con las grandes potencias europeas. No había partido retransmitido por TVE en el que la grada no tuviese palabras para el ex futbolista.

Sin embargo, el madrileño tampoco tiene gran recuerdo de sus enfrentamientos contra el Deportivo, ya que a lo largo de sus 512 partidos entre Primera y Segunda División, es contra el equipo coruñés contra quién peores resultados ha cosechado. Sin contar los equipos contra los que jugó dos veces o menos, el Deportivo se impuso en el 50% de las ocasiones que se han enfrentado, 7 de 14.

A principios de los 80 lo hizo en las filas del Castilla, con un balance de dos victorias, dos empates y una sola derrota blanquiazul. Ya en los 90 y con el primer equipo, los números también son favorables para los coruñeses: cinco triunfos deportivistas por cuatro merengues, habiendo perdido en las cuatro últimas visitas con goleadas incluídas. El único que se acerca a estos registros es el Barcelona. Solo los blaugranas han vencido más veces a Míchel como jugador, 12, pero en 29 encuentros, por lo que se quedan en un 42%.

Como entrenador, la cosa cambia

Desde que tomó las riendas de los banquillos, el Deportivo no ha tenido la misma suerte. Se han enfrentado hasta ahora cinco veces en competición oficial, todas ellas como entrenador del Getafe. La primera vez sucedió al final de la temporada 2008/2009, cuando Míchel se encargó de salvar a los madrileños del descenso en las últimas cinco jornadas. En Riazor sacó un valioso punto tras la igualada 1-1, que ‘a la postre’ resultó decisivo para mantener la categoría.

En la siguiente temporada llegó la única victoria coruñesa, fuera de casa por 0-2. En la vuelta en Riazor se volvieron las tornas y el triunfo fue azulino por 1-3. En el año del descenso del Deportivo, 2-2 en Riazor y goleada por 4-1 en Getafe. En resumen, en cinco partidos, el Deportivo ganó uno, empató dos y perdió otros tantos. Este lunes, ya como entrenador del Sevilla, Míchel quiere seguir cambiando su historia particular con el Deportivo, mientras que los blanquiazules tienen la ocasión de igualar la estadística y de superar a los andaluces en la clasificación.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.